Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Rajoy se aferra a la lluvia para que caiga el precio de la electricidad

Admite que no va a llevar a cabo ninguna acción, pese a que afecta a la ciudadanía y a la competitividad empresarial

Agencias

Whatsapp
El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, junto al periodista Carlos Alsina de Onda Cero. FOTO: DIEGO CRESPO/EFE

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, junto al periodista Carlos Alsina de Onda Cero. FOTO: DIEGO CRESPO/EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, admitió ayer que el Ejecutivo no tiene intención de llevar a cabo ninguna medida de calado para evitar que se dispare el precio de la electricidad, como ha ocurrido en las tres últimas semanas. Y espera que la tormenta perfecta que ha afectado al sistema, y que tendrá su repercusión en la próxima factura, comience a mejorar con las lluvias que se esperan a partir de hoy viernes, cuando el coste de generación bajará un 13%, hasta los 76 euros/Mwh.

Rajoy recordó que a España le está afectando la «situación compleja» de las centrales nucleares en Francia, así como la falta de agua, para impulsar la producción de las plantas hidroeléctricas. El presidente del Gobierno admitió que se trata de un asunto «preocupante» que afecta «al bolsillo de los españoles y a la competitividad de las empresas», aunque afirmó que el Ejecutivo ha congelado los peajes eléctricos (la parte fija que condiciona un 65% del recibo) en los dos últimos años.

En ese mismo sentido se pronunció el ministro de Energía, Alvaro Nadal, durante su intervención en el Congreso. Nadal insistió en su previsión de que la factura pueda subir unos 100 euros este año, a tenor de cómo se está comportando el mercado mayorista (pool) en este inicio de 2017.

También justificó este cálculo por las previsiones de los futuros –el sistema que estima cuál puede ser la evolución de los costes a medio plazo–. Y admitió que los precios que se pagaron el año pasado «son irrepetibles», por condiciones «excepcionales» como el bajo precio del petróleo y las abundantes lluvias. El ministro explicó que al igual que la factura habría bajado hasta 100 euros en 2016 con respecto a los costes de 2015, ahora sucederá lo contrario.

Nadal explicó que los ciudadanos están pagando ahora las consecuencias de las «decisiones políticas» tomadas en etapas anteriores, como cuando se retribuían las energías renovables con primas de hasta 7.000 millones. Y sostuvo que la intervención de las centrales térmicas, que son más caras en el mercado diario, es necesaria para garantizar el suministro del sistema, porque no se puede depender sólo de renovables para cubrir toda la demanda del sistema.


La tarifa regulada, mejor
En cuanto a la parte variable de la factura –el pool determina el 35% del recibo–, el ministro de Energía se mostró contrario a modificar el sistema marginalista de formación de precios, porque es el que se encuentra vigente en toda Europa. También indicó que con este método la electricidad ha bajado un 30%.

De hecho, Nadal defendió las bondades de la tarifa regulada (PVPC) frente a las del mercado libre. «El precio regulado es variable, pero a largo plazo siempre es más barato», aseguró. Además, explicó que «ninguna compañía llama a tu puerta para que te pases del libre al regulado, y por algo será».

Tampoco es partidario de realizar una auditoría eléctrica, como le exigieron los representantes de algunos grupos de la oposición, porque con la reforma del sistema «ya se hizo» y se consiguió ahorrar 7.000 millones de euros. Ni tampoco tiene en su mente bajar los impuestos que se aplican en la factura, como el IVA (aunque admitió que «deberá cambiar su diseño») porque se establecen de forma armonizada en toda la Unión Europea.

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También