Más de Reus

Carles Pellicer: «Habrá un nuevo Pla de Reactivació a inicios de 2021»

Entrevista. El alcalde Pellicer mira al futuro convencido de sacar adelante grandes proyectos y con la sensación de que el gobierno local ha sabido gestionar las complicaciones del año 2020

Salvat Jordina

Whatsapp
El alcalde de Reus, Carles Pellicer, en el balcón del Ayuntamiento con el árbol de Navidad de la plaza Mercadal de fondo.  FOTO: ALBA MARINÉEL ALCALDE PELLICER DURANTE LA ENTREVISTA. FOTO: ALBA MARINÉ

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, en el balcón del Ayuntamiento con el árbol de Navidad de la plaza Mercadal de fondo. FOTO: ALBA MARINÉEL ALCALDE PELLICER DURANTE LA ENTREVISTA. FOTO: ALBA MARINÉ

Nos recibe en el despacho que actualmente se ha convertido en su sala de plenos y reuniones telemáticas. El gel hidroalcóholico preside una larga mesa, como ya pasaba hace seis meses, cuando charlamos para valorar el primer año de su tercera legislatura. Una conversación protagonizada por la Covid-19 y todo lo que no permitió hacer. Esta vez el tono es distinto: el alcalde de Reus, Carles Pellicer, se muestra ilusionado y convencido con sus proyectos, con la convicción de aquel que, por fin, ve que puede llegar a cumplirlos. Aunque ha evitado responder numerosas veces si presentará una cuarta vez su candidatura a la alcaldía, tiene en su mente un gran proyecto de ciudad que parece imposible ejecutarlo en los dos años y medio de mandato que le quedan.

Cerramos el año, ¿qué nota le pondría a la gestión de 2020?

Es difícil poner nota en una situación que no controlas como es el Covid. Teniendo en cuenta la situación de incertidumbre que tenemos la hemos gestionado bastante bien, pero tengo que decir que ha faltado claridad en las medidas a la hora de poder gestionar a nivel municipal.

¿El Pla de Reactivació ha sido suficiente ayuda para Reus?

Hubo un amplio consenso en desarrollarlo, con 4,5 millones financiados con recursos propios y llevamos cumplidos el 90%, poniendo al alcance de la ciudadanía todo aquello que considerábamos que la podía ayudar. Pero nunca es suficiente en momentos tan difíciles, lo que hace que ya estemos trabajando para un nuevo plan de Reactivación Económica y Social. Habiendo visto lo hecho hasta ahora, sabemos lo que debemos continuar y lo que debemos quitar o sumar en otra partida que refuerce las necesidades.

¿Por ejemplo?

Hay que darle más apoyo a los empresarios, les faltan ayudas y miraremos de arreglarlo. En el tema social hay que poner más recursos, hacer un plan específico centrado en la ocupación, ayudas a alimentación o vivienda.

¿Cuándo estará listo?

Verá la luz este enero, máximo febrero. La vicealcaldesa, Noemí Llauradó, está trabajando en la parte económica y la concejal de Benestar Social, Montserral Vilella, en la social. También participa la concejalía de Ocupació. Nuestro objetivo es cuidar de las personas todo lo que podamos, por eso tenemos una reserva económica en la que hemos puesto todas las partidas de las que podemos disponer en un fondo para aportar al plan.

¿Su impulso forma parte de las inversiones de 2021 no reveladas?

Está dentro del presupuesto de 2021, pero no tiene partida específica. Es seguro que habrá un plan social y es seguro que habrá un plan económico de reactivación. Las cantidades las decidiremos, pero el dinero lo tenemos.

¿También contará con distintos agentes y la oposición ?

Sí, se está haciendo con la oposición, hablando con ellos como nunca hemos dejado de hacer. Así como con las asociaciones. Antes de sacar adelante algo siempre lo consultamos con ellas, que saben siempre si necesitan algo.

Los comercios están muy satisfechos con los Bons Reus pero se sienten excluidos en las bonificaciones fiscales…

Esta ciudad siempre ha querido atraer a empresas grandes para tener más riqueza, incentivar el ámbito logístico y, especialmente, la ocupación. Para ser atractivos hay que dar opciones de bonificaciones fiscales. Este es el único objetivo, no tiene nada que ver con las PYMEs que ya tienen sus ayudas. La apuesta de esta atrevida propuesta es para que vengan empresas que generen trabajo, si no seremos una ciudad que no avanza, tenemos polígonos vacíos a los que queremos dar salida.

¿Alguna empresa se ha interesado?

