Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Investigación

Atención ‘online’ para reducir el dolor abdominal infantil

Las molestias recurrentes afectan a un 10% de niños y adolescentes y, en la mayoría de situaciones, se desconoce la causa

EUROPA PRESS

Whatsapp
El programa busca ayudar a los pequeños y a las familias a comprender mejor la enfermedad. FOTO: G. IMAGES

El programa busca ayudar a los pequeños y a las familias a comprender mejor la enfermedad. FOTO: G. IMAGES

Una nueva intervención psicosocial online desarrollada por un grupo de investigadores del eHealth Lab de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), DARWeb, ayuda a reducir la gravedad y la frecuencia de los episodios de dolor de los niños con dolor abdominal recurrente, y mejora su calidad de vida y la de las familias, según concluye un ensayo clínico realizado por investigadores de la UOC.

El dolor abdominal recurrente afecta al 10% de niños y adolescentes y, en la mayoría de los casos, se desconoce la causa. Los tratamientos más eficaces para los casos en los que no existe una causa orgánica son las intervenciones psicosociales, pero hay pocos servicios que las ofrezcan.

Por ello, estos investigadores, unidos al grupo de investigación PSiNET (Psicología, Salud y Red), adscrito a la misma universidad, han desarrollado el programa DARWeb, primera iniciativa del mundo de este tipo. Así, DARWeb consiste en una intervención en forma de material interactivo escrito y multimedia que se encuentra en Internet y que los usuarios completan «a su ritmo», y que implica en la misma medida a los niños afectados y sus progenitores.

En concreto, el programa busca ayudar a los pequeños y a las familias a comprender mejor la enfermedad y les ofrece mecanismos para mejorar su bienestar. Mediante unidades pensadas para que se trabajen a lo largo de siete semanas, el programa muestra técnicas de relajación y de gestión de pensamientos negativos, así como herramientas para identificar los posibles detonantes del dolor, entre otros.

Los investigadores lo han puesto a prueba en un ensayo clínico con 60 familias con niños y adolescentes afectados de entre 9 y 15 años, cuyos resultados han sido publicados en la revista Journal of Pain Research. De estas familias, 25 recibieron el tratamiento durante el periodo de ensayo, derivadas por sus pediatras, y las 35 restantes, que lo recibieron más tarde, actuaron como grupo de control. La eficacia del tratamiento se evaluó mediante cuestionarios y entrevistas realizadas a los niños y adolescentes y sus familias. En el 28 por ciento de niños y adolescentes del grupo experimental, según la evaluación de los padres, se vio reducida la severidad del dolor; en el grupo de control, el 8,33 por ciento.

«Las diferencias fueron significativas», según detalla el miembro de eHealth Lab, Rubén Nieto. Además, en el grupo experimental se produjo «una reducción significativa de los episodios de dolor, mientras que en el grupo control no», ha añadido. Por otro lado, los cuestionarios también mostraron una mejora de la calidad de vida de los niños y adolescentes y una reducción de la depresión.

Por otra parte, en las entrevistas, algunos menores mencionaron que el programa les había permitido «reducir la frustración derivada del dolor» y que les ayudaba a «seguir con sus vidas con normalidad a pesar del mismo». Las familias destacaron que este tratamiento las había «empoderado» y las había ayudado a «comprender mejor los miedos de sus hijos».

Temas

Comentarios

Lea También