Más de Economía

Empresas y sector formativo mejoran su entendimiento

La formación profesional dual, primero, y la formación universitaria dual, como novedad de este curso, ponen en sintonía el mundo empresarial y los centros formativos

Rafael Servent

Whatsapp
Empresas y sector formativo mejoran su entendimiento

Empresas y sector formativo mejoran su entendimiento

Las empresas y el sector formativo mejoran su entendimiento. Es la principal conclusión de la mesa redonda en remoto organizada por el Diari de Tarragona y titulada Atracció i retenció de talent: els canvis que ens ha dut la pandèmia, donde participaron representantes del tejido económico y formativo del Camp de Tarragona y Terres de l’Ebre, que debatieron sobre las grandes tendencias en el mercado laboral, aceleradas con el estallido de la pandemia de Covid-19.

Se consolidan los formatos híbridos de jornada laboral, el trabajo en remoto y por objetivos o la necesidad de contar con competencias digitales, a la vez que crece la demanda de competencias ‘blandas’ o ‘soft skills’ (flexibilidad, creatividad, capacidad de trabajo en equipo, comunicación, resiliencia, pensamiento crítico...).

Aumenta también la demanda de empresas que cuiden a sus empleados con programas para su bienestar con los que se gana compromiso y se mejora la productividad. Y destaca, sobrevolando todos estos elementos, un mayor acercamiento e interlocución entre empresa y formación.
Ignasi Garreta, director de Recursos Humanos de Grup Pintaluba, empresa de Reus del sector de la nutrición animal, lo describe así: «Hay un cambio positivo: la empresa y el mundo educativo empiezan a estar alineados». La Formación Profesional Dual, primero, donde las comarcas del sur de Catalunya fueron pioneras, y la formación universitaria dual, ahora, donde nuevamente la demarcación de Tarragona es pionera (junto a otra experiencia en Lleida), con la Universitat Rovira i Virgili (URV) en cabeza, crean este marco de entendimiento.

«Hay un cambio positivo: la empresa y el mundo educativo empiezan a estar alineados»
Ignasi Garreta. Director de RRHH de Grup Pintaluba

Esta buena sintonía es la que permite, en opinión de Ignasi Garreta, que las empresas puedan «contratar gente joven y ofrecerles un plan de desarrollo» en ellas. «Para mí -añade Garreta-, la formación dual es un éxito, y celebro que por fin la empresa y el mundo educativo estén más alineados». Eso exige, sin embargo, «ser coherentes entre lo que damos internamente a nuestros empleados y la marca que proyectamos hacia fuera, el employer branding», añade.

«En perfiles más jóvenes -explica Garreta-, lo que la gente busca son empresas que tengan un propósito y un sentido. Quieren proyectos ilusionantes, no venir a pasar el rato ocho horas al día, y que permitan conciliar su vida».
Enric Roda, director de Recursos Humanos de Indústries Teixidó, empresa de Riudecols dedicada a la fabricación de piezas mecanizadas de alta precisión, coincide en «felicitar o agradecer que haya opciones formativas como la FP Dual» o, mucho más recientemente, la formación universitaria dual, donde la URV acaba de introducir este curso una primera experiencia en el Grado de Química.

Sobre ello, Enric Roda asegura que «se trata de una noticia con una trascendencia que no podemos ni imaginar, y que veremos plenamente de aquí a unos años como una experiencia de éxito, tal y como sucede hoy con la formación profesional dual. Pienso que será un éxito porque las ventajas son muchas: entre ellas, que los alumnos se dan cuenta de las necesidades reales de la empresa».

«La FP Dual ha aprendido a hablar el lenguaje de las empresas»
Enric Roda. Director de Recursos Humanos de Indústries Teixidó

En este sentido, Enric Roda destaca que «la gente de la FP Dual ha aprendido a hablar el lenguaje de las empresas, y eso ha dado una salida al gap que había entre la gente que salía de los estudios sin experiencia y las necesidades de la empresa. Ahora estamos superándolo, y una muestra de ello es que, por ejemplo, entre un 60% y un 70% de quienes vienen a cursar una FP Dual en nuestra empresa, acaban quedándose». Con todo, lamenta «la escasez de gente que quiere cursar estudios industriales: las empresas necesitan más gente, y la FP se tiene que reforzar muchísimo en la parte industrial».

Armand Pons, director del Institut de l’Ebre, en Tortosa, dedicado a los ciclos formativos de grado medio y superior, y donde la FP Dual tiene un papel destacado, admite que, especialmente tras el estallido de la pandemia, mucha de la demanda formativa se ha ido hacia familias profesionales relacionadas con los ámbitos sanitario y de servicios. «Tenemos once familias profesionales -explica- y, si antes de la pandemia, los servicios a la comunidad y la sanidad ya eran familias muy demandadas, con la Covid-19 esa demanda se ha incrementado en un 30%».

Los efectos del incremento de demanda para cursar ciclos formativos son bien conocidos este curso, con alumnos que se han quedado sin plaza en Catalunya. De alguna forma, una señal del peso que está ganando la formación profesional como opción después de la ESO, aunque todavía desalineada con algunas de las demandas de la empresa, con casos como los del sector industrial. «La orientación en la ESO es muy importante -destaca Armand Pons-, y se están generando esfuerzos para mejorarla».

«Hemos escuchado ala empresa, y por eso acabamos de presentar la primera experiencia dual universitaria»
Ferran Mañé. Director del Observatori de l’Ocupació de la URV

En relación a la creciente sintonía entre el mundo formativo y el empresarial, Armand Pons destaca la adaptación de los programas formativos a las necesidades de las empresas, pero lanza un reto: «Hay que seguir trabajando en el acercamiento de los centros formativos a las empresas, y que nos vean no solo como formadores de mano de obra, sino como proveedores de ciertos servicios».

En este sentido, explica que «los centros de FP también tenemos una bolsa de trabajo y podemos gestionar esta demanda, o podemos ayudar a profesionales con gran experiencia a obtener una titulación para que se les reconozca esa experiencia laboral».
Ferran Mañé, director del Observatori de l’Ocupació de la Universitat Rovira i Virgili (URV), se suma al consenso sobre el momento dulce entre el sector educativo y el mundo empresarial: «Hemos escuchado a la empresa, y por eso acabamos de presentar la primera experiencia dual universitaria en la URV».

«Las empresas deben vernos no solo como formadores de mano de obra, sino como proveedores de servicios»
Armand Pons. Director del Institut de l’Ebre

«Desde el mundo universitario -prosigue- hemos notado esta inquietud por parte de la empresa, y este es un primer paso, aunque estamos lejos todavía del sistema vasco o del alemán, donde en ese país hay más de 1.600 programas universitarios con esta modalidad».
Además, «la Universidad es muy sensible a las necesidades de soft skills de las empresas, y cuando se trata de modificar los cursos y las metodologías docentes, la característica más importante es que los alumnos aprendan rápido. Esa es nuestra vocación: formar técnicamente bien y con capacidad de adaptación», añade Mañé.

Pero alerta: «vayamos con cuidado, porque la etapa formativa es formativa, y en esta modalidad la empresa se convierte en un aula donde conjuntamente formamos a los trabajadores del futuro. Y esta dicotomía estudios-empresas, que angustia mucho a los estudiantes, hay que tenerla en cuenta». 

Temas

Comentarios

Lea También