Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Adrián Salvador: 'Nos gusta el individualismo'

Entrevista al guitarra, cantante y compositor de la banda Febrero
Whatsapp
El cuarteto tarraconense Febrero, rodando su clip \'Contracorriente\', en el Palau de Congressos.   foto: Albert G. Rué

El cuarteto tarraconense Febrero, rodando su clip \'Contracorriente\', en el Palau de Congressos. foto: Albert G. Rué

-Acaban de publicar ‘Ya!’, su tercer LP.

-Estamos muy satisfechos como propuesta artística. Siempre tienes la duda de si a la gente le gustará. Ese lapso de tiempo entre que acabas el disco y lo escucha la gente es duro.

 

-¿Había algún planteamiento inicial distinto esta vez?

-Estábamos experimentando un cambio hacia vertientes más rock, sin dejar de ser un grupo de pop, de pop rock, de música popular. Este disco muestra esta fase de transición.

 

-Venían de ser pulcros, demasiado perfectos para el rock.

-Veníamos de Altos vuelos, un disco muy pop, centrándonos en la canción pop perfecta de tres minutos. Era un disco muy pop, que nos gustó, claro, pero una vez acabado aquello nos apetecía adentrarnos un poco más en el mundo del rock.

 

-Algo más parecido al directo.

-En ciertos momentos buscas unas cosas y luego cambias. Te cansas de buscar tanta perfección pop y prefieres algo rockero, más desangelado, más libre.

 

-También en las letras se ve una reafirmación.

-Ha ido saliendo así. Veníamos de hacer algo de letras trabajadas pero con otra intención. Ahora buscábamos ser más sinceros y cercanos con el contexto que nos ha tocado vivir. No se trata de buscar temas de evasión ni columpiarse en ideales, sino de expresar lo que sentíamos, mostrar una rabia, una exaltación del individuo. Son letras tal vez más arriesgadas.

 

-Les pasa ahora a muchos grupos que antes no eran críticos.

-Es inevitable. Cuando me planteo escribir canciones intento ser sincero. Y si es así, escribes lo que vives, y lo que nos ha tocado vivir a nuestra generación es una situación bastante difícil, de crisis, de descontento social, de crítica política.

 

-Son más escépticos. Atacan a los gurús, a los mantras.

-Hay mucha tontería. Por eso nos gusta ese individualismo, ese pensar por uno mismo ante ciertas estructuras o personajes o líderes de opinión. Parece que te están siempre vendiendo ideas para que las compres.

 

-¿Qué le pide a una canción?

-Es tan sencillo como que a uno le guste. Busco que no me arrepienta de la canción al cabo de un año. Y que tenga personalidad, que nadie te diga que esta canción la podría haber escrito Paul McCartney, por ejemplo.

 

-¿Compone todo, tanto letra como música?

-Sí, compongo yo en casa. El lavabo siempre es un buen sitio para componer (risas).

 

-¿Por la sonoridad?

-Sí, tiene una reverb curiosa, por la baldosa. El sonido rebota más y crea un eco especial.

 

-¿Es disciplinado?

-Soy anárquico. El secreto está en cuando tú no estás utilizando ciertos mecanismos cerebrales. Cuando caminas, cuando conduces, en la ducha, cuando ves Telecinco... esos momentos tontos.

 

-¿Cuál es su década favorita de la historia de la música?

-Los 60. Soy un fan acérrimo de Beatles y de los grupos británicos de los 60, Small Faces, The Who, The Kinks, los Rolling. Y fui muy fan de Oasis en los 90.

 

-Es fácil ubicarles como heredederos de esos años 90.

-Fue mi adolescencia y las influencias en esa época duran toda la vida. El brit pop me marcó. A veces tiene algo peyorativo pero no es fácil que un artista cree un vínculo generacional.

Temas

  • MÚSICA

Comentarios

Lea También