Las materias primas sacuden a la industria

Materiales como el hierro, el acero o el aluminio encadenan subidas de precios que ponen en jaque los márgenes de las empresas industriales y, en ocasiones, detienen procesos productivos. ¿Hasta cuándo durará?

Rafael Servent

Whatsapp
Las materias primas sacuden a la industria

Las materias primas sacuden a la industria

Lejos de amainar, el impacto que está teniendo en el tejido industrial el incremento en los precios de las materias primas sigue disparado. Hace pocas semanas, la patronal Pimec presentaba un exhaustivo estudio en el que desgranaba los efectos que ya estaba teniendo sobre las pymes industriales  un incremento de precios en los aprovisionamientos que afectaba a más del 94% de las empresas.

Un 65,5% de pymes de las comarcas de Tarragona asegura que el precio de las materias primas ha impactado en sus márgenes

En este estudio, titulado 'Problemàtica i preus dels aprovisionaments: propostes de Pimec', se constataba cómo, a principios de este mes de octubre, un 65,5% de las pymes encuestadas en la demarcación de Tarragona aseguraba que el incremento en los precios de los aprovisionamientos había reducido ya sus márgenes, mientras que un 21,9% denunciaba retrasos en los pedidos y pérdida de contratos a consecuencia de ello.

Un 9,4% admitía una parada temporal de la actividad o la fabricación de algunos productos, con aplazamientos en los planes de inversión y reducción de personal en un 6,3% de los casos. 

Por tipología de aprovisionamiento, un 68,8% de las pymes encuestadas en las comarcas de Tarragona constataba incrementos de precios significativos en metales férricos como el acero y el hierro, mientras que metales no férricos (aluminio, cobre, níquel...) experimentaban encarecimientos para el 53,1% de las empresas encuestadas. Plásticos, con un 37,5% de respuestas, y combustibles (31,3%) seguían la lista, de la que no escapaban el transporte marítimo (25%) y terrestre (12,5%). 

Materias primas con las mayores subidas de precios para las pymes de Tarragona

Y, a diferencia de lo que sucede con la crisis de los microchips, donde ya se ha dado la consigna de relocalizar en Europa determinadas industrias de componentes estratégicas, el gran obstáculo aquí es otro: en no pocos casos, las materias primas están donde están, y relocalizarlas es físicamente imposible.

El 21,9% de las pymes admite que el encarecimiento de materias ha provocado retrasos en los pedidos e incluso pérdidas de contratos y clientes

Lo explica Miquel Àngel Fúster, presidente territorial en Tarragona del Col·legi d’Economistes de Catalunya (CEC): «Los recursos son los que son y están donde están. En este caso, el tema gasístico está detrás de muchos de estos incrementos de precios. Por ejemplo, en el del aluminio, que está en máximos de una década y media, y eso es debido, en buena parte, a que es uno de los que gasta más electricidad en su producción».

«Tenemos -prosigue Fúster- dos cuestiones: por un lado, unas tensiones globales muy difíciles de aguantar por la vía de la demanda, mientras que, por la vía de la oferta, los recursos están en países de especiales dificultades».

«En el caso del gas en Europa Occidental -explica este economista-, éste viene de Rusia, Argelia, Azerbaiyán, Irán... Al margen del Mar del Norte, con productores como el Reino Unido y Noruega, los productores de petróleo tienen situaciones políticas muy particulares».

«La relocalización la veremos, pero la desglobalización, no» - Oriol Montanyà, UPF-BSM

Unas situaciones, no obstante, que en ningún caso sorprenden, y que se están dando desde hace décadas. ¿Qué ha cambiado ahora? «Una parte de lo que hace que sea diferente -responde Miquel Àngel Fúster- es el poder de negociación de cada zona, y después la demanda, que estuvo parada y que se ha reactivado con mucha fuerza a escala global, junto al incremento en el precio de los derechos de emisión de CO2».

