Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El puzzle de la donación

El doctor Ramón Matesanz desvela las claves de que España sea líder mundial en donantes de órganos

Diari de Tarragona

Whatsapp

Generosidad, sí. Buenos profesionales, también. Pero sobre todo una excelente organización, saber encajar con rapidez múltiples factores, como si de un complicado puzzle se tratara. Son los motivos por los que cada una de las 17 comunidades autónomas y el Estado español en su conjunto son líderes mundiales en donación de órganos. 

En 2017, España contó con 46,9 donantes por millón de habitantes. Le siguió EEUU, con 30,8. La Unión Europea, 21,5. La autonomía con menor porcentaje fue Madrid, con 35,5. La que más, Cantabria, con 74,1. Catalunya llegó a los 44,1. Fueron algunos de los datos que ayer desgranó el doctor Ramón Matesanz, durante la conferencia de cierre de las III Converses al Camp de Tarragona.

Matesanz fundó la Organización Nacional de Transplantes en 1989 y la dirigió durante casi tres décadas. Fue el artífice de que en sólo tres años España se situase a la cabeza en donación de órganos. Hace casi un año se jubiló.

El primer escalón para que un fallecimiento salve la vida o al menos mejore las condiciones de vida de otras personas es detectar una posible donación. La figura fundamental es el coordinador. Matesanz explicó que en su mayoría son médicos intensivistas (los de la UCI), que han de estar bien coordinados con los servicios de urgencia.

Luego toca convencer a los familiares del difunto. Hay que crear el ambiente adecuado, hablarles con respeto y dejarles hablar. Existen técnicas para saber tratar a los dolientes. Y tienen éxito. En los años 90 había un 27% de familias que se negaban a donar los órganos de su pariente. En 2017, sólo hubo un 12,9% de media en España. En Catalunya, el 14,6%. 

Una vez convencida la familia toca mantener el órgano y poner en marcha una complicada logística. Cada día hay seis personas a las que les transplantan sus órganos, pero el récord fue el 24 de febrero de 2014, con 16. Intervinieron 22 hospitales (entre los que enviaron y los que recibieron los órganos), 11 comunidades autónomas, ocho aeropuertos civiles y militares, cinco compañías aéreas y 550 personas... Mejoraron su calidad de vida 45 hombres y mujeres.

Cuando una persona necesita un órgano entra en una lista estatal. El baremo para decidir quién lo recibe antes es el estado de salud. Así el órgano de un donante en una comunidad autónoma puede ir a parar a una persona de la otra punta del Estado. En 2017, Catalunya ‘envió’ 57 órganos y recibió 208. 

El éxito de la Organización Nacional de Trasplantes se ha basado también en saber adaptarse a los cambios sociales y demográficos. Matesanz lo ejemplificó con la famosa frase de Einstein: «Si buscas resultados distintos, haz cosas diferentes».

Según un cálculo de la Organización Nacional de Trasplantes con una donación de seis órganos se prolonga la vida de varias personas unos 56 años. Sólo por eso, queda claro el leiv motiv del organismo: «Merece la pena el trasplante. Hoy por ti, mañana por mi». Solidaridad. Y organización, sobre todo organización.

Temas

Comentarios

Lea También