Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Empleo, sin triunfalismo

La creación de empleo neto se ha logrado a base de ingentes sacrificios que no permiten airear la buena noticia con triunfalismo
Whatsapp

Por primera vez desde el inicio de la crisis, España crea empleo. También es la primera vez desde 2007 que aumenta la afiliación a la Seguridad Social. Son datos sin duda positivos que hacen cerrar el año con balance incluso mejor que al anterior año 2013. Y es que se trata del segundo año desde el inicio de la crisis en 2007 en que desciende el número de parados, pero este es el primero en que se crea empleo neto, al aumentar la afiliación a la Seguridad Social. En total, el año 2014 cierra con 4.447.711 parados, 253.627 menos que el año pasado. Las cifras son igualmente positivas por lo que se refiere a la provincia de Tarragona donde el descenso de las cifras del paro ha sido del 4,48% con respecto al 2013. Estas buenas noticias no deben ocultar, sin embargo, que España tiene todavía casi cuatro millones y medio de parados, una cifra insoportable por lo que conlleva de drama social y familiar. Como tampoco puede obviarse que la mayoría del nuevo empleo es de condiciones muy precarias, temporal y de baja calidad, pero indudablemente es mejor que no tener ninguno. Del mismo modo, las medallas que se ha apresurado a colgarse el Gobierno deberían tener en cuenta que el vuelco en la tendencia derrotista del mercado de trabajo se ha logrado con ingentes sacrificios que han provocado la caída del poder adquisitivo, el recorte de pagas a los empleados públicos y la devaluación salarial. Aquellos tiempos de opulencia no volverán, por tanto, buen regalo de Reyes.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También