Perfiles técnicos y ‘soft skills’, lo más buscado por las empresas

La Covid-19 cambia las prioridades de las organizaciones en materia laboral

| Actualizado a 24 enero 2022 09:07
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Las prioridades de las empresas han cambiado a causa de la Covid, impactando sobre todo en los ámbitos de demanda de personal y las aptitudes más buscadas. Con los perfiles ecnicos, y el personal con soft skills siendo los más demandados.

Las empresas buscan técnicos superiores y personas con FP en la sociedad postpandemia

Así se desprende del estudio Necesidades de las Empresas en materia de Recursos Humanos en un entorno post-Covid, realizado por la Cámara de Comercio de España, y en el que un 45,3% de las firmas participantes admiten que la pandemia ha supuesto un impacto en materia de gestión de personal. Un efecto de mayor intensidad entre las compañías de mayor tamaño, del sector servicios, y con menor antigüedad.

La información ha sido directamente recabada entre 400 empresas participantes en una encuesta ad hoc llevada a cabo durante el otoño de 2021, y cubriendo todo el país y tamaños de empresa, en los sectores de industria, construcción, comercio, hostelería y resto de servicios.

  • Alta demanda de técnicos
El 49% de las empresas, casi cinco de cada diez organizaciones, consideran que los trabajadores con un nivel de cualificación correspondiente al de técnico, técnico superior y FP, son los que mejor se adaptarán a sus necesidades futuras. Frente a este porcentaje, apenas el 23,5% estima que el tipo de cualificación que necesitarán de su fuerza laboral en un entorno post-Covid, será el de graduado universitario, master y doctorado; y el 19,3% cree que será el de un nivel de cualificación equivalente a ESO y graduados de primaria.

Además, el 56,1% de las organizaciones asegura que los profesionales más demandados en el futuro serán los relacionados con el ámbito tecnológico, seguidos por los ‘Profesionales técnicos con FP’ (27,7%) y los ‘Profesionales de ámbito comercial’ (13,9%). Sin embargo, el 80,6% de las empresas reconoce que, antes de la pandemia, no disponía de un departamento destinado a la gestión del ámbito tecnológico y de ellas, únicamente un 12,6% admite haber detectado esa necesidad a raíz de la crisis del Covid-19.

Se consultó asimismo a las empresas por la existencia de un departamento específico destinado a la gestión del ámbito tecnológico, previamente al estallido de la pandemia. Solo un 19,4% de ellas respondió de forma afirmativa, mientras que el 80,6% restante no disponía de un departamento de estas características antes de que se iniciara la pandemia de la Covid-19.

Entre este segundo grupo de empresas (las que no tenía un departamento dedicado al área tecnológica antes de la pandemia), el 12,6% de ellas detectó la necesidad de crear un departamento de este tipo tras la pandemia.

  • Auge de las soft skills
Paralelamente, el 42,1% de las empresas admite que las habilidades blandas o soft skills han ganado peso dentro de las competencias que requieren a su plantilla, especialmente por parte de las organizaciones de mayor dimensión, más jóvenes y dedicadas a actividades de servicios.

Entre estas soft skills, la ‘Gestión del tiempo’ es la más valorada por un 50% de las empresas. Le siguen el ‘Trabajo en equipo’ (37%), las ‘Habilidades digitales’ (27,8%) y la ‘Creatividad’ (27,3%). Entre el 11% y el 15% de las empresas que creen que las soft skills han ganado peso en la plantilla señala el ‘Aprendizaje constante’ y la ‘Interacción/networking’, mientras que el ‘Pensamiento crítico’ y el ‘Intraemprendimiento’ son importantes para menos del 2% de estas empresas.

  • Gestión de la plantilla
En torno al 49% de las empresas adoptó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en algún momento durante la pandemia. Se trata de una cifra algo más elevada que la proporcionada por el INE, que indica que cerca del 40% de las empresas solicitó un ERTE, aunque en este caso se refiere a cada uno de los estados de alarma, en lugar de todo el periodo de la pandemia.

Tras la finalización del período de ERTE, cerca del 72% de las empresas que se acogieron a esta figura señala que, tras volver a la plena actividad, la plantilla se mantuvo en su totalidad.

Solo el 28% de las empresas tuvo que reducir su plantilla tras los períodos de ERTE.

Entre las empresas que redujeron su plantilla tras el ERTE, el 39,3% de ellas se vio obligado a prescindir de ‘peones y operarios’, la ocupación más perjudicada durante la pandemia. Por otra parte, entre las empresas que no usaron los ERTE durante la pandemia, un 25,5% de ellas tuvo necesidad de incorporar personal durante ese periodo.

Entre estas empresas, el 57,1% afirmó que su plantilla se incrementó entre el 0% y el 9%, mientras que un 30,3% indicó un aumento de la plantilla de entre el 10% y el 24%. De estas empresas que incorporaron personal durante ese periodo, el 57,1% afirmó que su plantilla se incrementó entre el 0% y el 9%, mientras que un 30,3% indicó un aumento de la plantilla de entre el 10% y el 24%.

Las ocupaciones que más se vieron beneficiadas por las necesidades de contratación de las empresas fueron ‘técnicos de apoyo’ (36,1%), ‘operadores y trabajadores cualificados de industria y construcción’ (26,5%), ‘personal administrativo y auxiliar’ y ‘peones y otros operarios’ (19,9% y 18,7%, respectivamente).

Comentarios
Multimedia Diari