Los eSports despiertan el interés del Real Estate

Más allá de los estadios o las arenas, los eSports han llegado a los hoteles

Christian Herreruela

Whatsapp
Christian Herreruela Fundador de Deloitte Gaming

Christian Herreruela Fundador de Deloitte Gaming

Los eSports son una tendencia al alza donde los números hablan por sí solos: se esperan más de 640 millones de espectadores a nivel mundial en 2023 y una facturación superior a los 1.500M$, según datos recientes del sector. 

Con estas cifras y crecimiento continuo, no es de extrañar que otros sectores estén fijándose en cómo aprovechar las oportunidades de negocio que los eSports presentan. En este sentido, el Real Estate no se ha quedado atrás.

Hace unos días, sorprendía la noticia de Overactive Media, empresa canadiense de deportes y entretenimiento y propietaria de uno de los equipos de eSports más importante de España, acerca de su importante inversión en la construcción de un estadio para la celebración de competiciones de deportes electrónicos. Sin embargo, para quienes siguen el sector de cerca, esta es una consecuencia lógica de su evolución.

En Estados Unidos, por ejemplo, se lleva tiempo apostando por los eSports y por los espacios físicos dedicados a presenciar y jugar competiciones de deportes electrónicos. El gigante de distribución estadounidense Walmart comenzó en 2008 abriendo tres arenas de eSports dentro de sus establecimientos en distintas localizaciones. Hoy ya cuenta con estos espacios en 20 ciudades en el país norteamericano.
Pero el interés por los estadios de deportes electrónicos tampoco es nuevo en este mercado. En 2018 se inauguró el Arlington eSports Stadium en Texas, con capacidad para 2.500 personas.

Por otro lado, Asia siempre ha sido pionera en el ámbito de los eSports y, en esta carrera, tampoco se queda atrás. Más allá de los estadios o las arenas, los deportes electrónicos han llegado también a los hoteles. En 2019 se estrenó en Osaka, Japón, el autodenominado primer hotel de eSports del mundo: nueve plantas dedicadas a dormir, jugar y presenciar competiciones en directo.

En Europa vamos unos pasos por detrás de mercados como el asiático o el americano en esta materia, pero ya están surgiendo modelos de negocio relacionados con el Real Estate y los deportes electrónicos. De hecho, en España, la startup Asobu abrió en 2020 un centro de eSports & Gaming en las instalaciones del Club Natació Sabadell, un espacio de 400 metros cuadrados equipado con ordenadores de última tecnología, que también tiene previsto organizar torneos presenciales.

En verano, la empresa tiene previsto inaugurar dos nuevas arenas situadas en Barcelona y Madrid, que servirán como estadios, restaurantes, salas de formación e, incluso, estará equipada con salas para streamers donde poder retransmitir contenido en directo.

El aumento de audiencia de los deportes electrónicos y la disminución de las restricciones provocadas por la pandemia pueden ser el contexto ideal para que los modelos de negocio de Real Estate vinculados con los eSports den el salto al siguiente nivel en Europa. Está por ver quiénes serán los primeros que se deciden a jugar.

Christian Herreruela es fundador de Deloitte Gaming.

Temas

Comentarios

Lea También