«Es algo -vaticina Fúster- que tiene difícil solución, y quizás no hemos sido suficientemente vivos para gestionar mejor las reservas estratégicas que podamos tener. A corto plazo, solo podemos aspirar a salvar los muebles. Desde un punto de vista fiscal, intentando ayudar rebajando el IVA o con ayudas fiscales para inversiones que faciliten la eficiencia energética»

«A medio plazo -propone-, se trata de hacer una reflexión a escala europea sobre qué tipo de sistema queremos y cómo nos reconfiguramos hacia una economía más circular, además de tener una especie de central de compras de materias primas y energía que gestione reservas estratégicas, como hacen los EEUU. Pero aquí, para tener esta fuerza, hace falta la cesión de soberanía de los estados hacia la Unión Europea. En conjunto, la solución pasa por trabajar coordinadamente y promover la economía circular de la forma más eficiente».

  • Cambio de recursos y una mayor circularidad

Juan Antonio Duro, catedrático de Economía de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y director de la Càtedra d’Economia Local i Regional de la URV, distingue entre unos factores «generales» y otros «particulares» que explican estos incrementos de precios en las materias primas. Entre los más generales, «el factor de demanda es clave, con una recuperación de la demanda y un rebote de precios».

«La expansión de la demanda -explica- va vinculada a la recuperación económica, y aquí hay una parte muy importante de efecto expansivo de la demanda que se diluirá en 2022. Después encontramos también elementos que tienen que ver con la especulación. Parte de la espiral de subida de precios tiene que ver con elementos de tipo especulativo, y eso desaparecerá cuando el mercado se regule».

«Si tú dependes de unos recursos, solo hay dos vías: o una mejor gestión de los recursos, o cambiar de recursos, y eso pide tiempo» - Juan Antonio Duro, URV

«En segundo lugar -prosigue Juan Antonio Duro- nos encontramos con una restricción de la oferta en determinadas materias primas, como por ejemplo el gas, con restricciones en Rusia y algunos problemas en Noruega. Eso hace subir los precios de la energía y, por lo tanto, los precios del consumo. Pero habría que ver, commodity a commodity, los elementos de cada una».

«El estaño, por ejemplo, está subiendo de precio y eso tiene que ver con la demanda y con el momento político de Myanmar. El café, el aluminio y los metales industriales también están subiendo, pero hay otras materias primas que están bajando», explica Duro.

«Pero en muchos casos -insiste Duro-, se trata de incrementos de precios de carácter transitorio, que se estabilizarán en 2022. Aunque habrá una presión, lógicamente, para un aumento de precios o una reducción de beneficios por unidad vendida. En gran medida, esta inflación es de tipo transitoria y se estabilizará el año que viene».

La recuperación de la demanda a escala global explica en buena parte el incremento de precios

La fragilidad de la industria europea a consecuencia de su dependencia de estas cadenas de suministro volátiles, sin embargo, seguirá ahí. Oriol Montanyà, director del departamento de Operaciones, Tecnología y Ciencia de la UPF Barcelona School of Management (UPF-BSM), experto en logística y cadenas de suministro, coincide en que «algunas materias primas se pueden relocalizar o acercar, pero otras están donde están y estarán sometidas a estos ciclos de oferta y demanda. Esto es algo que tiene más difícil solución».

«Todo lo que está pasando a nivel de precios y abastecimiento de materias primas -prosigue Montanyà-, a medio plazo tenderá a estabilizarse. A largo plazo, la tendencia será acortar las cadenas de suministro. Hay quien habla de relocalización de ciertos productos estratégicos, y no solo en países occidentales, sino en el Norte de África y Europa del Este, en el caso de la Unión Europea, o en América Central, en el caso de los EEUU. La relocalización la veremos, pero la desglobalización, no».

«Aquí hay unas cadenas globales de suministro -coincide Juan Antonio Duro, de la URV- que seguirán existiendo. Y si tú tienes una empresa que depende de unos recursos, o bien dependes de unas cadenas de suministro, o bien montas la empresa cerca de esos recursos. Frente a eso, solo hay dos vías: o una mejor gestión de los recursos o cambiar de recursos, y eso pide tiempo». 

Temas

Comentarios

Lea También