Más de Reus

Reus Urbanismo

El 80% del eje entre el Passeig Mata y el Condesito se reservará para peatones y bici

Un parking subterráneo con capacidad para 600 coches debería pacificar la plaza de la Estació y la calle Ample a diez años vista. Los vecinos aprueban la transformación pero piden prevenir el incivismo

Mónica Pérez

Whatsapp
Una recreación del aspecto que tendrá la calle Ample una vez se haya ejecutado la transformación urbanística proyectada. FOTO: Cedida

Una recreación del aspecto que tendrá la calle Ample una vez se haya ejecutado la transformación urbanística proyectada. FOTO: Cedida

La plaza de la Estació, el Passeig Mata, la calle Ample y la plaza del Condesito afrontan una profunda transformación urbanística cuya ejecución íntegra se alargará diez años y persigue un finalidad muy concreta: dar más protagonismo al peatón y a la bicicleta. Si, actualmente, solo cerca del 45% de este ámbito de la ciudad está reservado para la movilidad a pie o a pedales y el 55% restante lo copa el coche, el gobierno de Reus pretende que «hasta el 80% pase a ser para el viandante y la bici», tal como detallaba ayer el alcalde, Carles Pellicer. 
La intervención incluye la construcción de un nuevo parking subterráneo de alta capacidad en el paseo, que renunciará a dos de las cuatro rotondas con las que cuenta. También se contempla extender el eje cívico y comercial de la calle Llovera hacia Ample, así como reformar la plaza del Víctor. 

La idea es que el parking subterráneo sea el catalizador de toda la remodelación. Este se configuraría, según prevé el anteproyecto presentado por el Ayuntamiento, en dos plantas con capacidad para 291 y 309 vehículos respectivamente. El Passeig Mata perdería sus dos rotondas intermedias para «ganar continuidad» y ubicaría los accesos al parking en el extremo que da a la plaza Joan Rebull. Entre las que quedarían bajo tierra y las de superfície –muchas de las cuales resultarían absorbidas–, la zona pasaría a contar con alrededor de 655 plazas de aparcamiento de coches frente a las 245 que ahora tiene. La propuesta incluye también más vegetación para tratar de que «este punto sea más agradable». Por otra parte, la plaza de la Estació pasaría a configurarse como una «gran puerta de entrada a Reus», según precisaba ayer la vicealcaldesa, Noemí Llauradó. 

Plataforma única, carril y árboles
En este sentido, el entorno de la estación de trenes que «ahora funciona como lugar de estacionamiento de vehículos» dejaría de jugar ese rol con la entrada en funcionamiento del parking subterráneo. Además, se estudia equiparlo con unos metros de ‘kiss and ride’ y «generar una verdadera plaza como escenario de bienvenida a Reus». Se ha dibujado también un espacio que quedaría como «acumulador de taxis» así como carga y descarga y tomas de recarga de vehículos eléctricos. Se desplegaría carril bici tanto por la plaza como por el propio paseo, y se colocarían pérgolas. 

Una de las grandes claves del lavado de cara a este ámbito es la «pacificación» de la calle Ample. El anteproyecto especifica que «es necesario replantear el sentido de circulación de esta calle, así como de otras calles próximas para desviar la movilidad sur-norte hacia el Passeig Sunyer o la avenida del Pintor Tapiró». El dibujo inicial apuesta por la plataforma única, más árboles y «creación de puntos de descanso y ocio a lo largo de la calle, y disposición de pavimentos podotáctiles en favor de una máxima inclusividad».

Otro enclave importante es la plaza del Víctor. Esta será un «punto de conexión con el futuro Centre Cívic Gregal», que también está en proceso de proyecto pero pendiente de construcción. Para asegurar el vínculo con la transformación de la calle Ample, tanto por la calle Santa Helena como por Alt de Sant Josep –y por Miró– se plantean igualmente plataformas únicas que deberían priorizar el acceso y la movilidad peatonal desde el cruce con la calle de Joan Martell y hasta la calle de Castellvell, donde se pretende conectar con el Centre Cívic Gregal y la plaza del Pintor Ferré Ravascall por medio de un paso elevado.

Finalmente, la plaza del Pintor Fortuny, la del Condesito, se concebiría como «un todo» con relación a la de la Llibertat. Se suprimiría así uno de los giros y eliminaría, con esto, uno de los carriles para tráfico a motor, el que discurre por delante de Caixabank. En su lugar, habría espacios para la instalación de terrazas y elementos de ocio. 

Respecto al carril bici, el formato en el que se trabaja es el de un «espacio segregado» para, tal como recogen los planes del Ayuntamiento, «reducir al mínimo los conflictos derivados de la convivencia con peatones y otros vehículos». El gobierno considera que «con la pacificación de la calle Ample y la incorporación de un carril bici en el Passeig Mata se consolida una red básica de circulación para bici y vehículos de movilidad personal que permitirá alimentar el barrio y comunicar con el resto de la ciudad: con el centro a través de Ample o el Passeig Sunyer, o con el otro lado de las vías a través de la avenida del General Moragues y la del Comerç». El carril bici irá en una cota intermedia entre la calzada y la acera. Las obras empezarán «este mandato».  

El atractivo comercial del ámbito
El presidente de la Associació de Veïns Reus Nord, Josep Ramon Ferré, valora que el anteproyecto «se queda un poco corto en el sentido de que solo coge un sector de la zona norte mientras que otra parte queda sin nada previsto», pero destaca que «es muy acertado que un 80% del ámbito pase a ser peatonal y solo quede un 20% para vehículos». Esto, añade, «le dará un grado más de categoría a la zona de viviendas y será más fácil que funcione en el aspecto comercial».

Uno de los vecinos de este eje, Joan Sirolla, valora que «todo lo que sea para mejorar es positivo, pero que lo hagan lo antes posible, que sea ya». Sirolla está «de acuerdo con que haya más espacio para los peatones porque nosotros somos aficionados a salir a andar». Por su parte, Josep Maria Ribas tiene un punto de vista opuesto. «Aquí, por la noche, siempre hay follones y si es más peatonal y pasan menos coches la situación empeorará, y la verdad es que ya estamos hartos de que esto pase», explica. Josep Cesari valora que «está bien que se cambie porque, de inicio, ya se hizo mal: esto está pensado para los coches y no para las personas, y no debería ser así; los coches hay que eliminarlos». Para Isabel Llauradó,«es importante tener en cuenta los servicios, a los transportistas y la gente que, por ejemplo, va en silla de ruedas y necesita que el coche llegue a casa». «Ya hay suficiente carretera y esto seguro que aumenta el turismo y el comercio», concluye Ariadna Tarradellas.

Proponen crear la glorieta de Euterpe en la plaza del Víctor
La Associació de Veïns Reus Nord, que desde hace tiempo trabaja para mejorar esta zona de la ciudad, propone que la glorieta interior de la plaza del Víctor reciba el nombre de Euterpe. Euterpe es, en la mitología griega, la musa de la música. Por eso, tal como apunta el presidente de la entidad, «sería muy adecuado para este punto, donde llevamos a cabo actividades culturales». Tal como publicó el Diari, el Ayuntamiento cuenta con un listado de 31 mujeres y colectivos femeninos relevantes que irán dando nombre a los próximos espacios públicos que se generen en la ciudad. La pedagoga Maria Àngels Ollé ha sido la primera, con una plaza. 

Comentarios

Lea También