Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Bocadillos saludables: 5 consejos para comer sabroso y sano

El secreto está en escoger un buen pan y añadir verduras
Whatsapp
Muchos ingredientes pueden sustituir a los fiambres. Fotos: Freepik

Muchos ingredientes pueden sustituir a los fiambres. Fotos: Freepik

Es un salvavidas cuando escasean las ganas de cocinar o cuando la nevera está medio vacía. Recurrimos al bocadillo en busca de auxilio, a la hora de comer, de merendar o de cenar. Pero no todos son iguales, la diferencia está en si son más o menos saludables. ¿Cómo lo podemos saber? Según la dietista-nutricionista Rosa Baró, del centro Alomar de Reus, un «bocadillo saludable está hecho con pan de harina integral, aceite de oliva, tortilla francesa y tomates cherry». De lo contrario la receta a base de pan de molde, margarina y fiambre de jamón york, además de queso en tranchetes, está lejos de los estándares saludables.

A estas alturas de la vida todavía no hemos aprendido la lección y cometemos errores de principiante a la hora de preparar un simple bocadillo. En opinión de la experta en nutrición, las cinco principales ‘meteduras de pata’ son: escoger un pan industrial o con grasas de mala calidad; untarlo con margarinas o grasas saturadas o de palma; que el bocadillo no aporte fibra; que sea rico en embutidos; y grandes cantidades. Para (casi) todos los ‘males’ existe un remedio. Y en este caso es posible deshacerse de estos malos hábitos y rectificar. A continuación, Rosa Baró detalla las cinco claves para hacer ‘magia’ con los bocadillos y conjurarlos como saludables y sabrosos:

1. Escoger un buen pan. En el supermercado, una cafetería, la gasolinera… en cada esquina podemos comprar pan. No se engañe a cualquier cosa se le llama pan hoy en día. La opción más saludable es el pan de harina integral superior al 75% y elaborado con masa madre. La etiqueta será su principal fuente de información. «Debemos preguntar o buscar en la etiqueta de ingredientes si ese pan integral está elaborado con un cereal que no se ha refinado (no se le ha quitado el salvado y el germen) o con harina no refinada en una proporción superior al 75%», aconseja Rosa Baró.

2. Aliñar con aceite de oliva virgen extra. Es uno de los alimentos aliados de la salud.

3. Añadir como mínimo una verdura cruda o cocida. Los vegetales son imprescindibles si pensamos en un bocadillo saludable porque, en palabras de la dietista-nutricionista, «ayudan a añadir vitaminas, minerales, fibra, volumen y saciedad al bocadillo permitiendo reducir la cantidad de pan para sentirnos satisfechos».

4. Evitar los embutidos y las carnes procesadas. Cuando pensamos en un bocadillo se nos vienen a la cabeza infinidad de combinaciones que seguro tienen como ingrediente principal un fiambre. Pero existen alternativas que a la vez son más sabrosas y saludables. La lista de la dietista-nutricionista Rosa Baró empieza por el atún, sardinas, boquerones, salmón o bacalao ahumado; le siguen los huevos, tortillas, revueltos y lácteos como quesos frescos, requesón y quesos tiernos; además está el paté de legumbres como los garbanzos en forma de hummus o de vegetales como la berenjena asada triturada con zumo de limón; sin olvidar los derivados de la soja, las cremas de frutos secos o de semillas como el tahina de sésamo, etc.

5. Moderar las cantidades. ¿Cuántas veces podemos ‘abusar’ del bocadillo en una dieta equilibrada y saludable? La justa medida está en el sentido común y que Rosa Baró aplica de la siguiente manera: «Depende de la cantidad y el tipo de pan y el relleno, podría ser a diario si optamos por evitar los embutidos y carnes procesadas», detalla la dietista-nutricionista. Llegados a este punto es lógico pensar que un bocadillo tendrá más o menos calorías en función del tipo de pan y del relleno. La cantidad puede dar una pista de los más o menos saludable según la combinación de ingredientes. Entonces, ¿los bocadillos pueden servir para comer bien y sano? La respuesta de la experta en nutrición no deja lugar a dudas: «Sí, por ejemplo una comida de mediodía podría ser un pan de harina integral con semillas al que podemos añadir pimiento asado, pechuga de pollo a la plancha y aceite de oliva virgen extra». 

Temas

Comentarios

Lea También