Más de Opinión

Opinión El mirador

Una bonita historia de amor

Resulta imposible no emocionarse con la historia de amor de Xavier y Carmen

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
Una bonita historia de amor

Una bonita historia de amor

Resulta imposible no emocionarse con la historia de amor de Xavier y Carmen. Las restricciones por la pandemia hacen que solo puedan tener contacto físico una vez a la semana; pero él no se resigna a ese breve momento después de 66 años juntos y el resto de los días se dirige con un taburete en la mano a la residencia donde ella está ingresada –dejarla en esa institución fue uno de los momentos más dolorosos en la vida de Xavier– por un Alzheimer avanzado y se instala en la calle, ante la ventana, para verla a través del cristal.

Desde allí, plantado ante Carmen, Xavier ‘dialoga’ con ella. Coloca sus manos sobre el vidrio y ella a veces incluso responde acercando las suyas, como si quisiera tocarle. Él pasa un rato allí plantado y ella le mira, aunque nadie sabe con certeza qué es lo que pasa por su cabeza en esos momentos. «Le hago tonterías; le muevo los ojos, las orejas, la nariz… ella se ríe y yo me siento satisfecho», dice el hombre, convencido de que «el momento en que me ve, seguro que le llega, por lo que mientras pueda seguiré viniendo cada día a verla».

Sí, Xavier, no deje de hacerlo. Yo también estoy seguro de que sus visitas ‘clandestinas’ desde el exterior de la ventana mueven algún recuerdo en el cerebro de Carmen. Y estoy convencido también de que esos instantes le hacen mucho bien. Es usted muy grande.

Temas

Comentarios

Lea También