Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fomento reconoce que deberá rescatar a las autopistas de peaje en quiebra

Whatsapp
Fomento reconoce que deberá rescatar  a las autopistas de peaje en quiebra

Fomento reconoce que deberá rescatar a las autopistas de peaje en quiebra

El Gobierno del PP deberá hacer frente a otro rescate. Esta vez no bancario, sino de las ocho autopistas de peaje quebradas. La medida parece haber sido asumida ya por el Ejecutivo como la mejor fórmula para poner fin a un problema que lleva enquistado varios años. Al menos así se desprende de las declaraciones del ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, al asegurar ayer que estas vías «revertirán al Estado y el Estado decidirá cómo gestionarlas». Una operación que podría suponer una inyección de 5.500 millones de dinero público, según cálculos de la patronal de las grandes constructoras Seopan, aunque desde el Ejecutivo rebajan esa factura a 3.400 millones.

La diferencia entre el coste de este rescate se debe al cálculo de la Responsabilidad patrimonial del Estado, es decir, a la obligación del Gobierno de reparar o de responder por el daño causado por el funcionamiento de estas concesiones. Una cuantía que se supone debe ser menor cuanto más tiempo pase desde la adjudicación (se supone que tienen más plazo para explotar las vías). En cualquier caso, ahí es donde las cifras entre Ejecutivo, empresas concesionarios y acreedores discrepan.

No es la primera vez que la posibilidad de un rescate está sobre la mesa. El anterior equipo de Fomento liderado por Ana Pastor ya propuso en 2014 la nacionalización de estas autopistas a cambio de aplicar una quita del 50% y retrasar el pago del resto del pasivo mediante una conversión en un bono a treinta años. Pero la iniciativa no prosperó por la negativa de los acreedores a perder parte de su inversión.

Sin embargo, las circunstancias han cambiado porque el tiempo para encontrar una solución se agota. De hecho, según un acuerdo judicial entre las partes el Estado deberá hacerse cargo de dos radiales de Madrid (R-3 y R-5) antes de julio de 2017. Una decisión acordada ‘in extremis’, ya que en realidad la fecha para que pasasen a manos del Estado era el pasado octubre. En resto de autopistas que están quebradas o en liquidación son las otras dos radiales, la R-2 y la R-4, la Madrid-Toledo, la Ocaña-La Roda, la Cartagena-Vera y la M-12 Eje Aeropuerto, que une la capital con el aeropuerto de Barajas.–

d. valera

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También