Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Cabestros, cernícalos y cenutrios

Triste papel el que nos está tocando oír a la mayoría de los españoles que vivimos en Catalunya
Whatsapp

Alex Grijelmo, reconocido especialista del lenguaje autor de La gramática descomplicada ha comentado: «Yo desconfío de los políticos que le dan patadas al lenguaje». Cuando se abre un periodo electoral la ciudadanía debe estar dispuesta a escuchar de todo en boca algunos políticos, desde la famosa anécdota de aquel candidato a diputado que exclamó:

- Y si nos votáis... yo os prometo que haremos ese puente que tanto necesitáis en este pueblo.

- Pero, señor, si en este pueblo no hay río...

- ¡Pues haremos un río!

Algunas cosas como ésta se han oído en la reciente campaña electoral, lo que nos espera para la próxima y las diferidas como ese delegado de gobierno de Andalucía que ha comentado lo siguiente: «Yo no quiero que en Andalucía mande un partido que se llama Ciutadans, que tiene un presidente que se llama Albert». Y añadió: «Con todo el respeto, a mí no me gusta que en Andalucía se mande desde fuera». Es decir, ¿los catalanes son de fuera, no son españoles? Sin darse cuenta que millones de catalanes que se sienten españoles vemos asombrados estas exclamaciones, quizás debería leer este ‘prohombre político’ a Vázquez Montalbán cuando escribe: «nuestra educación sentimental puede ser la búsqueda de un punto de referencia para poder empezar a comprender el por qué no comprendemos nada o casi nada de la espléndida confusión que nos envuelve» (En su American way of life).

Debe reconocerse que los españoles que viven en Cataluña se le habrán hecho los ojos chiribitas al ver como se contagia el nacionalismo excluyente y xenófobo similar a aquella exclamación de la muy ilustrísima esposa del muy exhonorable expresidente Pujol que dijo esta perla: que le molestaba mucho que un andaluz que tiene el nombre en castellano presidiera la Generalidad.

El ser humano es un ser gregario, social y en ocasiones, como ha señalado el catedrático de ética Aurelio Arteta en su libro Tantos tontos tópicos, el ser humano no resiste una tendencia de la humanidad, la de sumarnos a la mayoría, de no quedarnos solos y pensar por cuenta propia y por ello es mucho más cómodo caer en el tópico, no somos capaces de prescindir de ellos pues exige ponerse a pensar lo que quizá no hemos pensado nunca, porque en ese mismo vacío se asienta buena parte de nuestras convicciones,

Quizás para algunos el título del artículo pueda parecer extraño, lo explicamos, creemos que hay algunos políticos, desafortunadamente en los últimos tiempos, más de los debidos que actúan como cabestros, otros como cernícalos, y algotros como cenutrios. Un cabestro es según el diccionario de la RAE «Buey manso que suele llevar cencerro y sirve de guía en las toradas», es decir el político teóricamente podría considerarse un guía, es aquel que desea ser el líder de un grupo para llevarlos a un buen fin. Pero también tiene otro significado la palabra cual es según el diccionario libre de Wikipedia: «Persona torpe y que se deja influir demasiado fácilmente por los demás».

Cernícalo la RAE da como primera acepción la de «Ave de rapiña, común en España, de unos cuatro decímetros de largo, con cabeza abultada, pico y uñas negros y fuertes, y plumaje rojizo más oscuro por la espalda que por el pecho y manchado de negro». Y como segunda acepción la de: «Hombre ignorante y rudo».

Y cenutrio según la RAE: «cenutrio.1. m. Hombre lerdo, zoquete, estúpido». Viendo lo visto y para que las feministas tampoco se sientan excluidas, pues algunas señoras políticas déjalas correr con algunas de sus expresiones. Ya se sabe que el lenguaje de la RAE, para no caer en lo de ‘jóvenes y jóvenas’ habla de jóvenes pero están incluidas las jóvenes. Por supuesto. Por ello que no se sientan excluidas algunas damas de la política que también le echan gasolina al fuego de la xenofobia, la exclusión y la estulticia.

Triste papel el que nos está tocando oír a la mayoría de los españoles que vivimos en Cataluña, además de la de este sujeto algunas otras dadas como las exquisiteces de Carlos Floriano y algunas camaradas de su cuerda con su caricatura de ‘Siudatans’ o ‘Chiutatans’. O Fátima Báñez cuando decía aquello de Juanma Moreno es un malagueño, que nació en Barcelona, ‘pero’ es una persona afable, sencilla, ¡vamos que es la excepción!, lo que más extraña es que el PP desde el minuto siguiente no haya dimitido ipso facto al momento, a estas personas quizás saque algún voto en Andalucía, pero lo que es el resto de España creemos que con sujetos así en el PP sinceramente no necesita enemigos.

Bastante tenemos que aguantar los que nos sentimos españoles en Cataluña de los nacionalista xenófobos catalanes que, día sí, día no, nos dan perlas maravillosas de exclusión para que encima tengamos que sufrir las memeces de otros que quizás repiten los mismos argumentos desde enfrente.

¿Habrá algún día en que las campañas electorales y los programas de los partidos políticos se presenten desde: metas, objetivos, finalidades, cosas concretas a hacer, para poder ser evaluadas, cuantificadas y valoradas? sin caer en el tópico de «Una, Grande y Libre» o «cuando seamos independientes esto será el Edén (Dar Alsalam: lugar donde reina la perfección y en donde no existe ni defecto ni falla alguna) en donde correrán por sus calles, ríos de leche y miel en donde todo el mundo podrá beber hasta hartarse y descansar en praderas maravillosas donde la música celestial se oirá triunfante».

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También