Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Mesi, a la cárcel?

Durante dos ejercicios, a Messi la declaración de la renta le salió negativa

José Daniel Vila Robert

Whatsapp

Leo Messi, condenado a 21 meses de cárcel por fraude fiscal. Pero, realmente, ¿ingresará en la cárcel? Lo primero que conviene poner de manifiesto es que la sentencia no implica el ingreso en prisión, pero ha dejado por los suelos el principal argumento de la defensa del jugador argentino, llevada a cabo por el abogado Enrique Bacigalupo, quién declaró durante el juicio en cuestión que el delantero azulgrana desconocía el enmarañado entramado creado al efecto, para evadir el pago de impuestos por los derechos de imagen correspondientes a los ejercicios de 2007, 2008 y 2009.

La sentencia concreta, establece para el delantero Messi, siete meses de cárcel por cada delito y una multa de 2,1 millones de euros. Para el padre del futbolista, la condena es la misma de siete meses por cada uno de los tres delitos y pero establece una multa de 1,5 millones de euros.

La condena prácticamente ha coincidido con la petición de la Abogacía del Estado, quién solicitó una pena de 22 meses y 15 días de cárcel. La Fiscalía de Delitos Económicos de Barcelona, curiosamente, centró su acusación únicamente en el padre del delantero, para el que pidió 18 meses de cárcel.

Cabe preguntarse sobre si el futbolista Messi era responsable del entramado diseñado para defraudar a Hacienda. Los abogados defensores siempre han dicho que el jugador no estaba al corriente del asunto de sus derechos de imagen.

Lo de que el jugador solo jugaba al fútbol y sabía meter goles constituye, en mi opinión, una afirmación ridícula, pero la Audiencia de Barcelona ha sido rigurosa: «El desconocimiento evitable, derivado de la indiferencia, no es un error, y no puede provocar una descarga de la responsabilidad», según la literalidad de la sentencia.

A mayor abundamiento, el delantero observó como en dos ejercicios su declaración sobre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) salía negativa.

En 2007, se le devolvieron 808,05 euros y en 2009, la devolución ascendió a 7.210,86 euros. Obviamente, el desconocimiento en materia tributaria, no le exime de comprender lo desproporcionado de que, a pesar de lo astronómico de la cifra de los ingresos percibidos, las declaraciones le salieran con cuota devolver.

En mi opinión y con muy buen criterio, la Audiencia concluye que el delantero del Barça cayó en una «ignorancia deliberada», toda vez que la información para evitar el fraude tributario ante Hacienda «estaba a su alcance por medios fiables, rápidos y ordinarios». Habrá que esperar ahora a ver lo que dice el TS.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También