Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Un duro correctivo para Grecia

Aparte de llenar plazas, tendrán que convencer a los griegos de que hay que apretarse el cinturón
Whatsapp

Grecia ha recibido un duro correctivo por parte de sus socios de la Unión Europea, tanto de la Comisión como del Eurogrupo (ministros de Economía y Finanzas de los 18 países de la zona euro) liderados como siempre por Alemania. Es la demostración palpable de que el programa populista de Syriza -el Podemos griego-no puede aplicarse.

Y es fácil entenderlo. Grecia necesita unos 20.000 millones de euros en los próximos meses para poder pagar las nóminas, las pensiones, el funcionamiento del Estado, el Ejército, etc. No tiene dinero y debe más de 350.000 millones a sus socios europeos, lo que representa en 180 por ciento de su producto interior bruto (PIB). Ninguno de los prestamistas a Grecia quiere dar quitas ni regalar lo que es suyo, aunque les gustaría llegar a un acuerdo con Grecia. Es más, se le ha exigido a Grecia que cumpla sus compromisos adquiridos cuando asumió la deuda, con independencia de quien esté en el gobierno. Si a Grecia fue ayudada por los países de la UE y el Banco Central Europeo (BCE) en unas condiciones, y a pesar de ello no bajó substancialmente su nivel de corrupción interna, su despilfarro público, y su mal gobierno la Unión Europea no tiene por qué regalar el dinero a Grecia simplemente porque gobiernan otros elegidos democráticamente por el pueblo heleno. Pero también, dicen los países del eurogrupo, ellos hna sido elegidos democráticamente.

Los descorbatados de Syriza no han convencido a sus socios europeos y han pedido por favor que se les deje cumplir al menos una parte de su programa de promesas hechas durante la pasada campaña electoral. Europa ha dicho a Grecia que prometieron lo que no podían dar. Se prometió mejorar las pensiones, poner un salario mínimo, mejorar prácticamente todas las prestaciones sociales, desde la sanidad hasta la educación, el paro, las pensiones y un largo etcétera, diciendo al mismo tiempo que enseñarían los dientes en Bruselas, y que no reconocían a la Troika y tampoco subirían impuestos. Además, lo primero que hizo Alexis Tsipras, presidente del Gobierrno, fue recibir a los embajadores de Rusia y China, como para sacar pecho a Europa. Es la cuadratura del círculo.

Los países europeos, al principio, escucharon las pretensiones de los nuevos gobernantes griegos. Siempre hay curiosidad en Bruselas para conocer lo nuevo para ver si aportan algo con que mejorar las pesadas estructuras comunitarias. ¿Habrá llegado un aire fresco y desafiante de la vieja Atenas? Luego resultó que los griegos querían seguir cobrando pagando los demás y sin asegurar cómo pagarían lo que deben, con políticas expansionistas en el gasto que no podían hacer más que incrementar el déficit y la deuda.

No estamos en las guerras del Peloponeso, ni en las épocas brillantes de Esparta y Atenas, sino que la realidad es bien distinta. Cuando estás endeudado hasta el cuello, necesitas urgentemente dinero para pagar el salario a tu gente, y al mismo tiempo irritas a tus acreedores y prometes a tu pueblo que el dinero llegará en abundancia en forma de pensiones, salarios, inversiones, etc., hay que ser un poco irresponsable. ¿Por qué no se van de la Unión Europea? No pueden, están enganchados, lo mismo que al euro, no pueden abandonar la moneda. Tampoco pueden pedir ayuda a terceros, como a Rusia, China, Irán, Venezuela, Cuba y otros, pues todos están medio arruinados o arruinados del todo a causa de la fuerte bajada de los precios del petróleo. No por ir sin corbata y pelo en pecho se asustan los cucos financieros alemanes, franceses y europeos en general.

En Bruselas se esperaba que los chicos de Syriza, los Tsipras y Varoufakjs, sacaran un conejo de la chistera o alguna fórmula económica magistral, y no lo han hecho, sino que han dicho que quieren más dinero y aplazar el pago de la deuda o llegar a una “quita” de la misma. Como los alemanes y los demás socios del Eurogrupo saben sumar, restar y sacar tantos por ciento, han visto que con el programa del gobierno griego no solo no funcionará la economía helena, sino que no podrán pagar la deuda o la pagarán, nunca mejor dicho, “ad calendas grecas”, es decir a tiempo indefinido. Ahora, aparte de llenar plazas, tendrán que convencer a los ciudadanos griegos que habrá que seguir apretándose el cinturón, pues si no el país no podrá prosperar. Lo dirán a su manera, pero no les queda otro remedio. El resentimiento hacia Europa seguirá siendo fuerte, pero quien siembra vientos recoge tempestades.

Por lo tanto, el gobierno griego ha de hacer los deberes como los ha hecho España. En estos momentos los bancos helenos no tienen dinero porque se lo han llevado los impositores temiendo un “corralito” a la Argentina. Sin dinero en circulación ¿se pueden prometer mejoras salariales, de pensiones, no aumentar impuestos, etc.? Lo que está pasando es toda una lección para el pueblo español para que no se deje deslumbrar por promesas fáciles en las cuatro elecciones que tiene por delante este año 2015. Porque al final los números son muy tercos y dos más dos son cuatro.

Otra cosa bien distinta es lo que ha dicho Jean-Claude Junquer: “se ha humillado a Grecia, a Portugal y a Irlanda”. Y esto es cierto. La intervención de estos países –España se salvó por los pelos y de continuar Zapatero hubiera sido intervenida— fue brusca, inmisericorde con falta de solidaridad de quienes son tus socios. Además, en el caso de Grecia el pecado original lo tienen aquellas instituciones financieras privadas de Europa y de los Estados Unidos, como bien sabe Mario Draghi, que emitieron informes favorables, pero falsos, sobre la situación real de la economía griega cuando esta entró en la Unión Europea. ¿Se puede ayudar a Grecia? Diré que se debe ayudar a Grecia, pero no para continuar como siempre pagando la comida los demás.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También