De momento no, aunque hemos hecho todas las gestiones para explicarlas y poner luz sobre la ciudad para que nos vean. Tenemos un marco territorial magnífico pero necesitamos ponernos en el foco empresarial. El atractivo fiscal puede llamarlas. Reus tiene un comercio, cultura y PYMEs muy potentes, pero le falta la gran empresa que le daría ocupación estable. No grandes fábricas, sino empresas que puedan dar un valor añadido.

Si hablamos de hacer la ciudad atractiva, hay algo clave como la estación de Bellissens.

Bellissens es importante porque las infraestructuras son esenciales. Para tener la ciudad en la cabeza tienes que contar en todo y dar facilidades, hacer la ciudad atractiva. Bellissens aporta esta atracción en el sur de la ciudad, que pasaría a tener dos estaciones, algo poco común. Está en los presupuestos del Estado y ha habido aportaciones desde ERC y PSC. El estudio funcional es positivo y el siguiente paso se iniciará en 2021, con la licitación de la redacción del proyecto. No será de hoy para mañana, pero sí que en uno o dos años estará la obra hecha. No hay marcha atrás.

¿Cuenta con inaugurarla antes de acabar el mandato?

Puede ir a finales de este o a inicios de un segundo mandato, pero está claro que está aprobada y ya tenemos el plazo, seguro que tendremos la estación.

El proyecto de la estación Intermodal en el sur del aeropuerto sin embargo está estancado.

Tiene que haber un compromiso por parte del Gobierno Estatal. Es una estación que nos hemos encargado de que no se desprograme, que no la borren del mapa, pero pido al Gobierno socialista, al grupo municipal y a su diputada, Sandra Guaita, que nos ayuden a que esta estación vuelva a activarse. Toda la presión que se pueda hacer es poca. Así lo hace también la Cambra de Comerç, hay que apretar para que la estación se haga realidad.

¿Que equipamiento público visualiza en el proyecto Hispania?

En 2021 haremos el proyecto ejecutivo del parking subterráneo, lo que indica que el proyecto avanza a buen paso. Habrá dos paquetes de viviendas que incluirán pisos de protección oficial; además también una plaza y la parte del Ayuntamiento que será equipamiento se decidirá en su momento… Se podría hablar de Oficinas de Atenció Ciutadana (OAC). Todavía no está definido, pero esta es mi principal idea. Será un espacio suficientemente grande para distintas funciones y se podrá pensar cuando esté listo.

El traslado del CMQ lleva un año de retraso.

En enero estará listo. Es seguro. Lo tenemos todo listo. Será pasadas las fiestas y ya pasará a ser operativo. Solo nos falta poner el rótulo e instalar equipamiento de quirófano. Será un punto de centralidad importantísima en la ciudad que dará vida a la zona, con un acercamiento de 4.500 personas diarias reforzando la transformación del Mercat Central.

Justo en el primer año sin gestión municipal del Hospital.

El traspaso del Sant Joan a la Generalitat tras años de negociaciones ha sido muy importante. Continuamos teniendo un hospital de referencia y la ciudadanía sigue teniendo un servicio de altísima calidad.

¿Han tenido alguna oferta para explotar el terreno de la antigua fábrica Pich Aguilera?

Está a la venta en la página web, pero sigue sin haber movimientos. Queremos que vaya vivienda y pisos de protección oficial.

¿Cumplirá su promesa electoral de hacer 1.200 viviendas sociales nuevas?

Estamos haciendo todo lo posible para aumentar las viviendas sociales; Hispania, Pich Aguilera y estudiamos equipamientos para reconvertirlos en vivienda. Queremos hacer muchas viviendas sociales y en eso estamos.

La licitación del contrato de la basura ya es un hecho. Este ha recibido críticas del sindicato de trabajadores afectados, que considera que les perjudicará.

Quiero remarcar el buen trabajo de la mesa de contratación y la rigurosidad con la que se ha hecho el proceso. Se valoraron todas las ofertas y la propuesta de adjudicación se hizo con criterios técnicos y objetivos.

¿Permitirá cumplir la Agenda 2030? Hubo críticas de la oposición en este aspecto...

Por lo que hace a campañas de sensibilización y educadores ambientales, son importantes y, evidentemente, el pliego prevé exigencias en este sentido que el adjudicatario deberá cumplir. Sobre la Agenda 2030, el contrato ayudará a cumplirla, pero no lo hará solo sino que tiene que ir acompañado de una serie de políticas que se desarrollarán en distintos departamentos.

¿La construcción de la piscina municipal hará peligrar los clubes?

