TGN recibe una ayuda Next Generation para modernizar los teatros de la ciudad

Se trata de una subvención europea de 61.366 euros que permitirá mejorar y renovar
los sistemas de sonido e iluminación en los principales equipamientos

| Actualizado a 04 diciembre 2022 07:00
Se lee en minutos
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Tarragona ha recibido una subvención europea que permitirá tirar adelante la modernización y la puesta a punto de los teatros de la ciudad. Se trata de una ayuda económica, procedente de los fondos Next Generation, de 61.366 euros, que se destinará a dotar los equipamientos culturales más importantes de la ciudad de los sistemas de proyección, sonido e iluminación.

Es una buena noticia ya que, hasta el momento, cada vez que se celebraba algún acto en el Teatre Tarragona o en el Metropol, el Ayuntamiento se veía obligado a alquilar el material, la cual cosa implicaba un gasto importante para las arcas públicas. Además, en este objetivo de adecuar los teatros, el Ayuntamiento está a punto de licitar el ascensor que dará acceso al escenario del Teatre Tarragona, lo que permitirá que puedan actuar compañías teatrales que cuenten con actores y actrices en silla de ruedas.

«Teníamos los equipamientos culturales abandonados, sin partidas específicas para su mantenimiento. La desidia nos ha llevado al colapso en estos espacios», explica la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Tarragona, Inés Solé, quien añade que «la cultura es un derecho reconocido y, como tal, tenemos la obligación de tener a punto los equipamientos que deben acogerla».

El Departament de Cultura ha presupuestado las necesidades de los teatros en 158.660 euros, de los cuales 61.366 irán a cargo de los fondos Next Generation. En el caso del Teatre Tarragona, se dotará con un equipo básico de sonorización, dedicado al vestíbulo y al mirador –sala Josep Yxart–. Y es que la actividad en el hall de este teatro se ha visto incrementada en los últimos años, cosa que hace necesario alquilar equipos de sonido y de iluminación cada vez que se lleva a cabo un acto. «El Teatre Tarragona es un teatro vacío, nadie se paró a pensar en lo que sería necesario. Por no haber, no había ni focos», comenta Solé, quien añade que «cada vez que se hace algo, implica una sangría de fondos públicos importante».

En este mismo equipamiento, se instalará un equipo de iluminación y se renovará el proyector, ya que el dispositivo que se utiliza actualmente es el mismo que se puso hace ahora diez años, cuando se inauguró. «De esta manera, no solo nos adaptaremos a las tecnologías del momento, sino que trabajaremos con nuevos sistemas que apuestan por la sostenibilidad», añade la concejala.

En la misma línea, en el caso del Teatre Metropol, se dotará el espacio de una nueva mesa para mezclar el audio –el que se utiliza hoy en día es del 1997–, cosa que mejorará la calidad percibida por los espectadores. Por último, se construirá una nueva estructura que servirá para soportar los altavoces de la sala.

Con todas estas actuaciones y la adquisición de las nuevas tecnologías, el Ayuntamiento estima que en tres años se habrá ahorrado aproximadamente un 60% del coste que supone alquilar el material. El Consistorio tiene de plazo hasta el 30 de abril para ejecutar el proyecto. El Departament reconoce que los plazos con los que se trabaja son justos, pese a que la Unión Europea los ha ampliado a cuatro meses más.

La concejala insiste en la importancia de tener una bolsa de dinero prevista para llevar a cabo el mantenimiento de los equipamientos culturales. «Hay algunos teatros en los que no se ha hecho nada durante más de diez años. No es normal. Luego llegamos al colapso y nos lamentamos. En cambio, si vamos arreglando cosas año tras año no será necesario invertir tanto dinero de golpe», defiende Solé.

El ascensor

Por otro lado, el Ayuntamiento trabaja para que, a lo largo del año que viene, el Teatre Tarragona pueda contar con un ascensor que dé acceso directo al escenario. «De esta manera, compañías teatrales que cuenten con actores en silla de ruedas o con problemas de movilidad podrán actuar en este equipamiento, cosa que hasta ahora era imposible, ya que el escenario no es un espacio accesible», explica la concejala. Cabe recordar que el Tarragona tiene ascensor para el público en general, pero no para llegar a la zona de actuación.

Actualmente, el proyecto del ascensor se encuentra en Contractació y está previsto que en breve puedan licitarse los trabajos. «No podemos asegurar si estará listo durante el primer trimestre o en el segundo. Lo que está claro es que será a lo largo del 2023», dice Solé. El precio es de 37.439 euros, de los cuales la Diputació de Tarragona aportará el 60%, gracias a una subvención. El Ayuntamiento pondrá el resto. Solé explica que el Departament de Cultura se ha presentado a todas las ayudas posibles. «El tema del ascensor se hubiera hecho con subvenciones o sin ella. Es urgente», dice.

El Teatre Tarragona ya contaba con un hueco previsto para instalar el ascensor. Sin embargo, no se llevó a cabo durante las obras. El nuevo proyecto contempla hacer el espacio más grande, con el objetivo de adaptarse a la nueva normativa en materia de accesibilidad.

«Actualmente, cualquier tema que se haga relacionado con la cultura debe pivotar sobre dos ejes. El primero la accesibilidad, y el segundo la sostenibilidad. Así lo estamos haciendo», concluye Solé.

Comentarios
Multimedia Diari