Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Los pilones de Tarragona

Whatsapp

Seguramente están puestos con buena intención: la de evitar que se aparquen coches indebidamente, pero, ¿se han dado cuenta de que Tarragona está inundada de pilones?

Nombraré alguna calle que ha quedado totalmente destrozada a causa de la gran cantidad de estos ‘simpáticos’ palos metálicos que hacen las ‘delicias’ de viandantes y conductores. Las calles Roger de Llúria, Adrià, Girona, Gobernador González, Reding, Cervantes y Fortuny son sólo una muestra de la dificultad que son para peatones. Además de ser estrechas y tener acera en ambos lados, van y les colocan pilones. La calle Cós del Bou cuenta también con grandes jardineras (casi sin plantas) que más bien estorban que decoran.

Delante de mí, en el Portal del Roser, una señora de edad avanzada tropezó con el pilón que hay en medio de la calle y cayó de cara al suelo. Tuvo que llamar a un taxi para poder ir a su casa. Estaba oscuro y no se percató de ello. Ahora me entero de que los bomberos no pudieron acceder a sofocar el incendio de un restaurante en la plaza de la Font por culpa de un pilón (¿no deberían tener los bomberos el mando de entrada?), menos mal que lograron acceder a través de la calle Portalet. Todo son obstáculos.

No sé si estaremos hermanados con la ciudad de Cartagena, pero tienen todo el centro histórico sin aceras y sin pilones. Con un bonito mármol algunas calles y otras con adoquines planos de muy fácil andar. Por algunas pasan coches, pero no se paran, y si lo hacen unos segundos, como no hay pilones, pueden hacerlo sin molestar a nadie. Claro que también he visto mucha vigilancia.

Y no quiero olvidarme de la calle Cavallers, tan concurrida y tan incómoda de pasear, ya que tiene aceras en ambos lados (de distinto ancho) y si pretendes caminar por el centro de la calle, acabas con dolor de pies ya que el empedrado es más propio de caballos que de personas. Hagan una encuesta y verán qué respuestas obtienen..

No pretendo incordiar, sólo digo que nos incomodan los dichosos pilones, a parte del gasto que debe representar para las arcas municipales su reposición.

M.ª Elisa Aragonés Domènech

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También