Yolanda: «Estuve a punto de perder 5.500 euros. Faltaba solo el ‘clic’»

Una mujer relata cómo los estafadores la engatusaron. El banco detectó antes el posible fraude y le bloqueó la cuenta y la tarjeta

28 abril 2024 20:18 | Actualizado a 29 abril 2024 07:00

Una de las afectadas por esta red de estafadores es Yolanda, vecina de Tarragona. Estuvo a punto de perder 5.500 euros. Solo faltaba un clic en su móvil para que los delincuentes se hicieran con el dinero. Pero en su caso, el banco actuó antes sin ella saberlo. Era el pasado Jueves Santo cuando, a las 18.43 horas, recibió una llamada en su móvil.

«La cogí con total confianza porque, según el número que me salía en pantalla, era de mi asesor del banco, del Deutsche Bank». Quien llamaba era un hombre que hablaba un castellano perfecto. «Me dijo que alguien intentaba hacer una operación con mi tarjeta de crédito desde Cádiz y me preguntó: «¿Es usted?».

Fue la primera sorpresa de la llamada, que duró 14 minutos. Yolanda les contestó que «no». Y a partir de aquel momento ya se puso en alerta, y más después de que su interlocutor dijera que alguien le había clonado la tarjeta. «Procederemos a anularla», le dijo.

Traspaso de dinero

En aquel momento desconocía que le habían pasado dinero de la tarjeta a la cuenta corriente, 2.000 euros, con lo que se denomina «credit express», una operación para la que no se necesita consentimiento del titular. El interlocutor también le dijo que alguien estaba intentando hacer una transferencia desde su cuenta de 5.500 euros.

«Estaba ya muy tensa, mi nerviosismo iba en aumento». El delincuente le dijo que en su pantalla le iba a salir el «autentificador» del banco para anular la transferencia de 5.500 euros y que tenía que dar el ‘ok’. Yolanda así lo hizo, convencida de que anulaba la transacción, cuando en realidad estaba confirmando el envío de los 5.500 a la cuenta de los delincuentes. Pero dio error.

Dar el ‘OK’

Los estafadores dijeron a Yolanda que volviera a dar el ‘ok’. Pero no lo hizo. «Aquí me pone dar de alta», dijo ella. El ciberdelincuente le contestó que la llamarían en cinco minutos y ya nunca se supo más de él.

Lo que desconocía es que en paralelo, mientras ella hablaba con su interlocutor, desde el banco –a los dos minutos de la llamada– intentaban hablar con ella porque sospechaban algo. Y como ella no contestó –estaba hablando–, el Deutsche Bank le había bloqueado la cuenta. Ello supuso que desde el Jueves Santo hasta el martes siguiente no pudiera disponer ni de dinero de la cuenta corriente ni de la tarjeta de crédito ni de débito.

Los delincuentes ya
le habían traspasado 2.000 € de su tarjeta a su cuenta corriente

Después de darle vueltas a la cabeza durante unos 45 minutos, Yolanda se percató de que le habían intentado estafar. Y llamó al banco online. «Nosotros no le llamamos», contestaron e inmediatamente le pasaron con el departamento de fraudes.

A la sucursal

El martes a las nueve de la mañana ya estaba en la sucursal bancaria para arreglar el embrollo. «Delante mío había un chico al que también le había pasado lo mismo». El banco le traspasó –previa denuncia en Mossos– los 2.000 euros a la tarjeta sin recargo ya que ella no lo autorizó.

Ahora, cada vez que accede a la App de su banco le sale este mensaje: «NUNCA le llamaremos para autorizar el acceso. Si usted no está iniciando su sesión desde su ordenador/móvil habitual pulse en ‘Denegar’. Puede ser un intento de fraude».

Estaba alertado

Otra de las personas a la que intentaron estafar es Jaume, de La Pineda. Recuerda que recibió la llamada el pasado día 16 a las 13.08 horas. «Me preguntaron si había hecho alguna operación de criptomonedas. Yo les pregunté que cómo sabía que realmente eran del Deutsche Bank. Me contestaron que mirara el número de teléfono», asegura. Como era conocedor de este tipo de prácticas les dijo: «Ya sé que estáis haciendo estafas. Y colgaron». La llamada duró un minuto y 22 segundos.

Padre e hija

Otro vecino de La Pineda ha recibido hasta cuatro veces: tres hace dos semanas y la cuarta, hace una. «Estuve a punto de caer», reconoce. Le dijeron que una persona del Norte de España le había intentado sacar dinero de su cuenta corriente y que tenía que confirmar la anulación.

Pero él no estaba por la labor y dijo que al día siguiente ya iría al banco. «No sea tonto, que se lo arreglamos en un momento», insistieron. Pero este vila-secano no cayó en la trampa: «Sabían mi nombre, mi número de cuenta, dónde vivía, etc». Una vez se despidieron con un «váyase a la mierda» y la última vez les dije que «llamaran más tarde porque tenía trabajo”. Y el jueves me enviaron un mensaje con el mismo tipo de engaño. A su hija también la han llamado.

Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:
Comentarios
Multimedia Diari