Noticias Emergencia sanitaria

La Asociación Médica Mundial apunta a una «oleada permanente»

«Este problema nos acompañará durante mucho tiempo», señala su presidente

JUAN CARLOS BARRENA

Whatsapp
Protesta de personas contrarias a la obligación de llevar mascarilla, ayer en Rotterdam. FOTO: ROBIN VAN LONKHUIJSEN/EFE

Protesta de personas contrarias a la obligación de llevar mascarilla, ayer en Rotterdam. FOTO: ROBIN VAN LONKHUIJSEN/EFE

La Asociación Médica Mundial (AMM) considera que Alemania y otros países afectados por el Covid-19 no están viviendo actualmente una segunda oleada de la epidemia de coronavirus, sino una oleada permanente. En declaraciones a la emisora pública Deutschlandfunk, el presidente de la AMM, el alemán Frank Ulrich Montgomery subrayó que no le gusta el concepto de segunda oleada porque acabará diluyéndose y dará pie a hablar de un tercero, cuarto y hasta quinto repunte de la enfermedad.

«Estamos ante una oleada permanente, y este problema nos acompañará también durante mucho tiempo», destacó ayer Montgomery.

El jefe de la organización independiente fundada en 1948 y que agrupa a colegios médicos de todo el mundo dijo que cualquier aumento mínimo de las infecciones debe ser tomado como una señal de alarma para actuar inmediatamente contra la propagación del virus. Para los especialistas de la AMM, el gran problema del coronavirus es su largo proceso de incubación. También la rapidez de propagación preocupa a la AMM. Que «se transmita de persona a persona vertiginosamente», señaló su presidente, quien subrayó que «tenemos la posibilidad de interrumpir esas cadenas de contagios si nos comportamos de manera sensata».

En cuanto a la gestión hasta ahora exitosa de la epidemia en Alemania, señaló que ha conducido a un «paradoja preventiva». Montgomery dijo que «hasta ahora hemos sido muy buenos en evitar un desbordamiento de las capacidades, y muy buenos en motivar a la población para que secunde las restricciones. Hemos alcanzado un gran logro en la primera oleada del coronavirus que el mundo envidia. Por ese motivo algunos dicen –entre ellos los seguidores de las teorías conspirativas– que aquí no ha pasado nada, que esto no ha sido más que una gripe común».

Sin embargo, advirtió de que no hay que bajar la guardia. «Miren los féretros acumulados en Italia, los contenedores frigoríficos en Nueva York o las fosas comunes en Sao Paulo, entonces sabrán de lo que es capaz la enfermedad», manifestó.

«Idiotas enajenados»

Por ese motivo criticó a los participantes en manifestaciones contra las medidas preventivas como la del pasado fin de semana en Berlín, donde miles de personas renunciaron al uso de mascarillas y a guardar la distancia de seguridad física. «Fue una conjunción de seguidores de teorías conspirativas y de negacionistas de la realidad. De idiotas enajenados. Tienen derecho a manifestarse y a expresar en alto su opinión, pero no es sensato escucharles y secundarlos», agregó el presidente de la AMM, defensor de la aplicación de multas severas a quienes atenten contra las normas.

También el virólogo alemán Hendrick Streeck considera que no se está produciendo ni se va a producir una segunda oleada de infecciones de coronavirus en Alemania. «Lo cierto es que ‘segunda ola’ no es un término epidemiológico, sino que surgió durante la gripe española hace un siglo que, tras una primera oleada de contagios resurgió en otoño con mayor fuerza aún», señaló el científico de Bonn en declaraciones al portal T-online. «Por ese motivo encuentro más adecuado el término ‘oleada permanente’. Las infecciones no van a desaparecer y debemos aprender en cambio a integrar el virus en nuestra vida diaria», agregó el experto.

Por otro lado, la Sociedad Hospitalaria Alemana considera que las clínicas y hospitales del país se encuentran bien preparados para afrontar una nueva oleada de contagios de Covid-19. «Disponemos de un elevado número de camas de cuidados intensivos y salas de aislamiento libres. También las reservas de ropa de aislamiento para el personal médico son mucho mayores que al comenzar el año», destacó el jefe de la sociedad, Georg Baum, en el diario Rheinischen Post.

El estado federado de Renania del Norte-Westfalia multará con 150 euros a quienes no lleven la mascarilla en los transportes públicos. «Se han acabado las discusiones con los que no llevan mascarilla, el que no la lleve puesta será expulsado en la siguiente parada y tendrá que pagar la multa», afirmó el ministro de Transportes de dicha región, Hendrik Wüst, en declaraciones al mencionado rotativo.

Temas

Comentarios

Lea También