Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La preocupación por la corrupción se dispara como pesadilla nacional

El último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) detecta una escalada de siete puntos y medio en esta inquietud, la tercera más pronunciada de la historia

Ramón Gorriarán

Whatsapp
El ya expresidente murciano Pedro Antonio Sánchez (2d), a su salida de la sede del PP en Murcia. Foto: m. guillén

El ya expresidente murciano Pedro Antonio Sánchez (2d), a su salida de la sede del PP en Murcia. Foto: m. guillén

La preocupación por la corrupción se ha consolidado entre las pesadillas nacionales. El último sondeo del CIS constata que el 44,8% de los consultados considera que se trata del principal problema del país, un aumento de siete puntos y medio respecto al mes anterior. Se trata de la tercera mayor subida en la historia, solo superada por las conmociones que supusieron en su momento la publicación de los papeles de Bárcenas en 2013 y el descubrimiento de la trama Púnica en 2014.

En esta ocasión no ha habido un caso en particular, pero ha coincidido que en febrero se conocieron las sentencias del ‘caso Nóos’, la de las ‘tarjetas black’, la de la rama Gürtel en Fitur, el propio juicio en la Audiencia Nacional de la trama corrupta vinculada al PP y la imputación del ya expresidente de Murcia por el ‘caso Auditorio’. El estudio se hizo a continuación, entre el 1 y 10 de marzo. Tal acumulación de casos quince días de febrero supuso un cóctel de difícil digestión para una ciudadanía que había empezado a acostumbrarse a convivir sin aspavientos con los casos de corrupción, según recogen esos mismos estudios del CIS, en los que la corrupción durante el último año y medio había retrocedido entre las inquietudes nacionales.

Pero las condenas de cárcel para Iñaki Urdangarin, Rodrigo Rato, Miguel Blesa, Francisco Correa, Pablo Crespo, Alvaro Pérez ‘el Bigotes’, la presencia en el banquillo de los acusados de Luis Bárcenas, y la divulgación de las actividades del ya expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez sacaron a los ciudadanos de esa progresiva indiferencia.

Con todo, no ha sido una sacudida como la que provocaron la publicación de los papeles de Bárcenas el 31 de octubre de 2013, que motivó una escalada de 22 puntos de la preocupación por la corrupción. En el sondeo del CIS de enero de aquel año apenas el 17,7% consideraba a esta lacra el principal problema, en el siguiente lo decía el 40%.


Diferente sensibilidad
La redada con 30 detenidos, entre ellos el exnúmero dos del PP de Madrid Francisco Granados, de la trama Púnica, una red corrupta que contrataba con numerosas administraciones municipales y autonómicas, también causó conmoción.

La ya alta preocupación por estos casos, el 42,3% que consideraba en octubre de 2014 que eran el mayor problema pasó al 63,8% al mes siguiente, un salto de 20 puntos y medio. La tercera escalada más pronunciada fue la conocida ayer en la encuesta del CIS de marzo.

La preocupación por este fenómeno, sin embargo, no es un sentimiento uniforme entre la población; los votantes de los partidos más jóvenes se muestran más sensibilizados mientras que los de los tradicionales se lo toman con más tranquilidad.

Para los seguidores del PP, el 37,1% dice que es el mayor problema nacional y lo mismo dice el 43,8% de los simpatizantes socialistas; índices que suben al 54,1 y 53% entre los votantes de Podemos y Ciudadanos.

Del mismo modo, los jóvenes son más permisivos, para el 37,3% de la franja entre 18 y 24 años es el gran problema de España, porcentajes que suben al 47 y 53 entre los de 45 a 54 y de 55 a 64. También los hombres, el 49,1%, se muestran más preocupados que las mujeres, el 40,6%.

Temas

  • PANORAMA

Lea También