Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Óscar Escoda: «De trabajar en el Mundial destaco la pasión»

El riudomense, mecánico de competición, está debutando esta temporada en Moto2 con el equipo estadounidense American Racing

| Actualizado a 27 septiembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Óscar Escoda Rojas (Riudoms, 1991) cambió radicalmente su vida a raíz de la crisis de inicios de la década pasada cuando, después de ejercer durante un tiempo como electricista con su padre en una empresa familiar, decidió probar suerte con la mecánica de competición, una profesión que, a base de esfuerzo y pasión, le llevó a desembarcar en el Mundial de Motociclismo. A lo largo de su trayectoria como profesional, Óscar, formado en la escuela de Monlau, ha pasado ya por distintos equipos, categorías y campeonatos como el de España, el Mundial de Superbikes o los de Moto3 y Moto2. Ser mecánico de competición le ha permitido trabajar mano a mano con pilotos que gozan de gran reputación dentro del paddock como Fabio Quartararo -actual Campeón del Mundo de MotoGP-, Álex Márquez, María Herrera, Arón Canet o Lorenzo Baldasarri, con quien se estrenó allá por 2012. En la temporada 2022, Óscar ha aterrizado en la categoría de Moto2 de la mano del equipo American Racing para trabajar junto a Sean Dylan Kelly, una joven promesa estadounidense en la que tienen depositadas grandes esperanzas.

¿Cómo fueron sus inicios en la competición?
Cuando acabé el curso en 2012 el equipo Monlau me seleccionó para trabajar dentro del Campeonato de España, pero solo estuve hasta final de temporada. Al año siguiente, cambié de aires para poner rumbo al Mundial de Supersport antes de regresar al Campeonato de España de Velocidad (CEV) de nuevo con Monlau en 2014.

¿Cuál es su trayectoria?
En 2015 me ofrecieron dar el salto al Mundial con Fabio Quartararo en el equipo Monlau. Fue un año difícil porque a Fabio se le puso mucha presión encima, algunos ya lo veían como el nuevo Márquez y eso, a un piloto joven, le afecta psicológicamente. En 2016, me rompí la tibia y el peroné, lo cual hizo que me perdiera parte de la temporada hasta el punto de llegar a desvincularme del proyecto y volver al CEV al año siguiente. Del 2018 al 2021 estuve en el actual BOE de Moto3, pero a finales de la temporada pasada abandoné el equipo. Hasta enero de este mismo año no tenía equipo ni trabajo, pero recibí la llamada del American Racing para estar en el Mundial de Moto2 esta temporada y acepté.

¿Qué destacaría de trabajar en el Campeonato del Mundo?
La pasión. Vayas al equipo que vayas, hay pasión por ganar y tener la moto más rápida. Por muy atrás que estés, siempre se tiene pasión y eso me gusta.

¿Compensa estar tantos días viajando?
Depende de cada uno, pero es verdad que hay una balanza que cada vez se inclina más hacia el lado de estar en casa. Cuando tienes 20 o 25 años lo ves de una manera, pero con 30 o 35 años cambia tu perspectiva.

¿Cuál es tu función en el equipo?
Los mecánicos somos los que trabajamos directamente en la moto. Los ingenieros interpretan los sensores que llevan montados las motos y, después de hablar con el piloto, deciden una puesta a punto en concreto que nosotros llevamos a cabo.

¿En qué ayuda un mecánico para mejorar los resultados?
Antiguamente, cuando se montaban motores de dos tiempos, el mecánico tenía un papel mucho más importante en la puesta a punto. Hoy en día, en la categoría de Moto2 los motores vienen precintados y, para marcar la diferencia, se trabaja sobre el chasis y en marcar unas pequeñas diferencias que hacen que haya poco a ganar y mucho a perder.

¿Cómo se sale de un bache como el que atraviesa Kelly?
Hay que ser positivos y realistas, principalmente. Es una categoría difícil y la gente interpreta que, por estar el último en la parrilla, se están haciendo las cosas mal, pero para nada es así. Hay que tener las cosas muy claras como equipo y trabajar en una misma dirección, con pequeñas mejoras que ayuden a recortar distancias.

¿Qué os falta para estar en el Top10?
En este momento, sería más interesante pensar en estar en el Top20. A lo largo de esta temporada, hemos ido mejorando y recortando diferencias con la cabeza de carrera ya sea en tiempo por vuelta o total de carrera. A principios de año, nos costaba mucho y, últimamente, hemos llegado al último grupo donde luchamos con pilotos que cuentan con más experiencia en la categoría.

Al Mundial le interesa que haya un estadounidense en MotoGP a corto plazo, ¿supone eso una presión extra para Kelly?
Creo que no la tiene para nada. Esa presión la tiene más bien su compañero de equipo, Cameron Beaubier, también estadounidense y con más experiencia que Sean que es rookie.

Comentarios
Multimedia Diari