Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Pilar González de Frutos: «Un empresario no puede renunciar al 50% del talento disponible»

| Actualizado a 10 mayo 2022 13:31
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

Presidenta de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) y vicepresidenta de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE)

Pilar González de Frutos es presidenta de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA), presidenta del Centro de Finanzas Sostenibles y Responsables de España (Finresp) y vicepresidenta de la Confederación Españolade Organizaciones Empresariales (CEOE). Esta semana estuvo en Tarragona, invitada por el Col·legi de Mediadors d’Assegurances de Tarragona.

¿Hasta cuándo un acto como el de hoy, integrado solo por mujeres directivas, seguirá siendo algo excepcional?

Efectivamente, y aunque no es nada específico del sector asegurador, es verdad que en nuestro caso la estructura de participación de la mujer, donde el 53% del empleo en el sector es femenino, no se mantiene en todas las escalas de decisión. Hoy, por debajo de un 30% del empleo en los órganos de dirección es femenino. Desde UNESPA, nuestro objetivo es que sea un 40% en un plazo muy corto. Es una apuesta muy decidida y estoy totalmente convencida de que estamos en la senda adecuada. Ahora, lo que me gustaría saber es cómo están los datos de otras industrias.

¿Cuándo vamos a normalizar esa participación de las mujeres en todas las escalas y en todos los sectores?

Al ritmo que vamos todavía nos va a llevar unos años, pero sí es verdad que el proceso se puede ver acelerado por diferentes factores. Por ejemplo, en el sector asegurador, un 60% de las nuevas contrataciones hoy son mujeres. Eso significa que va a producirse ese acelerón en el reparto de responsabilidades entre hombres y mujeres. En segundo lugar, hay un movimiento vinculado a la sostenibilidad que también lo va a favorecer.

«Los riesgos van a cambiar, van a mutar»

¿Por qué?

Porque la sostenibilidad no solo tiene que ver con el Medio Ambiente, sino también con fenómenos sociales, y la responsabilidad de los directivos lleva a que exista un compromiso para hacer un tratamiento mucho más igualitario, no solamente en un ámbito horizontal, tratando a todo el mundo por igual, sino también vertical, haciendo que allá donde existen diferencias, tiendan a desaparecer. Por último, el tercer elemento que va a ayudar es la nueva época industrial en la que estamos inmersos, con la sustitución de muchos trabajos de poco valor añadido y que requieren fuerza por trabajos más intelectuales, gracias a las nuevas tecnologías, que facilitan que las mujeres puedan asumir esas responsabilidades.

Los planes de igualdad acaban de llegar a las pymes. ¿Van a quedar en un cajón o piensa que provocarán cambios en las brechas salariales y los techos de cristal?

Estoy convencida de que si en algún momento ha habido la tentación de creer que la apuesta por la igualdad podría minar los resultados de una compañía, ese axioma no es verdad, en absoluto. En primer lugar, racionalmente, un empresario, un gestor, no puede renunciar al 50% del talento disponible, y las mujeres representan al menos el 50% del talento disponible en la Humanidad. En segundo lugar, estas nuevas formas de entender la sostenibilidad no solo no te van a crear problemas en tus resultados, sino que además te van a facilitar el acceso a la financiación. Por tanto, esto va a ganar en realidad y en velocidad, sin duda alguna.

¿Habla de finanzas sostenibles?

Claro. Porque los criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Gobernanza), que van a ser aplicables a todas las empresas, van a ser los determinantes en determinados productos financieros, y un empresario que cumple con ellos estoy convencida de que va a tener acceso a fuentes de financiación con mayor facilidad que aquél que no cumpla.

Y eso no va a ser opcional.

No lo va a ser, efectivamente. La sociedad no lo considerará opcional.

¿Qué va a suceder con las empresas que no sepan leer este cambio?

Pues que se van a ir dando cuenta. Va a ser un movimiento de arrastre. Sus propios clientes, sus proveedores, las entidades financieras... van a empujarles hacia este terreno. Y, por supuesto, también lo harán sus propios trabajadores.

«El dinero procedente de los fondos Next Generation EU está tardando en llegar a las calles: vamos lentos»

Es difícil recordar, desde la perspectiva de nuestras generaciones, un momento con tantas incertidumbres. ¿Qué impacto tiene sobre sectores como el asegurador?

