Muertes por Covid-19

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

El País Vasco ha sido la primera comunidad en establecer restricciones ante el nuevo repunte de casos de coronavirus. Precisamente hace unos días hablaba con un miembro del ejecutivo vasco sobre la política que han llevado a cabo las diferentes autonomías a la hora de afrontar la lucha contra la Covid-19 y me admitía que allí habían sido especialmente rigurosos, por lo que han recibido muchas críticas de una parte de la sociedad, aunque no se arrepentía lo más mínimo, «pues se trataba de salvar vidas». También me decía que algún día se harían públicas las cifras de fallecimientos y que habría que estudiarlas. Pues ya han salido y, efectivamente, ponen a cada uno en su lugar. La mortalidad en 2020, el año de la pandemia, creció en Madrid mucho más que en cualquier otra parte de España. De hecho, en esa comunidad se disparó un 41,31% con respecto al año anterior, muy por encima de Castilla-La Mancha (32,71%) y Castilla y León (26,04%), segunda y tercera, respectivamente, en este macabro ranking. Catalunya subió un 23,61% y el País Vasco, un 12,45%. Si nos ceñimos solo a las muertes en las que la Covid-19 ha sido identificada, también las dos Castillas y Madrid doblan a sus inmediatos seguidores, estando Catalunya en la franja media y el País Vasco, muy debajo de la media. He vuelto a hablar con el dirigente vasco y me ha dicho que toman las nuevas medidas por responsabilidad, aunque es consciente de que les puede pasar factura en las urnas. Me ha tranquilizado saber que aún quedan políticos que anteponen la vida y el bienestar de la gente a las elecciones. Lástima que no todo el mundo lo agradezca. Así somos.

Temas

Comentarios

Lea También