Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los que fuimos a EGB

Maribel Millan

Whatsapp

La nostalgia es un síntoma inequívoco de que una se hace mayor. Y con este tiempo ya plenamente otoñal y el cambio de hora a la vuelta de la esquina, algo de melancolía se hace casi indispensable. Más cuando hace dos días fue 21 de octubre de 2015. Ahora ya a nadie se le escapa que es la fecha en que Marty Mcfly viajaba al futuro en un DeLorean volador en ‘Regreso al futuro II’, después de que medios y memes lo hayan recordado hasta la saciedad.

Muchos se han dedicado a comparar la película con la realidad, para detallar en qué acertó y en qué no esta mítica saga de los años ochenta, que planteaba un futuro mucho menos oscuro que otros clásicos de la ciencia ficción, como ‘Blade Runner’. A mí, en cambio, me ha dado por recordar qué hacía yo cuando se estrenó la película.

Los que fuimos a la EGB en una escuela de pueblo jugábamos en la calle. Algún coche pasaba, pero lo justo para molestar nuestras idas y venidas construyendo cabañas, volando en bicicleta o emulando a la resistencia de ‘V’. Para quedar con los amigos, les llamabas a casa. Y si no podías hablar con ellos inmediatamente, no pasaba nada, porque ya te los encontrarías más tarde. Y en el cine del pueblo, los domingos por la tarde ponían sesión doble.

Muchos de los que pasábamos las tardes de los festivos frente a la gran pantalla, ahora treintañeros largos o cuarentones, nos volveremos a ver pronto en un cine (esta vez en 3D) para disfrutar como niños de la nueva entrega de la Guerra de las Galaxias. Que la fuerza nos acompañe.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También