Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Enfermos de Alzheimer del Baix Camp recibirán atención sin moverse de casa

La Associació d’Alzheimer Reus ofrece un punto de información en los 20 ayuntamientos de los municipios de la comarca

Cristina Valls

Whatsapp
La trabajadora social Cristina Solé con un usuario del servicio informativo que realiza la Associació d’Alzheimer de Reus y Baix Camp y el alcalde de Maspujols, Josep Rabascall, ayer en el Ayuntamiento. FOTO: Alba Mariné

La trabajadora social Cristina Solé con un usuario del servicio informativo que realiza la Associació d’Alzheimer de Reus y Baix Camp y el alcalde de Maspujols, Josep Rabascall, ayer en el Ayuntamiento. FOTO: Alba Mariné

La Associació d’Alzheimer Reus y Baix Camp continúa poniendo su granito de arena en los municipios medianos y pequeños de la comarca con su servicio informativo mensual. «El objetivo es que se adhieran todos los pueblos de la comarca del Baix Camp. Prevemos alcanzar esta meta en febrero. Tenemos asegurados una veintena de municipios. Puede que nos falten cuatro, pues disponer del servicio ha de pasar por pleno, pero el éxito está garantizado, ya que se creó por la dificultad que tenían algunos de los usuarios de la asociación y sus parientes para desplazarse hasta Reus, donde se localiza nuestra sede», explican desde la asociación. 

Y es que dar a conocer el Alzheimer, sus síntomas y ofrecer una atención en el municipio donde se localizan las personas que padecen la enfermedad, además de sus familiares, «suple una gran necesidad», indican desde la Associació d’Alzheimer Reus y Baix Camp. El servicio incluye la atención de un profesional especializado en demencias de la misma asociación, quien se traslada a los diferentes pueblos del Baix Camp de forma periódica. De esta manera, se trabaja de forma conjunta con todos los ayuntamientos adheridos. 

«Supone un gran avance porque se trata de una enfermedad compleja de detectar. Con lo que disponer de la atención de un profesional para resolver cualquier duda, se convierte en una ayuda esencial. Cuando uno está resfriado, los síntomas son visibles; tratándose del Alzheimer, hay que prevenir todo lo que se pueda», valora el alcalde de Maspujols, Josep Rabascall, quien firmó ayer mismo la solicitud del servicio informativo con la Associació d’Alzheimer Reus y Baix Camp. Así pues, a partir de ahora, los residentes en dicho municipio que así lo soliciten podrán acceder al punto informativo, que tendrá lugar el tercer martes de cada mes por la tarde.    

Dudas e inquietudes

Uno de los puntos de partida de estas visitas informativas es la exposición del caso a cargo del afectado por la enfermedad o, en su defecto, por el familiar más allegado.

Albert Salvat, en el día de ayer, fue uno de los primeros en ser atendido en el servicio informativo ofrecido en el ayuntamiento de Maspujols. Expuso la situación de su mujer, la afectada por la enfermedad, y todo el proceso vivido por ella y la familia hasta descubrir el diagnóstico. «Creo que es muy necesario darle visibilidad a esta enfermedad, que se manifiesta tarde», reconoció Salvat. 

La visita dirigida por la trabajadora social de la Associació  d’Alzheimer Reus y Baix Camp, Cristina Solé, consistió en ofrecer un punto de vista profesional sobre la situación. «Cada caso varía según la persona.

Por lo que es complejo saber cómo evolucionará y cómo se manifestarán la fases del olvido. Por otra parte y con los años, sí que es cierto que hemos observado cada vez más jóvenes con Alzheimer, pero esto no quiere decir que no se diera antes», añadió Solé. En este sentido, la evolución de la enfermedad en personas jóvenes y mayores es distinta, dice la experta. «Hay un deterioro más acelerado personas jóvenes. En el caso de los ancianos, el proceso se ralentiza», expuso Solé. 

Durante la visita, se trataron temas como el de los cambios de humor en el afectado por el Alzheimer, el desconocimiento de la propia enfermedad y la búsqueda de opiniones médicas y el  deterioro que se produce en la relación familiar al gestionar la situación. «Visitamos a muchos especialistas. A mi mujer le costó mucho tomar conciencia, no sabía qué le pasaba y tenía que dejar un negocio que tenía en Barcelona. Fue un proceso muy duro, aunque en todo momento fue ella la que tomó la decisión de dejarlo», continuó Salvat. 

Muchas otras dudas e inquietudes tuvieron cabida en el encuentro, puesto que Solé dió mucha importancia a la progresión de la enfermedad. «Tienen que presentarse muchos factores como para que los médicos digan que se trata de Alzheimer. Lo tienen que ver claro. Lo más importante y lo más complejo es comunicar al paciente de Alzheimer que lo tiene. Es altamente recomendable comunicárselo. Es vital la comprensión  y la paciencia por parte de la familia, pero también de toda la gente conocida y de su alrededor», añadió Solé. Un proceso por el que Salvat describió como «un momento muy delicado».  

Todo es cuestión de fases, atribuyó Solé. A lo que Salvat asintió: «Mi mujer tiene sus días. Hay unos mejores y otros que no tanto. La lucidez también viene y va, pero sobre todo lo que observo es que especialmente sus recuerdos más antiguos permanecen intocables. De lo más reciente es de lo que se olvida y participar en una conversación representa una dura prueba, a la que se enfrenta día a día», resume Salvat. A pesar de todo, afirma «vivir al día, aprovechando el momento» y sobre todo «aceptando la realidad tal y como viene». 

Temas

Comentarios

Lea También