Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Totes les cartes del dia

Whatsapp

Les vendes de fum dels polítics de casa nostra

Pel que sembla alguns dels nostres polítics no viuen en el món real en què tots vivim, aquest món ple de números vermells, hipoteques, sanitat, impostos, benzina, el tallat dels matins, la cerveseta de la tarda, els problemes de la vida diària. Ells es creuen que viuen en el seu món de Yupi sense casta, un món tancat, blindat, amb un estatus de vida privilegiat.

Aquesta gent senzillament han adoptat una estratègia senzilla: nosaltres a la nostra, a gaudir del poder i el poble, quan ja crida massa, li llancem les hienes i ara toca vendre fum.

Avui parlem del pàrquing del passeig de Sant Antoni, de farts de soroll a la Part Alta, demà la mobilitat de la Part Alta, demà passat el de prohibir fumar, seguim amb el POUM, després el patrimoni de la humanitat i ara ja toca els Jocs del Mediterrani Tarragona 2017, que fan venir ganes de vomitar, o qualsevol punyeta més; el cas és donar carnassa al ciutadà per provocar discussions entre veïns, comerciants i restauradors Tant se val del que discutim, el cas és tenir-nos entretinguts i que els deixem manipular al seu gust! I no ens enganyem: a aquest joc juguen tots ells, principalment els polítics sense casta política ni carrera política, i el més gros és que alguns ni el graduat escolar: primer jo, després jo i després nosaltres.

Jordi Ferré i Fibla

(Tarragona)

Los Juegos de 2018

Dicen que no hay mal que por bien no venga, y esto puede suceder en Tarragona con los Juegos del Mediterráneo. Visto que nada se puede hacer para que se celebren en 2017 como estaba proyectado, hay que aceptar el reto para 2018.

Si no lo he entendido mal, una de las causas de que así ocurra es debido a la inestabilidad de gobierno que hemos tenido hasta ahora, no sé si alguien sabe por culpa de quién. El caso es que si nuestra vista se pone en 2018, todo puede ir mucho mejor.

Tal como me va viniendo a la mente, tendremos la pasarela al Milagro terminada y el paseo marítimo nuevo, todo gracias al Port de Tarragona. Si ponemos nuestras ganas, también podremos tener lista la hermosa terraza del Palau de Congressos, con pérgolas, plantas trepadoras y bancos, quizás una fuente y algo de juego infantil. Muchos sueñan con este entorno.

La calle Pons d’Icart a un solo nivel para mejorar el paso de coches y viandantes.

El Mercat estará aposentado en su lugar y los marchantes que ocupan la Rambla ya estarán en su sitio de siempre: en Corsini (gracias a Dios).

El Banco de España lucirá de una vez por todas, con sus salas de exposición, centro de interpretación turística, información y turismo, cafetería restaurante y centro cívico, zona informática, lectura, entre otras muchas cosas que se pueden hacer, porque personas que aportan buenas ideas no faltan. Solo hay que tener ganas de hacerlo porque ya hemos visto que dinero para según qué cosas hay.

Quizás estemos a tiempo de recuperar la Ciutat de Repòs i de Vacances, aunque esté en manos privadas con alguna concesión pública. Si está bajo el protectorado de la Generalitat, también se le podría pedir que diera algún paso para demostrar que Tarragona forma parte de Catalunya y desviar algún fondo hacia aquí, en lugar de hacía allí. (Aquí hay libertad de pensamiento).

En fin, pongámonos manos a la obra y vayamos directos a quienes puedan y deban hacer lo que sea para que los Juegos de 2018 funcionen como han funcionado en otras ciudades anteriores. No podemos ser los últimos en todo.

M. Elisa Aragonés Domènech

(Tarragona)

Para que vuelvan los toros

La sentencia del Tribunal Constitucional, que establece que el Parlamento de Cataluña no tiene competencia para establecer la prohibición contra la celebración de corridas de toros, actualmente vigente, no será de fácil aplicación. La Generalitat no tiene predisposición alguna y el Ayuntamiento de Barcelona ya se ha pronunciado en contra de obedecerla.

Veremos cuánto tiempo se necesita para que los toros regresen a Cataluña, pero se ha dado un paso y con él se ha ganado terreno en la normalización legal e institucional.

Pedro García

(Sant Feliu de Guíxols)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También