Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    Defender la democracia cada día

    12 diciembre 2022 18:26 | Actualizado a 13 diciembre 2022 07:00
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    No podemos dar nada por hecho ni por conquistado. Nos lo demuestra la detención, la semana pasada, de 25 presuntos terroristas de extrema derecha a los que se atribuye la planificación de un golpe de Estado en Alemania.

    Los arrestados, miembros del grupo denominado Ciudadanos del Reich, de ideología neonazi, pretendían tomar por las armas el Parlamento, secuestrar a los diputados, formar un Gobierno militar de transición y desmontar las instituciones de la República Federal.

    u vinculación con el movimiento QAnon, promotor de delirantes teorías conspiratorias, refuerza las semejanzas del complot con el asalto al Capitolio de Estados Unidos en enero de 2021. El hecho de que dos de los países más avanzados del mundo se enfrenten a este tipo de hechos pone de relieve las amenazas a las que se ve sometida la democracia en medio de inflamados discursos populistas que propugnan el racismo y cuestionan los fundamentos del Estado de Derecho.

    La fallida intentona golpista en Alemania es un aviso sobre la necesidad de combatir los discursos del odio

    Los datos proporcionados por la Fiscalía y por las fuerzas de seguridad alemanas reflejan el intento más serio de subvertir mediante la violencia el orden constitucional de un país de la UE en las últimas décadas.

    Resulta preocupante que entre los sospechosos figuren antiguos oficiales del Ejército y un expolicía, además de la juez y exdiputada del partido ultra Alternativa por Alemania (AfD) Birgite Malsack. La infiltración de neonazis en las instituciones del Estado merecería una especial atención por parte de las autoridades.

    Afortunadamente, la acción policial y de inteligencia ha abortado lo que sin duda sería un duro golpe no solo para Alemania, sino para toda la UE. Y es que la fallida intentona debería poner en alerta al conjunto de la Unión. No solo para prevenir hipotéticos conatos de ese tipo, sino para combatir con firmeza los discursos del odio que pueden crear el caldo de cultivo idóneo para cuestionar los valores en los que se basa la UE.

    Comentarios
    Multimedia Diari