Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

una vida feliz

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Tengo delante la última carta del doctor Lluís Delclòs, fechada en Houston el 14 de abril, en la que me hacía partícipe de la celebración de sus 90 años: misa en los jesuitas y un piscolabis, acompañado de un díptico con fotos de su vida y agradecimientos suyos, entre ellos uno dedicado «A Teri (Maria Teresa) mi esposa. La conocí de adolescentes; me dio seis retoños, todos ellos universitarios. Compañera fiel en mi largo e incierto caminar».

Cuando volvía a Tarragona, me invitaba a tomar un café. El médico era el lector más ilustre de esta pequeña sección que hoy le dedico emocionado.

Perteneciente a una prestigiosa saga, se consideraba un hombre con una vida feliz. Tenía motivos: su familia le adoraba y sus muchos pacientes también. Su corazón era grande como Texas, su patria de adopción, y había espacio en él para sus antiguos condiscípulos de Tarragona. Era un corazón enamorado.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También