Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

VIDEO: La crecida del Ebre destroza dos embarcaderos en Tortosa

La fuerza del agua rompió las cadenas de enganche de la infraestructura situada frente al Mercat Municipal, que fue arrastrada aguas abajo hasta chocar con otra del Club de Rem

M.Millan

Whatsapp
FOTO: Joan Revillas

FOTO: Joan Revillas

La crecida del Ebre se llevó este viernes por delante los dos embarcaderos fluviales que hay en la ciudad de Tortosa. La fuerza del río, que tenía un caudal extraordinario en el tramo final de más de 1.700 metros cúbicos por segundo, rompió los cables que aguantaban el embarcadero situado delante del Mercat Municipal, donde atraca habitualmente el barco turístico Lo Sirgador.

«Aunque el sistema de enganche de la plataforma está pensado para adaptarse a las variaciones de caudal, la fuerza del agua era tal que ha roto las cadenas», explicaba al Diari Joan Martín Masdéu, director del Institut per al Desenvolupament de les Comarques de l’Ebre (Idece), encargado del mantenimiento de las infraestructuras fluviales. 

El embarcadero de madera fue llevado por la corriente aguas abajo y chocó con otro embarcadero, el del Club de Rem. Este también se rompió y parte de las dos infraestructuras fue arrastrada río abajo. En este sentido, se dio aviso del suceso a las poblaciones ribereñas del Delta para evitar cualquier incidente. 

Desde el Idece se está haciendo un seguimiento al minuto de la situación en el río y las posibles nuevas afectaciones. También en la ciudad de Tortosa, donde un caudal de 2.000 metros cúbicos per segundo podría provocar algunas primeras afectaciones en el núcleo urbano, según detalla al Diari el concejal de Serveis, Domingo Tomás. A los 1.900 metros cúbicos se inundaría las partes bajas de la huerta de Bítem. 

El sistema de pantanos de Mequinensa, Riba-roja y Flix continuaba este viernes desembalsando unos 1.700 metros cúbicos por segundo, para poder  generar la capacidad de resguardo suficiente que permita contener la importante avenida que baja por el eje central del río y que ya ha provocado las primeras inundaciones.  

La liberación de caudales se mantendrá durante los próximos días a la espera que el pico máximo de la riada llegue al embalse de Mequinensa a partir del próximo martes, según apuntan desde la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Confían que la maniobra permita dar cabida a toda esta agua y evitar un mayor desembalse en el tramo catalán del río, hecho que podría inundar algunos espacios urbanos.

Temas

Comentarios

Lea También