Agentes políticos y sociales de Reus se unen para facilitar el acceso a la vivienda

El Ayuntamiento trabaja en la creación del Consell Municipal de l’Habitatge, que empezará a operar en septiembre

J. Salvat / C. Marsiñach

Whatsapp
El Ayuntamiento de Reus quiere aumentar el parque de vivienda social en la ciudad. FOTO: Fabián Acidres

El Ayuntamiento de Reus quiere aumentar el parque de vivienda social en la ciudad. FOTO: Fabián Acidres

La pandemia de la Covid-19 está provocando los primeros estragos económicos y sociales en la ciudadanía. Y como consecuencia aumentan las dificultades de los más vulnerables para tener acceso a la vivienda. Por ello, el Ayuntamiento de Reus quiere dar un nuevo impulso a la creación del Consell Municipal de l’Habitatge. Un instrumento de participación en la que habrá agentes políticos, sociales y económicos relacionados con la vivienda. Harán reuniones cada tres meses dónde debatirán y propondrán acciones y medidas para afrontar los problemáticas de la ciudad en relación a la vivienda: ocupaciones, desalojos, alquiler social, pisos vacíos… 

Actualmente Reus tiene 2.000 pisos vacíos en manos de los bancos. Esto es tan solo la punta del iceberg. Así lo recuerda el portavoz de CUP Reus, Edgar Fernández. Él, junto a los cinco concejales que el partido anticapitalista tenía en la anterior legislatura, llevaron al pleno febrero de 2019 la moción para la creación de esta herramienta participativa. Fue aprobada por unanimidad pero ha tenido que pasar un año y medio, de trabajo entre gobierno y grupo de la oposición «muy fructífero», en palabras de Fernández, para detallar el funcionamiento y capacidad de este órgano de participación y que, finalmente, la creación del Consell Municipal de l’Habitatge fuera aprobada de forma oficial en el pleno municipal del pasado mes de junio. Ahora, en septiembre, comenzará a operar.

Reus tiene 2.000 pisos vacíos en manos de los bancos: «Esto tan solo es la punta del iceberg»

El Consell Municipal del Habitatge será dinamizado por el propio Edgar Fernández. Su idea es trabajar en tres grupos de trabajo: uno, referente a planos comunitarios; otro, en políticas de dinamización de la vivienda vacía, y, finalmente, un tercero dedicado a las emergencias relacionadas en este ámbito. 

«Creíamos que tenia que generarse este espacio en el que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), las entidades vecinales y los pequeños propietarios pudieran trabajar junto representantes políticos para tener un debate complejo alrededor del tema», señala el político de la CUP. Y es que, en más de una ocasión, este partido señaló al gobierno municipal la necesidad de incluir a la PAH en los debates referentes a la vivienda. Finalmente, el consistorio dio el sí.

La CUP se muestra optimista por este paso adelante. «Son propuestas muy factibles y de consenso, quizás si gobernáramos sería diferente, pero este plan de trabajo es mejor que nada». 

¿Qué hace falta para que esta herramienta no quede en una simple reunión trimestral? «Poner dinero y que se cumpla la ley. No se puede desalojar una vivienda con menores, el consistorio tiene que sacar los recursos de dónde sea», señala Fernández. 
Considera que negociar de forma conjunta, con todos los agentes implicados, por ejemplo, en un caso de desalojo para llegar a acuerdos entre pequeños propietarios, inquilinos y vecinos, es lo que funciona: «la gracia es que todo confluya. No hay que poner a la gente en una pensión». 

El Pla de Reactivació Econòmica prevé 450.000 € para potenciar el alquiler social

El impulso del Consell es uno de los puntos del Pla d’Acció Municipal (PAM) 2019-23 que se señaló como prioritario en su presentación. «El consejo nace al amparo del Reglament de Participació Ciutadana y sigue la experiencia y la búsqueda de consensos de la Comissió Informativa Especial d’Habitatge Social», explica Fernández. 

Un asunto pendiente

Durante la campaña electoral, Junts per Reus prometió la creación de 1.000 pisos de alquiler social. Según datos de 2018 recogidos en el Pla Territorial Sectorial de l’Habitatge, Reus dispone de 3.765 viviendas destinadas a políticas sociales lo que supone un 9,3% de las viviendas principales. Sin embargo la ley marca un mínimo del 15%. 

El gobierno local tiene varios frentes abiertos en esta materia, como los problemas de ocupación en al barrio del Carme, o en la zona de la calle Ample. Con la construcción del Centre Social el Roser, pasará a tener un nuevo espacio de alojamiento temporal en emergencias sociales. Sin embargo aún tiene un largo camino de trabajo en cuestiones de alquiler social. 

La vicealcaldesa, Noemí Llauradó, explica que el Ayuntamiento trabajará para ampliar el parque de vivienda social. La ciudad tiene 120 viviendas sociales y todas ellas están ocupadas. Ahora, el consistorio con el Pla de Reactivació Econòmica i Social de Reus concederá ayudas a particulares para que rehabiliten viviendas y destinarlas a alquiler social. Se abrirá una línea de subvenciones dotada de un importe total de 450.000 euros. Con esta medida  se rehabilitarán al menos 45 viviendas de alquiler social. 

Dentro del Pla de Reactivació también hay prevista otra línea de ayudas para la rehabilitación de edificios. En este caso es para introducir mejoras en la accesibilidad y la eficiencia energética. El importe previsto es de 250.000 euros. 

Temas

Comentarios

Lea También