Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Que la alergia no te deje fuera de combate

La previsión apunta que las personas alérgicas no sufrirán mucho esta primavera. Quienes vivimos en la provincia tenemos que tener cuidado con el polen de ciprés, parietaria, gramíneas, plátanos de sombra y el olivo

Silvia Fornós

Whatsapp
Foto. Alba Mariné

Foto. Alba Mariné

Llega la primavera, llegan las alergias. Y cada año se repite el mismo mensaje: «Será una de las peores primaveras para las personas alérgicas». Sin embargo «no hay que ser alarmistas. Si bien las últimas primaveras han sido muy benignas para los pacientes, se espera que esta sea normal aunque los niveles de polen sean más altos este año», explica Pere Gaig, responsable del Servicio de Alergias del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona.

Atentos al calor y la lluvia. En sus manos está mantener a raya los niveles de polen. «Si hace calor la polinización será más corta y si llueve el polen será arrastrado por el agua y la polinización será más baja», detalla el especialista.

La Societat Catalana d’Al·lèrgia i Immunologia de Catalunya también lo advierte. «Si la primavera es muy lluviosa o las temperaturas son más elevadas de lo normal, las polinizaciones pueden perder intensidad y durar menos tiempo del habitual», ha comunicado la institución.

Alergias más frecuentes

El primer puesto lo ocupan las respiratorias. Rinoconjuntivitis y asma son, por orden, las más comunes. «Estornudos, picor de ojos y de nariz, la nariz tapada y moqueo. Los ojos se pueden poner llorosos», son los síntomas más frecuentes en las personas que padecen rinoconjuntivitis. Quienes sufren asma tampoco se quedan atrás en la sintomatología. «Tos, ahogamiento y silbidos al respirar», detalla el especialista en alergias.

El polen es la primera causa de rinoconjuntivitis, mientras que si nos referimos al asma el origen principal son los ácaros y después el polen.

Quienes vivimos en la provincia de Tarragona tenemos que tener cuidado principalmente con el polen de ciprés, parietaria, gramíneas, plátanos de sombra y el olivo. Los niveles tampoco son los mismos en todas las localidades. «En Tarragona ciudad tenemos menos gramíneas, en cambio hay más en el interior. Plátans de sombra hay muchos en Reus y en general la presencia de parietaria es elevada porque vivimos en un entorno mediterráneo», afirma Pere Gaig.

Pero el polen no es el único alérgeno que existe. El responsable del Servicio de Alergias del Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona recuerda que «otros alérgenos pueden inducir reacciones si son ingeridos, como alimentos y fármacos, inyectados (fármacos y picadas de insectos) o en contacto con la piel (fármacos, cosméticos, alimentos)».

Diagnóstico y tratamiento

Si eres joven, mujer y vives en una ciudad debes saber que tienes más probabilidades de sufrir una alergia. «Los pólenes de las ciudades son más agresivos que los de los pueblos. Además cuando mayor es la higiene puede favorecer tener más alergias», asegura el especialista. Conocer a qué somos alérgicos nos ayudará a mejorar nuestra salud y bienestar. «Tienes que saber a qué eres alérgico, para poder evitar la exposición a determinados pólenes», afirma Pere Gaig. Si somos alérgicos al polen de olivo no es una buena idea visitar Jaén en los meses de mayo o junio. Tampoco es aconsejable, si somos alérgicos al polen de avellano, programar una escapada al Pirineo de Lleida este mes.

Las alergias afectan la calidad de vida. Todavía no existe un tratamiento definitivo. «Los tratamientos sirven para controlar la enfermedad alérgica. Pastillas, espráis, gotas para los ojos o la nariz y vacunas. Son tratamientos sintomáticos, ninguno de ellos puede curar definitivamente una alergia», detalla Pere Gaig.

Sin freno

La prevalencia de las alergias no ha mejorado. «Se calcula que en los últimos 15 años se han doblado el número de pacientes con alergia. Y la tendencia es a aumentar en un futuro», afirma el especialista.

¿Quién es el culpable? En la contaminación, el estilo de vida y el cambio climático podemos encontrar parte de la respuesta. «El calentamiento hace que la estación polínica se avance y que pueda durar más y ser más intensa. También hay un cambio en los patrones de circulación atmosférica, es decir, llegan pólenes de más lejos con el viento», destaca el especialista. El aumento de la contaminación hace que las alergias sean más graves y el cambio climático en el caso de las alergias respiratorias es un problema grave.

El pesimismo se apodera de los médicos y de los investigadores. «Están aumentado las personas alérgicas y aumentan las alergias que tiene cada persona. Si antes un paciente sólo era alérgica a un polen ahora lo es a varios, está polisensibilizado», detalla el especialista.

La previsión va más allá. «Los alérgicos que lo son sólo al polen ahora también tienen alergias alimentarias, y los que son alérgicos alimentarios tienen alergias más graves que las que tenían antes», afirma el doctor y añade que «en un futuro aumentarán las alergias que tiene cada persona y la gravedad».

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También