La UD Jesús i Maria, proyecto con futuro

El conjunto ebrense ha hecho grandes cambios en el primer equipo para esta temporada con el objetivo de lograr a largo plazo el soñado ascenso a Segunda Catalana

| Actualizado a 06 abril 2022 13:06
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La actual directiva de la UD Jesús i Maria cogió las riendas del club durante el verano del 2019, meses antes de la llegada de la pandemia. Tuvieron que empezar todo de nuevo, tanto económicamente como deportivamente, ya que tras finalizar la anterior temporada hubo una desbandada. Desde un inicio decidieron apostar por gente de la casa y a nivel económico trabajaron muy duro para mejorar la situación de la entidad. Este gran esfuerzo realizado en tan pocos meses les valió para aguantar el golpe que supuso el cese de las competiciones. “Hicimos los deberes, reestructuramos todo y eso nos hizo salvarnos como institución”, confiesa Mingo Alcalà, presidente de la UD Jesús i Maria.

Para la temporada 2020/21 decidieron darle continuidad a lo que iniciaron en su primera campaña al frente y todo fue sobre ruedas. Lideraron la clasificación durante varias semanas, pero el equipo se desplomó en las últimas jornadas por temas físicos y lesiones. Ficharon varios jugadores de renombre para luchar por el ascenso hasta el final, pero no funcionó: “Acabamos con mal sabor de boca porque éramos conscientes de que perdimos la oportunidad de subir”. Después de aquel batacazo, la junta decidió sacudir el vestuario para cambiar la mala dinámica en la que había entrado el primer equipo. “Queríamos empezar el proyecto de nuevo, cambiando al entrenador y apostando por gente que estuviese totalmente implicada con el club”, explica Alcalà.

Aprendieron de los errores que cometieron durante el curso anterior y para la 2021/22 se apostó por gente de la zona del Ebro, eso les permitió empezar la pretemporada lo antes posible y que todos tuvieran la disponibilidad suficiente para no faltar a ningún entreno. “Somos un bloque nuevo y nos costó la primera vuelta; en cambio, en este segundo tramo estamos demostrando que somos un equipo sólido, que es muy difícil ganarnos. Quizás no tenemos grandes figuras como la temporada pasada, pero todos luchan y trabajan dando su máximo y en el fútbol regional esto es algo diferencial”, explica el presidente de la UD Jesús i Maria. Así lo demuestran los resultados, ya que el conjunto del Deltebre no pierde desde noviembre del año pasado y encadena ya diez victorias y dos empates.

Quedan 8 jornadas de liga y actualmente se encuentran en cuarta posición, a solo 6 puntos del líder y habiendo jugado un partido menos. “Este año no teníamos fijado el ascenso como objetivo prioritario, para nosotros este es un proyecto de 2 años y en esta primera temporada queríamos construir el bloque y quedar entre los 5 primeros, para que nos sirviese de base para el los próximos años”, aclara Mingo Alcalà. La idea es mantener el bloque para la temporada que viene y hacer refuerzos de calidad para luchar por el ascenso a Segunda Catalana, ya que se espera que haya una reestructuración en dicha categoría con la creación de un nuevo grupo de les Terres de l’Ebre: “Llevamos muchos años siendo punteros en Tercera, creemos que merecemos estar ahí arriba y nos ilusiona la idea de poder competir en esa Segunda ebrense”.

Lo que se está construyendo en el club tiene un futuro prometedor, ya que el fútbol base es el pilar esencial para el club y trabajan a diario para que los jugadores formados en casa puedan acabar reforzando el primer equipo. “Nos hacía falta una piedra angular que era tener un filial y este año por fin lo hemos podido crear para todos aquellos juveniles que acaban su formación y quieren dar el salto al amateur”, comenta el presidente de la entidad. Pese a tener la vista puesta en un futuro próximo, la UD Jesús i Maria no descarta nada esta temporada y luchará hasta el último partido por la primera plaza.

Comentarios
Multimedia Diari