Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sector químico prevé facturar un 4,6% más este año

Las empresas crearán un 3,5 % más de empleos, hasta alcanzar los 200.400 asalariados directos

Diari de Tarragona

Whatsapp
El nuevo presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española. FOTO: DT

El nuevo presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española. FOTO: DT

Según las previsiones presentadas hoy por el nuevo presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique), Carles Navarro (BASF), elegido como máximo representante de la Federación durante la celebración de su Asamblea General, el sector químico español (CNAEs 20 y 21) registrará un crecimiento estimado de su cifra de negocios del 4,6% al cierre de 2018, que será del 2,6% en 2019, alcanzando un valor de 67.720 Millones € al término de ambos ejercicios. Así, el sector habrá acumulado un crecimiento total en el periodo 2007 - 2019 del 36,1% (18.000 millones de euros de incremento), continuando de este modo la positiva trayectoria que registra desde 2013.

Estas previsiones de la cifra de negocios se asientan principalmente en el incremento del volumen de producción -que ascenderá al 2,6% en 2018- impulsado tanto por la evolución del consumo interno y de los sectores demandantes como por el comportamiento de la demanda internacional.

En 2019 se prevé un crecimiento productivo del 1,7%, condicionado por la evolución del precio del petróleo, las políticas comerciales proteccionistas y la propia evolución de una economía española, afectada por unos precios energéticos que lastran de forma general la competitividad de las actividades productivas, y por las incertidumbres de la política fiscal.

El precio del Petróleo condiciona las perspectivas

El precio del petróleo está siendo uno de los principales factores de desaceleración global. En el caso de España y de la mayoría de los países comunitarios, el alza del crudo tiene un efecto negativo inmediato tanto en el consumo como en los costes y en la competitividad de las empresas.

Es previsible que el barril de Brent se mantenga en la banda de los 80 dólares hasta final de año, pero no es descartable que los países de la OPEP establezcan nuevas restricciones de oferta para 2019, que podrían trasladar un precio de entre 85 y 90 dólares, lo que seguiría presionando a la economía global. En este sentido, Navarro ha señalado que sería positivo avanzar en las negociaciones de un Acuerdo de Libre Comercio con EEUU y facilitar el acceso de la Unión Europea al petróleo y el gas norteamericanos.

Así, el presidente de Feique ha señalado que, independientemente de los detalles concretos, uno de los intereses básicos para Europa -y muy especialmente para España- es la inclusión del Gas Natural Licuado entre los elementos esenciales del acuerdo. Por una parte, para eliminar las barreras administrativas que los Estados Unidos tienen establecidas para la exportación de GNL (y de otros productos energéticos) y, por otro, para ahuyentar la aplicación de aranceles o de otros instrumentos de política comercial que pudieran desincentivar los intercambios comerciales.

Los primeros suministros de GNL estadounidense llegaron en 2016, cerrándose el ejercicio con unas importaciones acumuladas por la UE de 2.800 millones de metros cúbicos. En 2017, Europa ya era receptora de más del 10 por ciento de las exportaciones totales estadounidenses de ese gas (5% en 2016). Si bien la tendencia es positiva, un Acuerdo de Libre Comercio supondría una aceleración del flujo de gas hacia la Unión Europa, especialmente si tenemos en cuenta las medidas arancelarias de China contra el GNL americano, las necesidades europeas de gas (necesidades cubiertas al 40% por Rusia) y el propio interés de los productores norteamericanos de incrementar sus exportaciones a una Unión Europea.

El precio del gas cerró el mes pasado en España muy cerca de los 30€/MWh, más del triple de lo que cuesta en Estados Unidos y un precio un 70% superior al de hace un año. Las principales razones de este crecimiento estriban en la recuperación del acoplamiento de la curva del gas con la de un petróleo en escalada, y en la mayor demanda proveniente de los países que, como China e India, están sustituyendo el carbón.
En esta línea, se ha incidido en que hasta hace relativamente poco tiempo, el GNL no alimentaba demasiadas esperanzas por tener un diferencial de coste poco atractivo respecto al gas natural, independientemente de otras trabas.

