Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Àngel Rangel va por el buen camino en la recuperación de su lesión

El jugador de La Ràpita, que milita en el Swansea City, se fracturó el quinto metatarsiano del pie derecho el pasado 11 de marzo

V. Maigí

Whatsapp
En la imagen el futbolista rapitense Àngel Rangel, que se lesionó el pasado mes de marzo. Foto: cedida

En la imagen el futbolista rapitense Àngel Rangel, que se lesionó el pasado mes de marzo. Foto: cedida

Àngel Rangel se lesionó el 11 de marzo en el partido que su equipo, el Swansea City, disputó en el campo del Hull City. El lateral rapitense se fracturó el quinto metatarsiano del pie derecho en una jugada desafortunada en la que cambió de dirección mientras corría y notó un dolor extraño. El jugador del Montsià intentó continuar durante casi cinco minutos más, pero el dolor iba increscendo y se vio forzado a pedir el cambio. Luego, el día 13, le operaron y le colocaron un clavo donde está la fractura para reforzarla, acelerar el proceso de cicatrización y también para evitar una futura rotura cuando vuelva a los terrenos de juego.

Desde que cayó lesionado, el ebrense únicamente tiene la idea en la cabeza de recuperarse lo antes posible: «me dijeron que estaría de baja entre ocho y doce semanas. He estado casi dos semanas con el yeso, finalmente me han sacado los puntos y el yeso y ahora tengo que llevar una bota protectora durante un mes». Rangel se emplea a fondo cada día para poder recuperarse lo antes posible: «para ello me ayuda la fisioterapia. Utilizo una máquina 20 minutos cada día para acelerar la curación del hueso un 40 por ciento; me aplican láser directamente a la zona afectada; hago game ready (máquina de hielo) y compex». El defensa sigue diciendo que «también trabajo en el gimnasio la recuperación del músculo de las piernas para compensar toda la masa muscular que he perdido; hago sesiones de tronco superior y bicicleta para mantener el ritmo cardiaco». Rangel trabaja con fisios y preparadores físicos.

Según el ebrense, «estar lesionado significa más trabajo y dedicación. Normalmente empiezo la recuperación antes que todo el equipo y acabo más tarde. Cuando el grupo tiene días libres, los lesionados seguimos con la recuperación. Eso sí, el tiempo que tengo fuera del fútbol lo aprovecho para disfrutar con mi mujer Nikki y mis tres hijos: Bailey, Àngel Noah e Isabella Rose. También hago entrevistas con algunos medios de comunicación hablando de la situación del equipo».

Eludir el descenso

Rangel afirma que «estoy bien de ánimos, obviamente decepcionado por la lesión ya que estamos en un momento difícil de la temporada y quería ayudar al equipo hasta el final. Ahora sólo pienso en recuperarme al cien por cien y confiar que el Swansea City salve la categoría». Sus compañeros le dan ánimos: «desde el primer día que me lesione se han interesado. Siempre me preguntan si necesito cualquier cosa; mi compañero, amigo y vecino Jordi Amat me ayuda mucho; me lleva al entrenamiento y me devuelve a casa, ya que no puedo conducir». A pesar de estar lesionado y para apoyar a su equipo, Rangel va a todos los partidos que disputan en casa y ve los de fuera por televisión. Lógicamente, también su familia le ayuda en la recuperación: «tengo dos hijos y una hija y mi mujer Nikki ha notado la situación, porque sin mi ayuda tiene que realizar todas las tareas de casa, para los niños y para mi. Está haciendo un buen trabajo. Además, mis padres se desplazan a Gales algún fin de semana para darme su apoyo y ayudar en lo que pueden».

Rotaciones

Antes de lesionarse, Rangel explica que «estaba jugando más de lo que esperaba, 19 partidos. Con 34 años te das cuenta de que no puedes jugar cada semana y el cuerpo técnico me cuida más que nunca, realizando rotaciones entre los dos laterales derechos, cosa que pienso que es beneficiosa».

A nivel colectivo, el Swansea City está viviendo «el año más difícil de las diez temporadas que llevo en el club. Casi toda la campaña hemos estado en descenso (ahora son decimoséptimos con 28 puntos), teniendo tres entrenadores diferentes con tres ideas distintas y con un equipo al que le faltaba confianza porque no se producían buenos resultados». Nos quedan ocho finales para asegurar la categoría». El reto de Rangel es poder llegar a disputar el último encuentro liguero a finales de mayo, pero no esconde que «es mejor mirar hacia la temporada que viene y empezar fresco la pretemporada». El rapitense llegó en 2007 al Swansea City y todavía le queda otro año de contrato.

Vuelta a casa en verano

n Cuando la temporada acabe, Àngel Rangel y su familia encontrarán tiempo, en verano, para ir a Sant Carles de la Ràpita: «siempre lo hacemos así. Pasamos unos días con los familiares y aprovecho para ver a los amigos, relajarnos y disfrutar del clima y de la comida».

Aunque está lejos de los suyos, el del Montsià explica que «hoy en día con la tecnología que tenemos es más fácil mantener contacto con todo el mundo. Con el FaceTime tengo la oportunidad de ver al resto de la familia y ver crecer a mis sobrinos, así como también a la abuela que se hace mayor»

Temas

  • DEPORTES

Lea También