Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sol vuelve a atravesar la Prioral de Sant Pere de Reus

Un centenar de reusenses se reunen en la calle del Vidre para disfrutar de un espectáculo que se repite cada solsticio de invierno: ver pasar el sol por uno de los ventanales del campanario

Joan Morales

Whatsapp
Momento en el que el sol ha atravesado uno de los ventanales del campanario de la Prioral, visto desde la calle del Vidre. FOTO: A.GONZÁLEZ

Momento en el que el sol ha atravesado uno de los ventanales del campanario de la Prioral, visto desde la calle del Vidre. FOTO: A.GONZÁLEZ

Las nubes que cubrieron este miércoles Reus han dejado paso este jueves a un sol radiante. El astro rey se ha convertido en el mejor aliado del centenar de reusenses que se han dado cita en la calle del Vidre para presenciar un espectáculo que se ha convertido en todo un clásico de las fiestas navideñas: ver pasar el sol por detrás de la Prioral de Sant Pere, a través de uno de los ventanales del campanario. Hace unos años eran cuatro los que se sentían atraídos por un fenómeno que algunos califican de misterioso y que siempre coincide con el solsticio de invierno, es decir cuando el sol pasa más cerca de la tierra, y siempre a la misma hora: las 10 de la mañana de los días 21, 22 y, un poco, el 23 de diciembre. Pero esta tradición ha ido a más y cada año son más los curiosos que quieren inmortalizar este momento

“Hace tiempo éramos pocos, pero ya ves lo que se forma aquí cada año”, ha explicado un jubilado mientras hacía pruebas de luz con su cámara antes de que se produjese el esperado momento. Entre los curiosos también había estudiantes de primero y cuarto de ESO del Institut Gabriel Ferrater. Una de las profesoras que los acompañaba ha comentado al ‘Diari’ que “hace años que venimos, porque es una manera de enseñar a nuestros alumnos las tradiciones de Reus”, y qué mejor manera de hacerlo que a través de un fenómeno de la naturaleza.

Unos cinco minutos antes de las diez de la mañana, el sol ha empezado a esconderse por detrás del campanario de la Prioral, ante la impaciencia de unos alumnos entre los que había alguno que no sabía exactamente qué estaba a punto de pasar. “¿Pero ahora qué es lo que tenemos que ver?” preguntaba intrigado, ante lo que un compañero le ha contestado: “Pues ver el sol pasar por detrás del ventanal”.

El misterio se ha resuelto a las diez en punto de la mañana, cuando el astro rey ha empezado a despuntar entre el ventanal y una de las campanas, y los dedos han empezado a apretar sin compasión los disparadores de las cámaras de fotos. Casualidades de la vida, el momento se ha visto interrumpido por un par de camionetas de reparto que estaban haciendo su trabajo y no podían pasar por la calle del Vidre ante la multitud de personas que la obstruían. “¿Pero esto qué es?” ha preguntado atónito uno de los repartidores viendo a decenas de personas fotografiando el campanario de la Prioral.

El sol se ha retirado un par de minutos después y, visto lo visto este jueves, el Ayuntamiento -además de ofrecer a los ciudadanos coca y vino rancio para endulzar el acto- a lo mejor deberá pensar también, en próximos años, en cortar la calle del Vidre y facilitar el acceso a los vehículos a la plaza del Mercadal por otras calles.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También