Las circunstancias que atravesamos ponen de manifiesto que somos más vulnerables de lo que creíamos, y esa sensación de vulnerabilidad, efectivamente, crea las condiciones básicas para la búsqueda de seguridades que nos ayuden individualmente a gestionarla. Por lo tanto, es un terreno abonado para que el seguro pueda seguir cumpliendo con su rol básico. Otra cosa es hasta qué punto los riesgos que vivimos son asegurables o no.

¿En qué sentido?

Por ejemplo, la pandemia es un riesgo que el sector asegurador, por sí solo, no puede afrontar, porque se rompe el principio de mutualización del riesgo, porque afecta a todo el universo por igual y con el mismo nivel de incertidumbre, con lo cual es imposible compensar a unos con la falta de riesgo de los otros. Por eso en esas situaciones es cuando se hacen más imprescindibles fórmulas de colaboración público-privada, en las que desde el ámbito de lo público se puedan aportar las medidas financieras que estén disponibles, combinadas con la experiencia del sector asegurador. Los riesgos van a cambiar, van a mutar.

«No es fácil separar los efectos de una reforma laboral de los efectos de una recuperación económica»

Esta entrevista se publica en Primero de Mayo. Cuatro meses después de la modificación de la reforma laboral, ¿qué balance hacen desde la CEOE?

No es fácil separar los efectos de una reforma laboral de los efectos de una recuperación económica, después de una crisis tan brutal como la que vino de la mano de la pandemia y el confinamiento. La recuperación económica es básicamente la que permite la creación de nuevos puestos de trabajo, y ojalá pudiésemos ir mucho más deprisa y con mayor grado de seguridad en esa apuesta por la creación de empleo. Lamentablemente, la incipiente recuperación económica se ha visto un poco echada al traste por los efectos de la invasión de Ucrania por parte de Rusia y las consecuencias económicas de una hiperinflación que trae como causa la crisis energética y de suministros, creando dificultades para el sector empresarial, a quien lo que de verdad le gusta es crear empleo.

¿Nos encaminamos hacia una mayor conflictividad laboral por esa inflación y su impacto sobre el poder adquisitivo de los asalariados y los costes empresariales?

Los propios representantes de las organizaciones sindicales han manifestado estos días que, en caso de que no se llegase a un acuerdo en el marco de la negociación colectiva sobre los incrementos salariales, se produciría una escalada de tensión. Por el otro lado, tenemos a las autoridades económicas haciendo permanentes llamadas a la prudencia, en relación con las revisiones salariales y la transmisión de los efectos de la inflación de segunda vuelta. El sector empresarial tiene que trabajar con esa prudencia y tomar en consideración que no se puede trabajar con fenómenos que pueden ser puntuales, y que por tanto podríamos encontrarnos en escenarios de menor inflación a medio plazo. Estamos a la espera de una respuesta por parte sindical a la última oferta realizada por CEOE y Cepyme, y si efectivamente no hubiera acuerdo habrá una recomendación hacia los empresarios por parte de CEOE para que gestionen un momento complejo como el actual.

Los fondos procedentes del instrumento Next Generation EU podrían ayudar en eso. ¿Se está aprovechando la oportunidad que ofrecen?

Con carácter general, creo que vamos lentos, y esta misma semana CEOE hizo público un informe de valoración en este sentido sobre la utilización de estos fondos europeos. El dinero procedente de estos fondos está tardando en llegar a las calles. Como que hay todo un camino administrativo muy largo, que ha habido que pavimentar y poner a todo el mundo de acuerdo, pues está muy bien que el gobierno central diga que se está ejecutando el 60% de los fondos, pero a las empresas no llegan, y eso es algo sobre lo que tendremos que espabilar.

El Estado español es un mero gestor, porque los fondos son de la Comisión Europea. ¿Ve la posibilidad de que llegue alguna advertencia desde ahí?

Por lo que nos ha ido contando el Gobierno, parece ser que no hay reproche por parte de la Comisión Europea al mecanismo y la forma en la que España está gestionando esto. Aunque no hubiera este reproche, creo que desde el sector económico y empresarial tenemos que reclamar que la finalidad última, esa oportunidad, solamente se va a conseguir si el dinero termina por drenar allí donde es más imprescindible, en la creación de actividad económica y la generación de empleo.

Comentarios
Multimedia Diari