Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Y el Nàstic volvió a dejar la puerta a cero en el Nou Estadi

Solo lo había logrado frente al Barça B y el Granada

Juanfran Moreno

Whatsapp
Vítor Silva, en el centro, observa la dirección de la pelota en la acción del 1-2 ante el Nàstic, que él mismo anotó. Foto: CF Reus

Vítor Silva, en el centro, observa la dirección de la pelota en la acción del 1-2 ante el Nàstic, que él mismo anotó. Foto: CF Reus

El Nàstic comenzó a enderezar la mala dinámica de resultados frente al Cádiz en el Nou Estadi. No pudo comenzar ganando, pero sí que hay que realzar el hecho de que empató ante el segundo clasificado y que las sensaciones fueron esperanzadoras. Poco se vio de aquel equipo rácano y con extremados problemas para generar juego. Hubo fases de dominio y los nuevos fichajes dieron un salto cualitativo al equipo.

Sin embargo, hay un dato importantísimo que no hay que pasar por alto. El conjunto de Nano Rivas terminó el encuentro sin encajar gol. No es un hecho cualquiera. La afición grana no está acostumbrada esta temporada a irse a casa sin sobresaltos en el marcador. De hecho, desde el 1 de noviembre en el partido aplazado de la jornada 7 frente al Barça B, el conjunto tarraconense no se marchaba del Nou Estadi sin encajar. 

Y es que los granas solo ha logrado salir del feudo grana sin encajar en tres ocasiones. En el empate a cero frente al Barça B, en la victoria frente al Granada por dos a cero y en el empate a cero de la pasada jornada frente al Cádiz. Unos datos que demuestran la debilidad defensiva en casa. Sin embargo, con Nano el equipo parece haber comenzado a coger confianza a pasos agigantados.

El mérito de terminar el encuentro sin goles fue que lo hizo ante un conjunto con un arsenal ofensivo temible y en el día en el que el Nàstic ponía de largo una nueva pareja de centrales. Xavi Molina veía como Nano le colocaba a sus lado a un recién llegado como Pleguezuelo. El jugador mallorquín pasó con nota el examen. Demostró ser un futbolista totalmente preparado para la Segunda División. Los miedos de que pudiera estar algo verde tal y como ocurrió con el fichaje de Carlos Blanco, ahora cedido en el Betis B, se desvanecieron.

No obstante, el mérito fue coral y no individual. El equipo trabajo defensivamente como un acordeón. Vigilando de manera constante las bandas cadistas, en las que Álvaro García y Salvi no pudieron campar a sus anchas, aunque sí que generaron peligro puesto que estamos ante dos futbolistas de una categoría especial. Carne de Primera. Al tiempo.

En definitiva, la actuación del Nàstic frente al Cádiz sirvió para ver a un equipo mejorado tanto en fase ofensiva como defensiva. El equipo generó, pero no materializó. A nivel defensivo no pasó grandes apuros. Nano Rivas sigue invicto como entrenador grana y en solo una semana de trabajo ya ha conseguido que el equipo tenga una identidad claramente identificable. Lo de la portería a cero es un tangible a destacar. Ese es el camino. 

Temas

Comentarios

Lea También