Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion Editorial

Las repeticiones electorales sin límites

Cuatro elecciones en cuatro años es una cifra para preocuparse. Y lo peor puede estar por llegar. Ninguna encuesta aleja el temor de que los nuevos comicios del 10-N vayan a resolver el bloqueo.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Pedro Sánchez en la ejecutiva del PSOE. EFE

Pedro Sánchez en la ejecutiva del PSOE. EFE

Los padres de la Constitución del 78 no podían imaginar ni por asomo que llegarían a convocarse cuatro elecciones generales en España en cuatro años. A comicio por año. El bipartidismo consagraba una alternancia en el poder sin resquicios a un posible bloqueo en la gobernación. A lo sumo, si no se alcanzaba la mayoría absoluta, el gobierno de turno tenía que ceder algunas concesiones a los partidos minoritarios y aquí paz y después gloria. La ruptura del bipartidismo perfecto ha modificado la ecuación. Cuatro elecciones en cuatro años es una cifra para preocuparse. Y lo peor puede estar por llegar. Ninguna encuesta aleja el temor de que los nuevos comicios del 10-N vayan a resolver el bloqueo. Las modificaciones previsibles en los resultados de la nueva consulta no anuncian el alumbramiento de una situación que garantice el desbloqueo. Podemos quedar como estamos ahora, con lo que el anticipo electoral no es ninguna solución garantizada. Se dirá que no se atreverán a convocar unas quintas elecciones anticipadas consecutivas. También se decía que no se atreverían a convocar las cuartas y ya las tenemos a la vista. Así las cosas el vértigo ha empezado a apoderarse de algunos partidos. El debate sobre la reforma de la Constitución que sería necesaria para evitar nuevos bloqueos está servido pero no con el beneplácito de Ciudadanos y Podemos, y por supuesto tampoco de los partidos nacionalistas que verían cercenada su capacidad de influencia. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha hablado de una «herramienta para evitar que una minoría pueda imponer un bloqueo». Casado apuesta por emular el sistema griego donde la cámara reserva un plus de 50 escaños al partido más votado. Cualquier cambio necesita la reforma del artículo 99 de la Constitución que requiere del acuerdo de al menos 210 diputados y 159 senadores, convocar elecciones y volver a ratificar el acuerdo con idéntica mayoría. Todo ello en un ambiente deseoso de que se abra el melón para atacar otros asuntos no menos espinosos.

Temas

Comentarios

Lea También