Más de Reus

El extraño caso de los cuatro ladrones del patinete eléctrico de Reus

Un vecino de Riudoms de 28 años denuncia a la Guàrdia Urbana ser víctima de un robo con violencia y una herida de arma blanca y al día siguiente termina él detenido por enfrentarse a los Mossos

Jordi Cabré

Whatsapp
Una pareja de agentes de la Guàrdia Urbana de Reus patrullando por una calle. FOTO: Alfredo González

Una pareja de agentes de la Guàrdia Urbana de Reus patrullando por una calle. FOTO: Alfredo González

Un hombre de 28 años de edad y vecino de Riudoms denunció el viernes por la tarde ante la Guàrdia Urbana de Reus haber sido víctima de un robo con violencia. Aseguró que cuatro personas, aparentemente de la misma edad o algo más jóvenes, le abordaron en la calle Pere de Lluna, delante de un supermercado, y le atacaron con una navaja.

Los cuatro ladrones circulaban en patinete eléctrico y tras atacar a la víctima desaparecieron del lugar. 

La víctima se acercó a la comisaría de la Guàrdia Urbana y denunció los hechos. Además presentaba un corte aparentemente de navaja o cuchillo en uno de los brazos. Por ello, tras explicar los hechos, se dirigió al hospital Sant Joan de Reus, donde se marchó una vez le curaron la herida. La Guàrdia Urbana recogió la denuncia a la espera de poder localizar a los posibles asaltantes.

Sin embargo, al día siguiente la situación cambió radicalmente. Poco antes de las 17 horas, personal del CAP Sant Pere llamaron a la Guàrdia Urbana alertando que un paciente estaba muy alterado y amenazaba al personal sanitario.

A la llegada de los agentes, se descubrió que el paciente alterado era la víctima que el día anterior había denunciado el robo con violencia. Tras recibir asistencia, los agentes le denunciaron por no tener mascarilla y por una alteración del orden público.

La cosa no terminó aquí, ya que dos horas más tarde en la calle Santa Eulàlia, el riudomense volvía a llamar la atención. Al parecer, había localizado a los supuestos ladrones del patinete y quería refuerzos policiales para identificarles y detenerles.

Mossos envió una patrulla y se encontró al riudomense solo y con un cuchillo en la mano. Los agentes le pidieron que lo dejara en el suelo, pero el hombre empezó a amenazar a los agentes, a desafiarles y a provocarles. 

Los mossos lograron reducir al hombre, quitarle el cuchillo de la mano y llevárselo arrestado. Se le acusó de varios delitos: desorden, amenazas y resistencia. El historial de antecedentes y el comportamiento del día después, hacen dudar sobre si realmente fue víctima de un robo o bien tenía alguna relación con los cuatro supuestos asaltantes del patinete.

Temas

Comentarios

Lea También