Pero hoy se podría poner en nuestro mercado, ya transportado y regasificado, un gas con un precio entre el 30 y el 40% inferior al actual. La realidad del mercado definirá el precio final, pero la mayor oferta contribuirá a destensarlo e invertir la senda alcista. Ello también redundaría positivamente tanto en los consumidores directos como en el mercado eléctrico nacional, y lo haría de forma estable y a largo plazo, mejorando la competitividad de la industria española en su conjunto.

Exportaciones: Proteccionismo versus Fuerte Demanda Internacional

El comercio exterior en 2018 seguirá siendo notable para el sector con un crecimiento previsto del 3,6% hasta facturar 37.000 millones de euros en mercados exteriores. Para 2019 se espera que el ritmo de las exportaciones se modere hasta registrar un crecimiento del 2%. En este caso y como señala Navarro, además de tenerse en cuenta los riegos de eventuales medidas proteccionistas, también se incorpora una previsión parcial de las consecuencias del Brexit, ya que, si no se produce acuerdo, tendría un efecto directo en el sector de aproximadamente 300 millones de euros, fundamentalmente vía aranceles. “No obstante, y desde el sector, seguimos promoviendo ante nuestras autoridades competentes un modelo de Unión Aduanera que pudiera limitar estos efectos al máximo”, ha puntualizado.

A pesar de lo anterior, la demanda internacional de productos químicos continúa siendo muy potente, manteniéndose una proyección de crecimiento a largo plazo (hasta 2030) en el entorno del 4,5% anual. Por último, y analizando la evolución histórica de los mercados, aunque la principal área de destino de las exportaciones sigue siendo la Unión Europea -58,9% del total-, la industria química española ha mejorado sustancialmente su posición en los mercados extracomunitarios, que ya acogen el 41,1% de las exportaciones frente al 29% que representaban en el año 2000. En los últimos 17 años las exportaciones han ganado competitividad diversificando los mercados, especialmente en países como Estados Unidos, Canadá, China o Suiza, donde han ganado terreno de manera relevante.

Empleo: Récord histórico de 200.000 empleos en 2018. Prudencia en 2019

La industria química continúa consolidándose como uno de los sectores industriales más dinámicos en la generación de empleo estable y de calidad. En 2017, el número de trabajadores alcanzó los 193.500 asalariados directos y una generación total de 658.000 puestos de trabajo contabilizando los empleos indirectos e inducidos, lo que supone que un 3,5% de la población activa ocupada depende del sector químico.

En 2018, el empleo, y en línea con el comportamiento productivo, crecerá previsiblemente un 3,5% respecto a 2017 y superará los máximos del sector alcanzando los 200.000 asalariados, lo que supondrá, a su vez, un empleo total generado superior a los 680.000 puestos de trabajo.
Sin embargo, en 2019 se espera un estancamiento del número de asalariados, por lo que el presidente ha reclamado que se desarrollen políticas activas para impulsar la contratación en los sectores industriales y la competitividad de las empresas.

En este sentido, se ha mostrado preocupado por el impacto de las medidas fiscales anunciadas por el Gobierno y, especialmente, por la posibilidad que se destopen las cotizaciones: “Se pueden entender las necesidades presupuestarias, pero también es necesario evidenciar que la mejor manera de incrementar los ingresos del Estado es elevar la actividad empresarial y los niveles de empleo. Abogamos, por tanto, por políticas que induzcan el desarrollo industrial y al incremento de la contratación en el sector sobre el que se asientan las economías más sólidas”, ha señalado Carles Navarro.

Más allá de la perspectiva meramente cuantitativa, el empleo generado por el sector químico destaca por su calidad y estabilidad. En esta industria, los contratos indefinidos suponen más del 90% del total, y el nivel de retribución asciende a una media de 38.336 euros anuales por trabajador, lo que repercute a su vez en una mayor contribución a la economía española vía cotizaciones e IRPF. Asimismo, el sector químico apuesta de manera permanente por la cualificación de los empleados al destinar 251 euros anuales por trabajador a formación, casi el doble que la media industrial (127 €).

Temas

Comentarios

Lea También