El Pi de Bofarull llega al final de su vida tras 350 años

El ejemplar está declarado como árbol monumental por la Generalitat de Catalunya desde 1991. Ahora se está muriendo por su longevidad

M. PLANA

Whatsapp
El Pi de Bofarull está visiblemente decaído. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Pi de Bofarull está visiblemente decaído. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El Pi de Bofarull, ubicado cerca del Aeropuerto de Reus, entre la carretera N-420a y la Riera de la Quadra, llega al final de su vida. Tiene cerca de 350 años y es uno de los árboles declarados monumentales por la Generalitat de Catalunya, el único que hay en la ciudad de Reus. Después de más de tres siglos de vida, el pino se está ahora muriendo. Así lo han constatado técnicos de jardinería del Ayuntamiento de Reus, la Generalitat de Catalunya y la empresa pública Forestal Catalana.

«Es un icono de ciudad, un símbolo del que tenemos referencias documentales desde hace 200 años», dijo ayer el alcalde de la capital del Baix Camp, Carles Pellicer, que recordó que este ejemplar aparece en cuentos, poemas e ilustraciones.

Las señales de su pérdida de vitalidad son visibles, habiendo perdido mayor parte de sus hojas y, las que quedan, muchas de ellas están resecas. El motivo sería, simplemente, la longevidad. «Es el proceso normal por la edad que tiene», añadió Pellicer que, a la vez, dijo que «es difícil decir exactamente cuánto le queda de vida, pero ya no hay remedio». Aun así, todavía se hará una descompactación de la tierra, a modo de tratamiento paliativo. De hecho, ya se hacen desde 2008, con también aireaciones del suelo, aportación de nutrientes y tratamientos contra la procesionaria. A pesar de todo, en 2015 se empezó a detectar una bajada de la vitalidad y se intensificaron las acciones, con aportaciones de triturados de poda y agua por inundación en verano y desbroces. Pero ahora «ya no hay vuelta atrás», aseguró ayer el alcalde.

El Pi de Bofarull es un ejemplar de pinus pinea, con una altura de 20,5 metros, un perímetro del tronco de 4,28 m y una anchura de la copa de 21,4 metros. Fue en 1991 que este pino fue declarado por la Generalitat como Arbre Monumental. Declaración que lo protege en la legislación urbanística y cultural como árbol de interés. Desde entonces, la Generalitat es la responsable de su mantenimiento, aunque desde el Ayuntamiento de Reus nunca se ha dejado de intervenir.

Según explicó Pellicer, una vez muera el Pi de Bofarull, el ejemplar se mantendrá en su ubicación. Paralelamente, hace unos años se detectó que justo al lado del árbol monumental había nacido un pino, que ahora se encuentra en las instalaciones de jardinería municipal. «La intención es plantarlo al lado del Pi de Bofarull en un acto de ciudad y de homenaje», según Pellicer.

Actualizar el catálogo

Actualmente también se está trabajando en la actualización del ‘Catàleg d’arbres monumetals, notables i singulars del terme municipal de Reus’, de 1999. Esto permitirá eliminar los que hayan muerto e incorporar de nuevos. En total, Reus dispone de 38 árboles catalogados con protección especial. Dos de ellos, con catalogación supramunicipal: el Pi de Bofarull, pero también el Pi del Burgar, de interés comarcal.

Temas

  • árboles
  • vegetación
  • flora

Comentarios

Lea También