No genera competencia, se ubica en la otra punta de la ciudad del C.N. Ploms y del Reus Deportiu.Simplemente es que éramos la única ciudad del Estado de las más importantes que no teníamos piscina pública. Hay una demanda social y le estamos dando respuesta.

¿No hubiera preferido que fuera de gestión pública?

El público-privado es una fórmula que se lleva en todos los lados. Es imposible que el Ayuntamiento de Reus se pueda gastar 8,5 millones y después contratar personal y mantener una piscina, la gente no me lo aprobaría porque no tenemos capacidad económica, a no ser que dejes de hacer otras cosas.

Quieren hacer una nueva centralidad en el Mercat del Carrilet. ¿Han tenido alguna oferta de explotación del espacio?

Todavía no. Entendemos la presión social, pero teníamos un edificio muy malmetido arquitectónicamente. Es un ámbito especial de nueva centralidad, un espacio de crecimiento que requiere una nueva configuración urbanística, la ciudad tiene que avanzar y edificios como este no tienen más recorrido. Estamos pensando cómo lo aprovecharemos, esta es la dinámica independientemente de los tempos. Pido tranquilidad, calma y confianza.

¿La peatonalización del arrabal Santa Anna es el inicio de la transformación del Tomb de Ravals?

La mirada está puesta en el Tomb de Ravals, pero pasará un tiempo hasta que actuemos de forma más decidida. Cuando tengamos la primera parte, habrá que hacer la calle al completo hasta plaza Catalunya y luego trabajaremos en Salvador Espriu que tendrá una configuración urbanística parecida a Santa Anna. Toda esta zona buscará asemejarse a una ciudad europea de paseo, compras y sin coches, mucho más amable y sostenible. Cuando la ciudadanía haya hecho suyo el nuevo Raval, en el próximo mandato se deberá actuar en los otros arrabales si se considera. Tanto cambio requiere un proceso de aceptación. Pasa en todas las grandes obras. Acabaremos diciendo «qué bien ha quedado».

También se transformará el Passeig Mata. ¿Qué prioridad tiene?

Estamos en los primeros borradores. Habrá un parking subterráneo y va ligado con la calle Ample y el Carrilet. Queremos hacer un gran eje norte sur para pasear. Hablamos de Rocamora, un intento de cómo tiene que quedar, tiene que tener árboles y ligar con la avenida del Carrilet. Tiraremos una casa de la calle Balmes para poder continuar el paseo sin pausa –si no es este mandato será en el próximo–; luego tiraremos arriba por Pintor Vergadà, Mercadal, Plaza del Prim, que también se deberá renovar en su día incluyendo más verde, Llovera, Ample, Mata… Todo el proyecto global que madurar. A un solo nivel y acompañado de árboles lado a lado.

Se hará a un cambio en el skatepark tras años de problemas.

Es una reivindicación largamente pedida. El Ayuntamiento proyecta un nuevo parque urbano en la zona del Roquís, que tendrá varias fases de actuación y aportará una nueva zona verde e incluirá el skatepark de última generación. Ya nos hemos reunido con el sector.

En 2021 cumplirá diez años como alcalde de Reus. ¿Qué legado le gustaría dejar en la ciudad?

Dejar económicamente sano el consistorio. Entré en una situación muy complicada y quien esté de alcalde en 2023 tendrá una situación estable para preparar el futuro de la ciudad como estamos haciendo ahora, tras nueve años. Hasta ahora no habíamos podido sacar adelante grandes proyectos, ahora tenemos posibilidad económica. Es un legado importante.

¿Cuál ha sido el momento más difícil del año?

Cuando tuvimos que cerrar por el confinamiento. El Ayuntamiento se quedó solo, bajar y subir sin nadie, ver las plazas vacías, tan tristes… Cada uno en su casa tenía sus problemas, de todo tipo, y cuando no puedes generar actividad, el propio cuerpo se adormece. Esto nos hizo sufrir mucho.

¿Qué momento le ha generado más satisfacción?

Muchas cosas. Hay proyectos que me ilusionan. El alcalde tiene que aceptar la crítica, a mí me gusta hacer de alcalde. Todos son buenos momentos: alguien que te pide algo o alguien que te cuenta algo, sacar adelante proyectos. De vez en cuando llega una carta, pidiendo cosas o que te agradece… Y es muy bonito. Te planteas que quizás no lo haces tan mal. Aunque no somos perfectos, al hacer de alcalde aciertas o fallas, como todo en la vida.

Temas

Comentarios

Lea También