Alejandro Ebrat: "Una herencia es algo que te ha caído del cielo: coge tu parte y calla"

Entrevista al vicepresidente de la Asociación Catalana de Especialistas en Derecho de Sucesiones y socio director de Ebrat Abogados

Rafael Servent

Whatsapp
Alejandro Ebrat Picart. Foto: Cedida

Alejandro Ebrat Picart. Foto: Cedida

Alejandro Ebrat Picart (Barcelona, 1958) es licenciado en Derecho por la Universitat de Barcelona y socio director de Ebrat Abogados. Es, entre otros cargos y ocupaciones, vicepresidente de la Asociación Catalana de Especialistas en Derecho de Sucesiones y autor de múltiples libros sobre fiscalidad y herencias. Entre ellos, una nueva edición actualizada con las últimas novedades legislativas de su libro Herencias y donaciones en Cataluña: trucos para pagar menos impuestos, editado por Atelier y fruto de su experiencia a lo largo de décadas de práctica jurídica en el ámbito del Derecho de Sucesiones.

¿Dejar en herencia o donar en vida?
Tradicionalmente, las donaciones en vida siempre han sido algo más caro que esperar a la herencia, sobre todo cuando hablamos de donar inmuebles. En cambio, la donación de dinero sí que era conveniente cuando era un importe importante. Con la reforma del Impost sobre Successions del pasado 1 de mayo, en Catalunya ha habido un aumento de este impuesto, y ahora es más conveniente la donación en vida de dinero con importes más pequeños que antes. Pero, en términos generales, no conviene donar.

"En términos generales, no conviene donar"

¿Hay competencia fiscal entre comunidades autónomas?
El impuesto de sucesiones es de los más políticos que hay. Cambia en cada legislatura. Ahora, con la última reforma, en Catalunya estamos en una posición en la que diría que somos de las comunidades donde más se paga de España, cuando antes estábamos en la zona media. El problema más grave que conlleva esto es la deslocalización de la gente, con movimientos migratorios.

¿Deslocalización de patrimonios hacia Madrid, por ejemplo?
La gente se va a Madrid para no pagar, en efecto. No es algo tan sencillo, porque no puede ser tener el patrimonio y la familia aquí y alquilar un piso en Madrid para no pagar. Te pillan. Se trata de gente que tiene unos sueldos de cierta entidad, con capacidad para trasladar el lugar de trabajo. La familia normal, que tiene un sueldo y a lo mejor un apartamento en la playa, esta ha ‘pringado’.

"El impuesto de sucesiones es de los más políticos que hay: cambia en cada legislatura"

A pagar más que el que puede hacer elusión fiscal, entonces.
Con un ahorro de 500.000 euros, si los hereda una sola persona, antes de la reforma en Catalunya esa persona pagaba 3.300 euros. Ahora paga 27.900 euros. ¡Eso es una barbaridad! Pero pongamos que quien hereda es el cónyuge, que tiene una bonificación del 99%.

Pagará mucho menos, ¿no?
Sí, pero hay una trampa. Pongamos que el marido, que es quien fallece, le pasa a la esposa su parte de patrimonio, que es de 500.000 euros. Ella pasa a tener un patrimonio de 1 millón de euros. Cuando muera, el hijo pagará 103.000 euros. Pero si el padre le hubiese nombrado heredero, hubiese pagado 27.000 euros. Más los 27.000 euros que pagaría tras la herencia de la madre, sumaría 54.000 euros frente a 103.000 euros. El «todo para mí y todo para ti», da problemas.

Por una herencia de 500.000 euros, una persona pagaba en Catalunya, antes de la última reforma del ‘Impost sobre Successions’, 3.300 euros en impuestos. Desde el pasado 1 de mayo, ese importe asciende a 27.900 euros.

¿Entonces?
Hay que planificar. Puedes dejarle todo al hijo en herencia, poniendo como condición que no pueda disponer de ella mientras viva la madre. Porque también está la cuestión de la legítima, que es la parte que puede exigir un hijo a la muerte de un padre, y que supone una cuarta parte de la herencia. Esa parte se la puede reclamar a la madre, pero si no tiene dinero para pagarla, tendrá que vender.

"Una persona, con solo que tenga una plaza de parking, debe hacer testamento"

¿Incluso si el único patrimonio es su vivienda habitual?
Se podría dar ese caso, en efecto. La legítima siempre se puede exigir y no se puede renunciar en vida a ella, pero hay mecanismos como la ‘cautela socini’, que es una cláusula que dice: «yo te doy más de lo que te toca en herencia a cambio de que no reclames la legítima».

¿Cómo?
Vayamos al caso de la vivienda. «Yo te dejo en testamento la mitad de la vivienda a cambio de que mientras viva tu madre no reclames la legítima». Pero eso se acostumbra a hacer con más herencia.

Problemas de grandes patrimonios...
En absoluto. Una persona, con solo que tenga una plaza de parking, debe hacer testamento. Y la manera más clara y menos problemática es hacerlo ante notario.

"Sobre todo, no deje todo para todos, sin decir nada"

Alguien le dirá que por una plaza de parking no se van a pelear los hijos, que además se quieren...
Eso lo dicen todos, que los hermanos se llevan bien. Si lo que hay es solo dinero, no haga testamento. Pero si hay propiedades y no hay testamento, entonces es la ley quien dice a quién va la herencia.

Y vienen los problemas.
Efectivamente. Mi consejo número uno es que la herencia haga adjudicaciones directas del patrimonio, con lotes. Si dos casas no valen igual, compense con dinero la diferencia. Sobre todo, no deje todo para todos, sin decir nada.

"Tenemos mecanismos de sobra para hacer que una herencia no se encalle y evitar acabar en siete u ocho años de pleitos judiciales"

¿Y si no hay casas para todos?
Si no es posible hacer lotes, nombre un albacea que esté autorizado para vender las propiedades en caso de que los hermanos no se pongan de acuerdo, o ponga una cláusula que diga que si los hijos no se ponen de acuerdo con las propiedades antes de un año, se tengan que vender. Tenemos mecanismos de sobra para hacer que una herencia no se encalle y evitar acabar en siete u ocho años de pleitos judiciales.

"Eso de pelearse por la herencia antes de que muera la persona, con ella delante, como me ha pasado a mí, es terrible"

¿Qué tal hablarlo en vida con los hijos, para evitar conflictos?
Por mi experiencia, no recomiendo hablar con los hijos del reparto de la herencia. Otra cosa es hablar de las inquietudes y las preferencias de cada uno. Pero reunir a la familia y, como me ha pasado a mí, pelearse todos con el padre delante, de ninguna manera. Eso de pelearse antes de que muera la persona es terrible. Además: una herencia es algo que te ha caído del cielo. Coge tu parte y calla.

Un buen epitafio...
Si no hay acuerdo, cada uno se queda con lo que le ha tocado, y aquí no hay ninguna pelea. Lo normal es que lo que te ha tocado, te ha tocado. Y si no te gusta, te lo vendes. Aquí ya no estamos hablando de la figura de la masia, del hereu. Hoy, en un 80% de los casos, en unos meses está todo vendido. La gente quiere dinero.

Temas

Comentarios

Lea También