La única medallista olímpica en la historia de Kosovo estará en Tarragona

Majlinda Kelmendi ganó el oro en judo en Río 2016, donde debutaba la república kosovar, y acude a estos Juegos como entrenadora

| Actualizado a 20 junio 2018
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Detrás de su nombre impronunciable se esconde un hito reciente que ha convertido a Majlinda Kelmendi en toda una estrella en su país. A sus 27 años, Kelmendi estará en Tarragona como principal estandarte de la delegación kosovar gracias a su palmarés, pese a que en esta ocasión no competirá y ejercerá como asistente del entrenador, Driton Kuka, el técnico que precisamente le ha acompañado en sus años más gloriosos. 

Dentro de su exitosa trayectoria, destaca por encima de todo un logro. En los Juegos de Río 2016 –era el debut de la república kosovar en un campeonato así– se llevó el oro en la modalidad de menos de 52 kilos de judo. Fue la primera medalla olímpica en la historia del país, que fue reconocido por el Comité Olímpico Internacional (COI) a finales de 2014. Kelmendi llevó la bandera en el desfile de apertura. En Londres, cuatro años antes, había competido por Albania. 

Aquella medalla tenía un sentimiento patriótico y también de perseverancia. «Siempre he querido participar en unos Juegos con la bandera y el himno de Kosovo. Hoy me siento feliz porque he soñado con este momento durante mucho tiempo, otros países me ofrecieron muchos millones para que compitiera por ellos, pero he rechazado todas las ofertas para sentirme como me siento hoy. No hay dinero en el mundo que pueda hacerme sentir como me siento hoy», explicaba en su momento la kosovar tras la entrega de medallas en Brasil. 

Pero los triunfos de Kelmendi no quedan ahí. Ha ganado dos medallas de oro en los Mundiales de judo de 2013 y 2014, y acumula cuatro metales en los Europeos de 2013 y 2017. 

Su participación en Tarragona –se moverá sobre todo por el pabellón de Cambrils, sede del judo y el karate– será una nueva reivindicación de ella como deportista y de su país. Sostiene que quiere mostrar el lado positivo de Kosovo. «No es sólo un país pequeño, con una historia de guerra. Quiero mostrar el otro lado», ha dicho. Ella cambió su nacionalidad después de que el COI reconociera a Kosovo, que se convirtió en el país número 100 en ganar un oro olímpico. 

Kosovo llega a la cita no sin controversia política. El país declaró su independencia de Serbia de forma unilateral en 2008. Su estado no está reconocido oficialmente por España, aunque sí por Estados Unidos y numerosos miembros de la UE. Hasta 112 países que forman parte de Naciones Unidas –además del COI, el Banco Mundial o el FMI– lo han reconocido desde 2008. En cualquier caso, en la ceremonia de inauguración de este viernes, el estadio del Nàstic será el tercer lugar olímpico de todo el planeta en el que Kosovo lucirá su bandera, después de los Juegos de Río de Janeiro en 2016 y de los de invierno de Pyeongchang (Corea del Sur), celebrados durante el pasado mes de febrero. 

Comentarios
Multimedia Diari