Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Jumpland, un 'chute de adrenalina'

El parque de aventura de Vinyols ofrece circuitos flotantes que finalizan en tirolinas. Pero la oferta no es solo de riesgo, sino que también se pueden realizar actividades como el futbolgolf o sacar las mejores poses de modelo en un 'photocall' en el interior de un 'tipi' gigante
Whatsapp
Dos jóvenes pasan por uno de los circuitos instalados en este parque de Vinyols i els Arcs. Foto: Cedida

Dos jóvenes pasan por uno de los circuitos instalados en este parque de Vinyols i els Arcs. Foto: Cedida

Las necesidades de ocio son igual que las familias, «cada una es un mundo». Por ello, en la localidad de Vinyols i els Arcs hay un parque de aventura, Jumpland, con una «oferta individualizada» que se adapta a las demandas de los usuarios que acuden.

Jumpland ofrece un sinfín de actividades para que, sobre todo, los pequeños de la casa disfruten como si no hubiera un mañana, siempre con total seguridad. Tres circuitos de aventura, que acaban en tirolinas, son el deleite de los usuarios. Para los menos aventureros, tienen un circuito de futbolgolf y los tipis-antiguas viviendas de los indios-, en el interior de los cuales se hacen actividades diversas.

Además, es un «parque responsable», tal y como defiende la directora de Jumpland, Montse Vall, porque «se montó con la idea de que todo respetara al medio ambiente». Todas las actividades que se realizan fomentan valores educativos, ya que los juegos promueven el respeto, la cooperación y la integración.

Circuitos de aventura y tirolinas

Un total de 4 circuitos componen el parque: tres de aventura y uno de tirolinas. Además de uno de entrenamiento, el Training Jump, por el que tiene que pasar todo el mundo antes de poder realizar los otros circuitos. Montse Vall explica que está pensado para asegurar que «todos los usuarios entienden bien cuál es la dinámica». Aunque todos los circuitos tienen diferentes puentes y cada tramo supone un reto diferente, que ponen a prueba habilidades de equilibrio, seguridad y de fuerza. Los circuitos tienen distintos niveles de dificultad. Eso sí, cada uno de ellos acaba con una tirolina.

Los tres circuitos de aventura son el Mini, el Big y el Super Jump. El Mini Jump está pensado para los más pequeños de entre 5 y 9 años. Este circuito de 100 metros de recorrido se encuentra a un metro de altura con respecto al suelo y acaba en una tirolina pequeña.

El Big Jump está a una altura de 4 metros y es para aquellos niños que ya alcancen los 1,35 metros. Son casi 500 metros de recorrido y se tienen que superar cuatro escaleras, un rocódromo y cinco puentes. Los adultos también pueden empezar por este circuito antes de aventurarse al Super.

El Super Jump está dirigido para los jóvenes y los adultos con 400 metros de recorrido y a 11 metros de altura. Se cataloga como las pistas de esquí y sería una pista roja con tramos negros. Montse Vall no recomienda realizar este circuito si nunca se ha hecho ninguna actividad parecida.

El circuito de tirolinas lo forman tres grandes, dos de las cuales forman parte de los circuitos Big y Super Jump anteriores. La más destacada es la Mega Jump a 11 metros de altura. Tiene un recorrido de 150 metros y se coge una gran velocidad. La directora expresa que es «un chute de adrenalina». La tirolina acaba en una cueva y se acompaña con efectos de luz, de humo y de música. La Mega Jump ha tenido una gran acogida entre el público, así que también se puede disfrutar de ésta sin tener que pasar por ningún circuito; solo la tirolina con o sin rocódromo, a preferencia del usuario.

Otras actividades

La actividad no se limita a la aventura en Jumpland, sino que también se ofrecen otro tipo de propuestas como las que se realizan dentro de los tipis o el futbolgolf.

Los tipis se utilizan para hacer cualquier tipo de actividad en su interior. Montse Vall comenta que se utilizan en función de las necesidades que el parque tiene. Por ejemplo, en uno de los tipis hay un photocall, que se usa mucho en los cumpleaños y en las despedidas de soltero/a.

El futbolgolf es nuevo de Jumpland, inaugurado este mismo julio. Se trata de un circuito con 9 agujeros en un sistema parecido al minigolf, donde se tiene que poner la pelota dentro del agujero con los mínimos toques posibles.

Otra oferta que tiene el parque es el Jumpland de noche. Una propuesta para que las familias vayan a cenar y, mientras los padres cenan tranquilamente, los niños realizan juegos de noche durante 2 horas. Los pequeños hacen actividades con linterna, con obstáculos, juegos de agua, circuitos de aventura y tirolinas. Vall manifiesta: «La idea es poder venir en familia a cenar mientras los niños se divierten».

Horarios y precios

El parque está abierto todos los días de 6 de la tarde a 12 de la noche. Pero también abre de 10 de la mañana a 6 de la tarde para aquellos grupos que hayan hecho reserva previa; entonces Jumpland se abre especialmente para ellos. Aunque todos los grupos tienen que ser mínimo de 10 personas, deben pedir cita obligatoriamente, acudan a la hora que acudan. Las familias o los grupos más reducidos tienen cierto margen, ya que es preferible que pidan reserva previa, pero pueden ir al parque sin haberlo hecho. La cita se puede hacer mediante su página web o a través del teléfono 877 44 22 22.

Los precios de las actividades rondan de los 3 a los 20 euros aproximadamente, dependiendo de lo que se quiera hacer. El circuito Mini Jump cuesta 10 euros; el Big Jump, 14; y el Super Jump, 15 euros. Solo la tirolina Mega Jump –con o sin rocódromo- vale 3 euros y todo el circuito de tirolinas, 8. La actividad de futbolgolf tiene un precio de 4 euros para los niños menores de 11 años y de 7 euros para aquellos por encima de esta edad. El Jumpland de noche para niños son 3 euros.

Además, se hacen paquetes con actividades combinadas. Los circuitos Mini Jump y Big Jump tienen un precio de 18 euros, lo mismo que cuesta el paquete de Big Jump, Super Jump y circuito de tirolinas; los circuitos de Big Jump y Super Jump valen 22 euros. Otro tipo de oferta que tiene el parque son las fiestas de cumpleaños, que cuestan entre 13 y 14 euros por niño y la bebida del acompañante.

Desde su apertura en octubre del año pasado, Jumpland ha recibidocerca de 9.000 usuarios, que han dado una valoración positiva de las instalaciones, según expresa la directora. Miles de personas que ya han disfrutado de la adrenalina que despiertan sus circuitos y que han pasado un buen rato con actividades como el futbolgolf.

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También