Tecnología ‘blockchain’ para el reciclaje de plástico

Plastiks, con  los tarraconenses Víctor Monreal y Josep M. Tost, garantiza la trazabilidad del material y su retorno al mercado a través de NFT

Joan Morales

Whatsapp
Josep M. Tost y Víctor Monreal, dos tarraconenses en Plastiks.

Josep M. Tost y Víctor Monreal, dos tarraconenses en Plastiks.

Incentivar a los productores de plásticos que reciclan que puedan ganar dinero vendiendo en un ‘marketplace’ su garantía de reciclaje a través de NFT (activos digitales que funciona a través de la tecnología ‘blockchain’) y, a la vez, contribuir a salvar el mundo de una manera sostenible económicamente. 

Este sería uno de los grandes objetivos del proyecto empresarial Plastiks, según explica al Diari su CEO André Vanyi-Robin. Una iniciativa que combina dos mundos -a priori- tan alejados como puede ser el del reciclaje de plásticos y el virtual de la tecnología ‘blockchain’ y que cuenta con la participación de dos tarraconenses: el emprendedor y empresario inmobiliario Víctor Monreal y Josep Maria Tost, consultor de Economía Circular y exdirector de la Agència de Residus de Catalunya. El primero forma parte del proyecto como asesor especializado en ‘crypto’ y ‘blockchain’ y el segundo como asesor, además de ser -ambos- cofundadores de Plastiks.

Un compromiso con el medio ambiente

Para entender mejor este proyecto hay que remontarse al año 2019, cuando nace Nozama «con el objetivo de ser la mejor empresa tecnológica de sostenibilidad», comenta Vanyi-Robin. Lo hizo con tres objetivos: «Medir y trazar el CO2 emitido por las empresas a lo largo de la cadena de distribución. Trazar y medir la recuperación de envases de un solo uso por parte del reciclador y, en tercer lugar, fusionar todos estos datos y convertirlos en herramientas de marketing que permitan a los clientes demostrar su compromiso con el medio ambiente. Para ello, Nozama creó su propio software», añade Vanyi-Robin.

Pero el pasado verano se produjo un punto de inflexión que fue clave para la irrupción de Plastiks: la aprobación por parte de la Unión Europea de una ley que obliga a los productores de plástico a responsabilizarse de recabar los datos de producción, distribución, reciclaje y recuperación.

Convertir el reciclaje en un derecho digital de propiedad

«Es aquí donde nace Plastiks, para ofrecer a los productores de plástico convertir los datos que generan con sus actividades en un NFT. Es decir, un derecho digital que puede ser de propiedad», asegura el CEO de la empresa, quien también lo explica de otra manera con la idea de ayudar a su comprensión: «Los kilos de plásticos que el productor recupera han sido generados por los recicladores en su actividad. Venden sus materiales, tributan y esta factura se puede convertir en una garantía de que este plástico no ha acabado en el medio ambiente. Les ofrecemos convertir esta factura en un nuevo instrumento NFT, que el gestor de residuos puede vender en un ‘marketplace’ (mercado virtual)».

Todo este proceso está basado en los orígenes de la tecnología ‘blockchain, «un programa de algoritmos que permiten identificar el origen de la información», recuerda André Vanyi-Robin, quien añade que «los NFT son lo mismo que los bitcoins pero para un derecho de propiedad. Nosotros los hemos evolucionado al mundo del reciclaje para demostrar que se ha reciclado algo, quién lo ha reciclado, de dónde viene y quién es el dueño».

Poner en valor el reciclaje de plástico de forma virtual

El ‘marketplace’ donde los recicladores de plástico de todo el mundo podrán vender su garantía de reciclaje empezará a funcionar a finales de este mes de noviembre.

Josep Maria Tost, quien se encarga de dar a conocer el proyecto entre los recicladores y las administraciones, y de contactar con las empresas que usan plásticos reciclados, asegura al Diari que «la clave de este proyecto tan novedoso es certificar que hay material que se recupera (en este caso plástico), que existe una trazabilidad, y que vuelve a entrar en el mercado una vez reciclado. Es decir, se pone en valor el reciclaje de plástico, pero de forma virtual».

Temas

Comentarios

Lea También