Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un derbi con dos estilos contrapuestos

El CF Reus apuesta por la asociación, mientras que el Nàstic es un rival al que le gusta atacar por bandas y correr al espacio

Juanfran Moreno

Whatsapp
Tete Morente conduce el balón en el derbi de la pasada temporada en el Nou Estadi.

Tete Morente conduce el balón en el derbi de la pasada temporada en el Nou Estadi.

Es indiscutible que el derbi de este domingo va a enfrentar a dos equipos totalmente distintos en su idea de juego. Un choque de estilos en toda regla que va a medir la firmeza de dos entrenadores que se arropan de manera muy diferente en la idea que tienen a la hora de plantear un partido.

Xavi Bartolo es un entrenador partidario del 4-3-3 y en que el balón debe ser siempre el protagonista. Para ello, apuesta por una filosofía de juego basada en la asociación. Si se tiene en pase corto se da, lo de buscar la verticalidad de manera desbocada no agrada porque es consciente de que el CF Reus sufre cuando no tiene el control del partido. Por ello, suele incrustar a Ledes entre centrales para armar una salida de tres que permite complicar la presión alta del rival.

El técnico ilerdense suele armar un once plagado de peloteros y en el que todos los futbolistas que saltan al césped se manejan con soltura en la combinación. Desde el portero hasta el delantero. No sorprende por lo tanto que Alejandro Catena y Gus Ledes sean el primer y el tercer futbolista de la categoría que más pases acumulan hasta el momento.

El cuadro rojinegro manda con balón y cuando lo pierde sufre. No sería de extrañar por lo tanto que ante el cuadro grana busque potenciar esta arma y vuelva a apostar por Carbonell como falso extremo. Esto le permitirá acumular hasta cuatro futbolistas en el centro del campo con lo que intentará tener superioridad en la sala de máquinas. Sin embargo, no hay que olvidar que el cuadro reusense es un equipo también muy trabajado sin balón. En defensa, suele replegar con un 4-4-2 aunque la primera opción siempre es la de presión en campo rival.

Un Nàstic que quiere correr

José Antonio Gordillo, por su parte, es un entrenador que siempre ha tenido claro que el 4-4-2 es el sistema en el que va armar a su Nàstic. Con él busca el equilibro en todas las líneas y ser un equipo muy fiable defensivamente y oportunista y efectivo en fase ofensiva. A diferencia del CF Reus, el cuadro grana es un equipo que no mastica tanto las jugadas; prefiere atacar de manera vertical y por las bandas.

Por ello, los extremos son claves en el esquema tarraconense. Desde los costados se debe generar vértigo para terminar con centros al corazón del área en el que los dos delanteros que forman la dupla de ataque deben imponer su ley. Sin balón, el Nàstic es un equipo que repliega y defiende ordenado por acumulación con el objetivo de robar y salir a la contra de manera vertiginosa.

Así pues, viendo la filosofía de ambos equipos el guion del partido parece vislumbrarse con cierta facilidad. El CF Reus intentará ser protagonista con balón, dándole fluidez e intentando que el repliegue del Nàstic no logre sujetar la fase ofensiva rojinegra. Por su parte, el Nàstic buscará ser un equipo muy ordenado, que genere incomodidad en la fluidez del CF Reus y que busque el juego directo para sorprender a la defensa rojinegra que suele jugar muy adelantada.

Temas

Comentarios

Lea También