Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    El poder de una buena historia

    Nadie es inmune a las teorías de la conspiración. Algunos de los factores que explican su éxito es el sentido de pertenencia y propósito que nos otorgan

    09 diciembre 2023 12:12 | Actualizado a 09 diciembre 2023 14:00
    Javier Luque
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Estaba sentado con Silvia en un banco del Prater, uno de los pulmones de Viena y punto intermedio entre su casa y la mía. Charlábamos de todo y de nada cuando recibió un mensaje de WhatsApp de su prima: «Para tu info».

    El mensaje incluía un vídeo de Tik Tok en el que supuestamente presentaba las incongruencias del cambio climático. Las imágenes mostraban distintas catástrofes climatológicas a lo largo de los años y concluía con el mitin de un pseudoexperto vestido de traje, que ridiculizaba el trabajo de miles de científicos y afirmaba que la pandemia había sido un ensayo para tomar el control del mundo.

    Todo ello con un posado intelectual y utilizando palabras grandilocuentes para dar credibilidad a lo que afirmaba, pero sin aportar una sola evidencia contrastada. «Me bombardea constantemente con este tipo de mensajes», me explicaba Silvia. «No lo entiendo», concluía.

    Dejando a un lado el papel de estos influencers conspiranoicos, es importante entender algunos de los motivos que llevan a miles de personas, como la prima de Silvia, a difundir este tipo de mensajes entre sus más allegados. Tras años estudiando cómo el odio y la mentira se difunden en redes sociales, hemos observado con creciente preocupación cómo estas teorías se propagan cada vez más rápido de manera orgánica.

    Estas teorías esgrimen que existe un plan mundial para someter a las personas libres

    Tal y como explica la periodista Susan Benesch, directora ejecutiva de Dangerous Speech Project, nadie está inmunizado contra la desinformación. De hecho, debo confesar que al analizar cientos de mensajes conspiranoicos en mis investigaciones, a veces me encuentro en una especie de túnel del que tengo que hacer un esfuerzo consciente para salir. Una sensación que comparten otros periodistas de investigación con los que trabajo.

    Son varios los factores para entender este éxito, pero uno de ellos es que la narrativa es realmente poderosa. Es decir, estas teorías esgrimen que existe un plan mundial para someter a las personas libres de Occidente. «No me creas a mí», dicen estos influencers, «míralo por ti mismo/a en internet. Eso sí, no confíes en los medios tradicionales porque ellos no te cuentan la verdad».

    Para personas que se ven a sí mismas habitando en los márgenes de la sociedad, estas teorías refuerzan su autoestima, ya que las sitúan en el centro de una historia en la que son las heroínas o héroes en contra de un entramado mundial que busca cercenar los derechos y libertades del ser humano a través de lo que estas narrativas consideran falacias, como el cambio climático o el coronavirus.

    El arquetipo de héroe o heroína es aquel cuya misión es la de proteger un bien común (nunca un interés personal) amenazado por un poder superior y cuyo éxito es improbable. Es decir, su vida cobra un sentido noble y elevado.

    Es importante escuchar sin juzgar. Seamos esos héroes de una poderosa historia

    Este es otro factor importante a tener en cuenta en el éxito de las teorías de la conspiración. No sólo sitúan al individuo como víctima de una conspiración global, sino que invitan a ‘despertar’ (palabra que se utiliza frecuentemente en estos grupos) a la gente antes de que sea demasiado tarde.

    El neurólogo y psiquiatra austríaco Viktor Frankl, autor de El hombre en busca de sentido, afirmaba que «la búsqueda del sentido en la vida es la más alta de las necesidades humanas». Estas teorías hacen precisamente eso, otorgan un sentido a nuestras vidas, un motivo ulterior por el que luchar y trascender.

    En otros artículos profundizaremos en los aspectos más técnicos o estratégicos detrás de campañas organizadas de desinformación, en el papel de las redes sociales, en la monetización del odio y la mentira, o en la capitalización política del descontento y la incertidumbre por movimientos extremistas. Todo eso más adelante, ya que nos espera un 2024 con elecciones en más de 60 países, incluidos Estados Unidos y las parlamentarias europeas.

    Pero en vista de que se acercan fechas navideñas en las que compartimos momentos con nuestras familias, sobremesas con charlas y debates, recordemos que nadie es inmune a la desinformación y a las teorías de la conspiración.

    En el fondo, todos somos los héroes de la historia de nuestra propia vida, en la que tendemos a perdonar o minimizar nuestros errores, esos que cometemos en el día a día, como un mecanismo de defensa saludable que nos permite avanzar. Así que es importante escuchar a los demás sin juzgar. Seamos esos héroes de una poderosa historia.

    Comentarios
    Multimedia Diari