Más de Opinión

Opinión Editorial

Cuando Tarragona es Santiago

Una amiga, Marisa Lanca, me hacer ver que en el nombre Tarragona se encuentra, encapsulada, la palabra Aragón. Nunca me había parado a descubrirlo 

ÁNGEL PÉREZ GIMÉNEZ

Whatsapp
ÁNGEL PÉREZ GIMÉNEZ

ÁNGEL PÉREZ GIMÉNEZ

¡Hola vecinos! Leo por la página 203: «Han salido de la AP-2 para repostar en una gasolinera de Albí, a mitad de camino entre las localidades de Borjas Blancas y Montblanc. Fina saca el diario de su padre en cuanto se apea del Volvo. ¿Dónde estamos? -pregunta-. En Bembibre, provincia de León -responde Dorita-, a mitad de camino entre Astorga y Ponferrada».

¿Es Albí o es Bembibre? Es… una insólita aventura. Con ella, el escritor pumaño Joaquín Berges ocupa el segundo puesto en los libros de ficción más vendidos en Aragón en las últimas semanas. Peregrinas (Tusquets), se titula. 

Las peregrinas son tres -Dorita, Fina y Carmen, octogenarias escapadas de la residencia- y un caballero andante que no duda en esgrimir pistola si se tercia. Metidos todos en un viejo Volvo 850, se van a hacer el Camino de Santiago. En dirección contraria, eso sí. Enfilan el morro del Volvo azul hacia el Mediterráneo, hacia Tarragona.
En La Seo de Zaragoza, ven la catedral de Burgos. Fraga es Carrión de los Condes. Lérida se convierte en León. En Albí comen botifarra amb mongetes como si fuera botillo del Bierzo.Se detienen en San Miguel de las Dueñas, pero es el monasterio de Poblet. En Montblanc encuentran Ponferrada.   Comienzan a aparecer banderas esteladas y deciden que se trata de la bandera oficial de la provincia de Lugo. Vallmoll  se les antoja O Pedrouzo. Y entran, al fin, en Santiago de Compostela. Tarragona. En la presunta plaza del Obradoiro se levanta un airoso castell de seres humanos perfectamente ataviados de colla castellera.   ¿Es normal? Pues sí, ¿por qué no va a ser? Todo es muy normal. 

En La Seu de Tarragona hay una capilla lateral a la derecha del altar mayor, dedicada a Sant Oleguer, obispo de la diócesis en el siglo XI. 

Si os seduce la idea de una peregrinación al revés, hacia Tarragona, ahí está ‘Peregrinas’ el libro de un puma, otro vecino como el que suscribe esta carta. Un viaje surrealista, como la vida 

Definitivamente, para Dorita, Fina, Carmen y Julio, Sant Oleguer pasa a convertirse en Santiago el Mayor, apóstol. No se hable más.  Han llegado a la meta. 

Pero les falta un ritual. Sentados en la playa de la Arrabasada, deciden que -ya que están ahí- hay que llegar a Finisterre.  ¿Para dónde queda eso? En el Delta del Ebro. Allí se encuentra el faro del Fangar, lo más parecido al faro del fin del mundo. Bonito, bonito. Y van.   

Una amiga, Marisa Lanca, me hacer ver que en el nombre Tarragona se encuentra, encapsulada, la palabra Aragón. Nunca me había parado a descubrirlo.  Y me gusta, como vecino vuestro que soy. Si os seduce la idea de una peregrinación al revés, hacia Tarragona, ahí está Peregrinas el libro de un puma, otro vecino como el que suscribe esta carta. Un viaje surrealista, como la vida. No llega a veinte euros.

Temas

  • Cartas de un puma

Comentarios

Lea También