Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Qué futuro nos espera?

Exposición. CaixaForum Tarragona acoge, hasta el 29  de julio, una muestra sobre cómo será la Tierra en el año 2100

Diari de Tarragona

Whatsapp
Las megaciudades proliferarán en el futuro, según los científicos. Foto: Pere Ferré

Las megaciudades proliferarán en el futuro, según los científicos. Foto: Pere Ferré

La sociedad actual es insostenible. Consumimos más de lo que el planeta nos puede proporcionar y estamos acabando con los recursos hasta de las generaciones venideras. En un año gastamos 1,5 veces más de lo que la Tierra puede producir. «El futuro pinta muy negro», advierte el físico Jordi Aloy, del área de Divulgación Científica y CosmoCaixa de la Fundació Bancària La Caixa. Pero todavía estamos a tiempo de ‘salvarnos’. «El futuro no está escrito, lo construimos nosotros. En nuestra mano está dejar de ir hacia un futuro indeseable», afirma Aloy.

Éste es el recado que lanza la exposición Experiment any 2100. Què ens espera la Terra del futur, instalada hasta el 29 de julio en CaixaForum Tarragona -se inaugura hoy-. La muestra plantea cuáles son los escenarios más probables para el siglo XXI a nivel social, tecnológico y medioambiental. Gira en torno a cuatro preguntas: ¿Cuántos seremos? ¿Cómo viviremos? ¿De qué viviremos? ¿Cómo podremos afrontar los grandes desafíos que se nos presentarán?

El planeta camina hacia una superpoblación. Foto: P.F

Son cuestiones que no preocupaban a nuestros antepasados, pero que ahora nos tienen en vilo. Desde la Revolución Industrial (iniciada en la segunda mitad del siglo XVIII) avanzamos a un ritmo vertiginoso y no sabemos ni cómo será nuestro mundo dentro de una semana. 

«Hace 300 ó 400 años, los habitantes podían pronosticar que, a lo largo de su vida, el mundo sería prácticamente el mismo que conocieron en su infancia. Hoy vivimos bajo el denominado ‘choque del futuro’, todo parece cambiar demasiado deprisa y tenemos la necesidad de anticiparnos a los cambios», sostiene Aloy.

Experiment any 2100. Què ens espera la Terra del futur se basa en un estudio prospectivo de la Agencia Europea de Medio Ambiente publicado en 2015. El futuro no se puede predecir. Podemos saber si lloverá mañana, pero no si amanecerá soleado el 7 de febrero de 2030. De todos modos, si hacemos caso a la ciencia podemos prever que nos encaminamos hacia un planeta superpoblado con sus terrícolas concentrados en megaciudades. 

El mundo está habitado actualmente por 7.000 millones de personas, y en 2100 la cifra se situará entre 8.500 y 13.000 millones. La mayoría de los modelos poblacionales muestran que la tendencia al alza continuará, como mínimo, hasta mediados de siglo, cuando el crecimiento se podría frenar. 

Imagen de un kiwi, típico de Nueva Zelanda. Foto: P.F

Los habitantes se desplazarán progresivamente del campo a las grandes ciudades. En el siglo XXI, asegura Aloy, proliferarán las urbes de más de diez millones de habitantes. Si se gestionan adecuadamente pueden permitir un uso racional de los recursos y minimizar el impacto sobre el territorio; si no, pueden implicar graves problemas sociales y medioambientales. 

La exposición desgrana los factores que pueden determinar que el futuro sea de una manera o de otra. Se articula en tres ejes: cómo la ciencia ficción, tanto literaria como cinematográfica, se imagina el futuro, las herramientas científicas para pronosticarlo y las megatendencias (superpoblación, megaciudades, recursos naturales y sociedad del conocimiento). Porque nadie puede acertar qué pasará de aquí a 80 años, pero hay quién lo ha intentado: la muestra cuenta con ejemplares de libros futuristas como De la Tierra a la Luna de Julio Verne, Dune de Isaac Asimov o 1984 de George Orwell y proyecta fragmentos de películas como La máquina del tiempo de H.G. Wells o Robocop de Paul Verhoeven. También hay réplicas a escala del spinner de Rick Deckard de Blade Runner o del robot Wall-E. 

Una réplica del cinematográfico Wall-E. Foto: P.F

Los visitantes pueden observar cómo serán las casas del futuro o si la población española irá envejeciendo (spoiler: sí). El pasado también es protagonista con un compendio de teléfonos móviles previos a los smartphones y ordenadores para nostálgicos: Spectrum, Commodore o Amstrad CPC 464. En el último siglo, las innovaciones y los cambios tecnológicos se han acelerado de forma sostenida y no hay indicios de que ese ritmo vaya a parar.

El futuro está ahí. ¿Cómo creen los tarraconenses que será? Tendrán la oportunidad de dejar sus previsiones por escrito en la exposición. «Y cuando acabe veremos qué opinan», concluye Glòria Olivé, directora de CaixaForum Tarragona.

Temas

Comentarios

Lea También