Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El caso de la anciana de Reus que destapó la pobreza energética

Hoy se cumplen tres años de la muerte de Rosa por culpa del incendio provocado por una vela al tener la luz cortada

F.G.

Whatsapp
Imagen del número 18 de la calle Santa Anna, donde residía Rosa. FOTO: Alfredo González

Imagen del número 18 de la calle Santa Anna, donde residía Rosa. FOTO: Alfredo González

Hoy se cumplen tres años de uno de los capítulos más tristes de los últimos tiempos en Reus. Se trata del caso que terminó con la vida de Rosa Pitarch, la anciana de 81 años que murió por el incendio provocado por una vela porque tenía la luz del piso cortada. Un terrible suceso que levantó una gran polvareda mediática y que puso sobre la mesa los mecanismos que siguen administraciones y compañías suministradoras para ayudar a las personas con menos recursos. 

Un protocolo que sigue sin demasiadas concreciones y que surge, de vez en cuando, con polémicas como la ocurrida este verano con la carta enviada a los ayuntamientos anunciando cortes eléctricos sino sufragaban el 50% de las cantidades adeudadas por los usuarios. Eso sí, la concienciación ciudadana y de las administraciones públicas ha cambiado radicalmente desde entonces. La recién celebrada Taula de Pobresa Energètica de Tarragona y Reus es un ejemplo.

Tres años después, los vecinos de la calle Santa Anna de Reus y del edificio número 18, donde vivía Rosa, han pasado página de todo aquel episodio. Todo el mundo recuerda lo que ocurrió, aunque ninguno de los actuales vecinos con los que habló el Diari vivía en el céntrico barrio cuando tuvo lugar el trágico accidente. Tampoco los comercios y restaurantes más cercanos, la mayoría distintos a los que estaban abiertos en 2016. El edificio también presenta un estado bien distinto al de entonces, ya que parece que ha sido rehabilitado tanto por fuera como por dentro.   

Asesoramiento energético

Una de las acciones que lleva a cabo el ayuntamiento reusense en materia de pobreza energética es el Punto de Asesoramiento Energético. Una de sus novedades ha sido la puesta en marcha de las auditorías en los hogares donde residen familias vulnerables que tienen difícil desplazarse de sus casas. Su principal objetivo es aconsejar sobre las medidas que se pueden adoptar para reducir la factura de la luz. 

En lo que llevamos de año, según datos del propio consistorio, se han realizado 50 auditorías, que estarían complementadas con otro servicio puesto en marcha este ejercicio. Éste hace referencia al programa A-porta del barrio Horts de Miró donde un grupo de residentes informaba puerta a puerta la manera de combatir la pobreza energética. Tras varios meses de trabajo, finalizó detectando una treintena de pisos con vulnerabilidad energética. 

Otros datos que nos deja el Punto de Asesoramiento energético son las recomendaciones realizadas (500). En este sentido, también se han tramitado 324 bonos sociales; han cambiado de tarifa 270 viviendas y 162 han modificado su potencia.

Temas

Comentarios

Lea También